Carlos Zannini, esta mañana, al llegar a Aeroparque (Foto: Nicolás Stulberg)
Carlos Zannini, esta mañana, al llegar a Aeroparque (Foto: Nicolás Stulberg)

Carlos Zannini, detenido por orden del juez Claudio Bonadio en la causa iniciada con la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, decidió adoptar una estrategia jurídica diferente a la de su ex jefa política, Cristina Kirchner.

Su abogado, Mariano Fragueiro, adelantó que no intentarán recusar al magistrado federal que instruye la causa en primera instancia ni recurrir a tribunales internacionales. Además descartó de plano la muletilla que repite como leit motiv el kirchnerismo duro sobre la falta de garantías en la Argentina.

"No vamos a recusar a Bonadio, no encuentro motivos. Sí vamos a apelar y vamos a ver qué pasa en el resto de las instancias, pero no tiene razón de ser ir a una corte internacional", precisó el letrado en los tribunales de Comodoro Py luego que su cliente fuese trasladado hacia el penal de Ezeiza, donde pasará el fin de semana.

"¿Cree que en la Argentina no hay Estado de derecho?", le consultaron. "Yo creo que en la Argentina sí se revisan las cosas, está la Cámara… Lo que yo creo es que esto es un horror judicial", analizó.

De acuerdo a los fundamentos del procesamiento dictado por Bonadio, que alcanza también a Fernando Esteche, Luis D'Elía y Héctor Timerman -entre otros-, los atentados terroristas a la AMIA y a la Embajada de Israel fueron actos de guerra de Irán contra la Argentina y en virtud de ello la firma del Memorándum configura una traición a la Patria, entre otros delitos.

El defensor de Zannini cree que hay un elemento que desvirtúa estos argumentos: el Pacto con Irán fue declarado inconstitucional y nunca estuvo operativo, entonces nunca se habría cometido el delito descripto. "Para mí hay una construcción del juez que es equivocada, infundada y antijurídica", replicó.

El camino judicial adoptado por el secretario Legal y Técnica se contrapone con el de la ex Presidente, cuyo abogado Alejandro Rúa adelantó que no apelarán el procesamiento, facilitarán un cierre rápido de la instrucción e intentarán ir rápido a juicio oral y público. En caso de una sentencia adversa -informó- acudirán a tribunales internacionales.