(Fotos: Nicolás Stulberg)
(Fotos: Nicolás Stulberg)

Fue una noche de agradecimientos, elogios mutuos y un imponente agasajo de los reyes de Noruega Harald V y Sonja a todo el arco político y empresarial de la Argentina. Una noche de gala en la que el Rey noruego dejó en claro que esta visita histórica que hizo a Buenos Aires "abrirá un gran interés" de su país por "las oportunidades que se vislumbran en la Argentina".

En una cena ofrecida para unos 200 invitados en El Zanjón de Granados, en pleno barrio de San Telmo, los reyes de Noruega recibieron a buena parte de la cúpula del gobierno de Mauricio Macri, a empresarios, diplomáticos y dirigentes políticos argentinos para marcar un claro mensaje: "Confío plenamente en que nuestro futuro en común dará lugar a nuevas historias de éxito y aventura", expresó el rey Harald V en una visita histórica si se tiene en cuenta que su padre Olaf V fue el último monarca noruego que hace 50 años visitó la Argentina.

La comida de anoche estuvo armonizada por un show de tango y de música folklórica de Noruega con bailes que impactaron a todos los comensales, incluidos les reyes.

El comentario y las vistas se concentraron en las dos mesas centrales del antiguo salón de El Zanjón de Granados. En una de ellas, la reina Sonja compartió charlas rodeada de un lado por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y por otro lado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. También estaban en esa mesa Julia Pomares del Cippec y el vicepresidente de la Legislatura porteña Francisco Quintana. En la otra mesa, la que encabezó el rey Harald V, estaban el canciller Jorge Faurié, la vicepresidenta Gabriela Michetti, el embajador de Noruega, Jostein Leiro, la embajadora argentina en Noruega Gabriela Fonseca y el diputado del PRO, Pablo Tonelli.

"Hablamos de las relaciones lo lejos que estamos la Argentina y Noruega geográficamente pero de lo mucho que tenemos de oportunidades notables de complementariedad económica", dijo uno de los comensales a Infobae.

En la mesa de la reina Sonja no faltaron tampoco charlas sobre la economía argentina y el interés de las empresas noruegas por ver las oportunidades de inversión y de comercio que ofrece el país, según se escuchó hablar a Dujovne y Aranguren entre platos de merluza negra, con puré de zanahorias especiadas y codorniz rellena.

El rey Harald V emitió un breve pero emotivo discurso en inglés donde destacó los vínculos con la Argentina sobre todo en el campo de las investigaciones que realiza Noruega en la Antártida. "Muchos noruegos hemos escuchado los coloridos relatos de intrépidos aventureros que surcaron los mares y a su regreso narraron las historias sobre el hielo azul de la Antártida", dijo el rey.

También Harald V mencionó con entusiasmo "la cooperación política y económica que se reforzará aún más con el resultado de esta visita".

El Rey también remarcó la intención de ese país de incluir en la agenda de la cumbre del G20 el tema de los efectos del cambio climático en el medio ambiente, algo que ya había planteado en la reunión de anteayer con Macri en la Casa Rosada.

La cena ofrecida por los reyes de Noruega fue muy reducida pero tuvo entre sus invitados a buena parte del abanico político y empresarial argentino. Estaban, entre otros, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, quien recordó el emotivo homenaje que ayer dieron los reyes en el Museo de la Memoria a las víctimas de la dictadura; el secretario que lleva adelante las negociaciones en la OCDE, Marcelo Scaglione; el ex canciller y titular del CARI, Adalberto Rodríguez Giavaraini; Pablo Garzonio, Carlos Fara; Maximiliano Gowland; Marcelo Suarez Salvia y más de 70 empresarios noruegos.

Los reyes venían de una larga jornada en la que se destacó la inauguración en el Palacio San Martín de un importante Foro Empresarial entre ambos países. En ese espacio, bajo el nombre de "Argentina-Noruega: Una nueva asociación para la creación de valor agregado", participaron del foro más de 70 empresarios noruegos y argentinos. Allí se hizo hincapié en las oportunidades que brindan los sectores energético, marítimo, innovación tecnólógica, servicios y minería, entre otros.

En la cena de anoche, Faurie volvió a destacar los recientes avances en materia de inversiones realizados por empresas noruegas, como son los casos de Norwegian Air -que recientemente realizó su primer vuelo entre Londres y Buenos Aires-, el acuerdo de YPF con la petrolera noruega Statoil, y la instalación de la planta de Norsk Hydro, empresa dedicada al sector del aluminio y energías renovables. También recordó la presencia de una veintena de empresas noruegas en  diversos sectores "que generan empleo de calidad en nuestro país y que se benefician de este nuevo clima favorable para los negocios".

El discurso del rey Harald V finalizó con una cita a Jorge Luis Borges: "El original es infiel a la traducción". De esta manera, dijo: "Para nosotros, el original, la Argentina del presente, ha sido incluso mejor que la traducción, la Argentina que imaginábamos". Allí los comensales se pusieron de pie y aplaudieron al monarca en lo que fue una maravillosa noche de homenajes, agasajos y promesas a futuro.