La madre y hermana de Nisman también tuvieron sus teléfonos intervenidos

mangulo@infobae.com
Sara Garfunkel, en el medio, y Sandra Nisman, a su izquierda (Nicolás Aboaf)
Sara Garfunkel, en el medio, y Sandra Nisman, a su izquierda (Nicolás Aboaf)

No solo el perito informático Diego Lagomarsino tenía sus teléfonos intervenidos, también Sara Garfunkel y Sandra Nisman, madre y hermana del fallecido fiscal Alberto Nisman, y un empresario. Las intercepciones fueron del 30 de junio al 17 de julio de 2015 –cinco meses después de la muerte del fiscal– en la causa en la que se investiga una cuenta bancaria no declarada que Nisman tenía en Estados Unidos.

La medida fue tomada por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral –el primero que tuvo el expediente de la cuenta– y los resultados fueron negativos: las charlas analizadas no aportaron información útil para la causa. Pero en algunas de esas conversaciones, Lagomarsino y Garfunkel hicieron referencia a la muerte de Nisman. Su contenido está en CDs que tiene Claudio Bonadio, el magistrado actualmente a cargo de la investigación.

El contenido de las escuchas toman relevancia porque podrían tener alguna información para la causa por la muerte del fiscal. Cuando en febrero vuelva la actividad, el fiscal federal Eduardo Taiano deberá decidir si las pide.

Infobae reveló ayer que la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJuDeCO) contestó a principio de mes un oficio de Taiano que quiso saber si Nisman, Lagomarisno, allegados a ambos -no incluía a la madre y la hermana del fiscal- y los custodios del fiscal tuvieron sus teléfonos intervenidos por orden de un juez en alguna causa judicial.

Hoy se cumplen tres años de la muerte de Nisman, quien fue encontrado muerto el 18 de enero de 2015 con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento de Puerto Madero. Cuatro días antes había denunciado a la entonces presidente Cristina Kirchner y otros funcionarios y allegados al gobierno por el encubrimiento de los acusados del atentado a la AMIA con la firma del memorándum de entendimiento con Irán.

Por la muerte de Nisman, Lagomarisno fue procesado a fin de año como partícipe del delito de homicidio por haberle dado al fiscal el arma de la que salió el disparo que lo mató. Para Taiano y el juez Julián Ercolini hubo un plan criminal para matar a Nisman. Pero en la causa no hay rastros de los autores materiales e intelectuales. La Fiscalía trabaja en un mega entrecruzamiento de llamados de agentes de inteligencia, funcionarios públicos y oficiales de fuerzas de seguridad.

Diego Lagomarsino
Diego Lagomarsino

En esa línea de investigación fue que Taiano pidió saber si había escuchas legales. La respuesta de la DAJuDeCO fue que Lagomarsino tenía tres líneas intervenidas, dos celulares y una fija. Nisman y los custodios no.

Lagomarsino tenía las líneas "pinchadas" en la causa 2752/2015. Pero este medio, en fuentes con acceso al expediente, pudo saber que no fue el único. También estaba intervenido un teléfono fijo de Garfunkel, un celular de Sandra Nisman y otro móvil con radio de Claudio Picón, un empresario allegado a Nisman.

La orden la dio el juez Canicoba Corral el 29 de junio de 2015 con "carácter de muy urgente". Le pidió a la Observaciones Judiciales de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) la intervención de las seis líneas por ocho días. Luego la medida fue prorrogada por otros siete días.

La causa por la cuenta se inició en marzo de 2015 a instancias de una presentación de Sandra Arroyo Salgado, ex esposa de Nisman y jueza federal de San Isidro. Arroyo Salgado informó en la causa por la muerte del fiscal que Nisman tenía una cuenta en el banco Merrill Lynch de Nueva York, Estados Unidos. La cuenta tenía 666 mil dólares, Nisman era su apoderado y Lagomarsino, Garfunkel y Sandra Nisman sus titulares.

La cuenta no había sido declarada por el fiscal y se comenzó a investigar un posible lavado de dinero con fondos obtenidos ilegalmente. Lagomarsino, Garfunkel, Sandra Nisman y Picón fueron imputados. Picón era el titular de la empresa dueña del Audi Q5 que manejaba Nisman y había hecho transferencias a la cuenta de Estados Unidos. La causa también avanzó sobre la compra de dos departamentos y dos cocheras por parte de la madre de Nisman a través de un fideicomiso.

Las escuchas fueron ordenadas en simultáneo con tareas de inteligencia sobre tres domicilios y el juez Canicoba Corral dispuso el secreto de sumario del expediente. Cuando las intervenciones finalizaron llegó el informe de la División Jurídico Contable de la Policía Federal sobre el contenido de las escuchas.

Alberto Nisman
Alberto Nisman

Las conclusiones sobre las líneas intervenidas es que "no son de interés para la causa" de lavado de dinero ya que en su mayoría se trata de conversaciones de "temas personales, cuestiones familiares y/o laborales".

Respecto de Lagomarisno, el informe indica que en uno de los celulares a su nombre no se pudo determinar quién lo usaba ya que las comunicaciones no se concretaban. Sobre el segundo celular, se hizo referencia a que "en pocas oportunidades, ante la solicitud de familiares o amigos, el estado de la causa judicial que lo tiene como involucrado, en relación al fallecimiento del fiscal Alberto Nisman".

De la madre de Nisman, el informe señaló que se registraron "muy pocas llamadas en las que hace referencia a las causas emergentes tras la muerte de su hijo". Agregó que en algunas conversaciones "no quiere hacer referencias explícitas usando esa línea de teléfono y que algunos temas (no aclara cuáles) los prefiere hablar en persona con sus amistades o su hija Sandra".

¿En algunas de esas conversaciones puede haber algún elemento que sirva para la causa de la muerte de Nisman? La respuesta están en los CDs que tiene el juez Bonadio y el fiscal Taiano deberá decidir si lo son para la causa.

Inicialmente Taiano estaba interesado en saber si había escuchas de diciembre de 2014 a febrero de 2015, un mes antes, durante y un mes después de la muerte del fiscal.

Rodolfo Canicoba Corral (NA)
Rodolfo Canicoba Corral (NA)

En la causa de la cuenta bancaria, a pedido del fiscal Juan Zoni, el juez Canicoba Corral había citado a indagatoria para fines de agosto de 2015 a Garfunkel, Sandra Nisman, Lagomarisno y Picón tras el informe de FINCEN, un organismo antilavado de Estados Unidos, que aportó información sobre la cuenta y sus movimientos.

Las indagatorias estaban previstas para septiembre pero no se concretaron. Pablo Lanusse, abogado de la madre y hermana de Nisnam, recusó a Canicoba Corral por declaraciones públicas que había hecho y la Cámara Federal lo apartó por temor de parcialidad. Canicoba Corral fue reemplazado por Bonadio.

Ahora la causa espera una decisión importante de la Corte Suprema. El máximo tribunal tiene que resolver si avala la prueba que fue objetada por Lanusse por considerarla nula. Señaló que todo se inició por un informe que la Unidad de Información Financiera (UIF) aportó a la causa pero que calificó como de inteligencia y que no se podía utilizar judicialmente. Luego llegó el documento de FINCEN sobre la cuenta en Estados Unidos. En el resto de las instancias judiciales la prueba fue avalada.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos