Andrés Ibarra (Maximiliano Luna)
Andrés Ibarra (Maximiliano Luna)

"Pusimos metas demasiado optimistas", había reconocido Mauricio Macri en la conferencia de prensa del miércoles en alusión a la cifra de inflación del 15% que el Gobierno rectificó en diciembre del 2017 y que ya ni el propio jefe de Estado cree poder cumplir hacia fin de año.

Un día antes, Andrés Ibarra, el ministro de Modernización que oficia de gerente de Recursos Humanos del poder central, había hecho malabares en la primera reunión informal con el sindicalista Andrés Rodríguez, de UPCN, el gremio que agrupa a la mayor cantidad de afiliados estatales de la administración pública nacional.

El encuentro, confirmado a este medio por fuentes sindicales y de la Casa Rosada, marcó el inicio de la negociación paritaria que alcanza a unos 200.000 trabajadores -la única que tiene al Gobierno como empleador- y que la próxima semana podría sentar formalmente en la mesa a las partes, en medio del ajuste del gasto que Macri volvió a ratificar anteayer durante la conferencia en Olivos.

Andrés Rodríguez, de UPCN
Andrés Rodríguez, de UPCN

Según pudo saber Infobae, y a pesar de la autocrítica oficial, el Gobierno volvió a insistir con el techo del 15% de aumento. Incluso en el entorno de Ibarra y del sindicalista aseguraron que hubo un sondeo para otorgar unos puntos menos -alrededor de un 12%- para los sueldos más altos.

Es que tanto el ministro como el propio Macri están obsesionados con el acuerdo que selló Horacio Rodríguez Larreta con los gremios porteños, justamente del 12%. Un arreglo que hasta hizo que dos viejos conocidos como el Presidente y Amadeo Genta, el líder de los estatales de la ciudad de Buenos Aires, tuvieran un cordial intercambio de mensajes.

"Hay una brecha importante, pero hay voluntad y confiamos en que vamos a poder acordar hacia fin de mes", explicaron desde un despacho de Casa Rosada, al tanto de las negociaciones.

Las tensiones económicas de los últimos tiempos se agudizaron cuando el Gobierno debía empezar a avanzar con la paritaria estatal. La devaluación del peso y la escalada inflacionaria, sumados al anuncio de inicio de las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), le agregaron un manto de inquietud a las negociaciones.

"El 15% no es algo lógico. Hay mucha preocupación", habían asegurado la semana pasada a este medio desde el entorno más íntimo de Rodríguez, que mantiene una buena relación con la Casa Rosada. El resto de los gremios se mantiene en alerta por la necesidad del Gobierno de mantener ese porcentaje, a pesar del reverdecer inflacionario.

Hace poco más de dos semanas, cuando la suba del dólar empezaba a crecer en las preocupaciones del gabinete económico, Macri desmenuzó junto al ministro Rogelio Frigerio en una de las tradicionales reuniones de seguimiento los acuerdos paritarios que cerraron los gobernadores.

Once de ellos, en su mayoría del peronismo -aunque hay dos mandatarios del oficialismo-, acordaron por encima del 15%. El pelotón lo encabezan San Luis -40%-; Catamarca -20,2%-; Formosa y Santiago del Estero -20%-; Corrientes -18,5%-; Santa Fe -18%-; Entre Ríos, San Juan y Tucumán -17%-; Río Negro -16,5%-, y Mendoza -15,7%-. Las provincias más austeras fueron Santa Cruz y Jujuy, que otorgaron aumentos de solo el 5 por ciento.

En junio, los estatales terminarán de cobrar la última cuota -en marzo se dividió en cuatro- del 4,8% del ajuste automático por inflación a raíz de la cláusula gatillo pactada el año pasado, en el acuerdo que el ministro de Modernización y los gremios cerraron en torno al 20 por ciento. Esta vez, el Gobierno pretende evitar, incluso, la cláusula de revisión que ya acordaron varios sectores. En los primeros cuatro meses del año, la inflación ya acumula un 9,6%.

Lo único que por ahora pudo ratificar la Casa Rosada es el congelamiento de salarios de los ministros, secretarios y subsecretarios de Estado, anunciado durante el verano para desviar la atención tras una serie de desatinos que la gestión de Macri inauguró a principios del 2018. Una medida a la que no se plegaron ni el jefe de Gobierno porteño ni la gobernadora María Eugenia Vidal.