Se trata de un nuevo acercamiento de las relaciones bilaterales entre el Reino Unido y la Argentina. Aunque en este caso el axioma tiene un costado netamente humanitario: el programa de refugiados sirios que redefinió el Gobierno en estos dos últimos años empezó a contar con el apoyo directo de profesores del British Council para la enseñanza del español a aquellos inmigrantes que huyen de la guerra en Medio Oriente.

La puesta en escena de este programa del British Council con el Plan Siria se expuso el lunes pasado en el seminario "Lenguas para la resiliencia" que se hizo en la residencia del embajador británico Mark Kent y que contó con la presencia de referentes de Gran Bretaña, la Cancillería argentina, el Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), entre otros.

El embajador británico saludó la iniciativa del British Council en el Plan Siria de Argentina y apoyó plenamente este programa con una nueva muestra de acercamiento entre ambos gobiernos. En los dos últimos años ambos gobiernos empezaron a fomentar el comercio, a impulsar la cooperación en defensa, seguridad y ciencia y técnica. También se avanzó en acuerdos para la identificación de soldados argentinos en las islas Malvinas.

"Estamos felices de apoyar este programa de enseñanza de español para refugiados sirios en la Argentina porque sabemos que detrás de las cifras de refugiados hay historias de vida y gente que por la falta de un idioma del lugar al que fue trasladado tiene dependencia de otros", expresó Mike Solly, el coordinador global del British Council, al iniciar el seminario "Lenguas para la resiliencia" que se realizó durante dos días en la residencia del embajador británico.

Según datos de la Dirección de Migraciones, en los dos últimos años por medio del Plan Siria en la Argentina se percibió la llegada de unos 760 sirios que se sumaron a unos 1.300 que ya estaban aquí y que también huían de la guerra descarnada que afecta a ese país. La intención de Macri cuando llegó al gobierno era la de llegar a recibir 3.000 refugiados en total.

Desde el Gobierno, uno de los encargados del Programa Siria, Esteban Tomé Fuentes, destacó que los dos socios más importantes para sustentar este programa son Naciones Unidas desde el Acnur y la Unión Europea que aportan fondos para planes educativos y sanitarios de los refugiados.  Por ello, desde la Cancillería Tomé Fuentes resaltó el apoyo que sumará el British Council para "fortalecer la capacitación y educación de los refugiados sirios".

Desde la Comisión Nacional de Refugiados (CONARE) que depende de la Dirección de Migraciones del Ministerio del Interior, Julián Curi remarcó que "se necesita de un esfuerzo colectivo de la comunidad internacional para atender el desafío más importante que es integrar a los refugiados con la sociedad argentina". De esta manera, Curi remarcó la importancia de los cursos en español que otorga el British Council en el país para el Plan Siria.

Según Pablo Toledo, el coordinador en Argentina del programa del British Council en el plan de refugiados sirios, entre octubre del 2017 y febrero de este año se realizó una prueba piloto entre 11 grupos de refugiados sirios a lo largo de todo el país. Principalmente los profesores de esta organización internacional del Reino Unido para las relaciones culturales impartieron cursos de español en la ciudad de Buenos Aires, el Conurbano, San Luis, Mendoza y Salta.

La intención del British Council ahora es ampliar esta oferta educativa para los refugiados sirios en toda la Argentina. La modalidad de enseñanza de estos docentes es diversa: se les enseña español a mujeres, niños y adultos sirios por medio de plataformas virtuales en computadoras, tablets o celulares.

"El registro de resultados hasta ahora fue muy positivo y vemos que hay una gran interacción entre los refugiados y los docentes", explicó Toledo a Infobae.

Si bien el British Council trabaja sustancialmente para la enseñanza del inglés en todo el mundo, también realizan trabajos con refugiados con otras lenguas. Así, hay experiencias en Africa, Bosnia, Afganistán y otros países cercanos al Medio Oriente en conflicto.

Fundado en 1934 y reconocido jurídicamente por cédula real, el British Council es un organismo semiautónomo británico y una organización sin ánimo de lucro. La oficina de Argentina fue fundada en 1942. En 2015 incorporó un centro desde el cual se enseña inglés en forma remota a más de 27 mil alumnos de escuelas públicas en América Latina.

Desde el Acnur, Kylile Acoba Wright expresó en la conferencia del British Council que "Argentina siempre fue un país que se caracterizó por tener una apertura al mundo y una recepción a los inmigrantes, por lo que el Plan Siria ratifica este compromiso entre el Estado y la sociedad civil".

La relatora de la OIM, Mariana Bemsran, dijo que "la barrera lingüística es una de las mayores imposibilidades que tienen los refugiados para conseguir trabajos e integrarse a la sociedad". Por ello, destacó este acuerdo entre el gobierno argentino y el British Council para el fomento del plan Siria.

Con la puesta en marcha de este programa, el gobierno de Macri dio una muestra más de acercamiento hacia Gran Bretaña. De hecho, en los dos últimos años ambos gobiernos empezaron a fomentar el comercio, a impulsar la cooperación en defensa, seguridad y ciencia y técnica.

También en uno de los temas sensibles como es el caso de las islas Malvinas Gran Bretaña y la Argentina lograron cerrar el capítulo de identificación de los cuerpos de soldados enterrados en el cementerio de Darwin.

De hecho, el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj viajará el 26 de marzo próximo a las islas Malvinas con los familiares de 88 soldados cuyos cuerpos pudieron ser identificados por la Cruz Roja y ya no estarán enterrados con la placa de "NN. Solo Dios lo conoce".

Seguí leyendo: