La embajada argentina en Washington tendrá pronto un nuevo ocupante
La embajada argentina en Washington tendrá pronto un nuevo ocupante

Washington.- El despacho revestido en madera del primer piso de la embajada argentina en Washington lleva casi ocho meses vacío. Martín Lousteau lo abandonó en los primero días de abril para sumarse a la pelea legislativa porteña. Su sucesor designado es el empresario Fernando Oris de Roa, quien no sólo heredará la oficina más importante en la refinada sede de la calle New Hampshire sino también -y sobre todo- una agenda de trabajo que acumula urgencias y desafios en línea con la agenda que Mauricio Macri fijó como prioridades para la segunda mitad de su mandato.

Si bien faltan los pasos formales para que Oris de Roa pueda comenzar a cumplir sus nuevas funciones (aceptación del placet, aprobación parlamentaria y presentación de cartas credeciales en Estados Unidos), la orientación inmediata a la que deberá apostar el futuro embajador no encierra gran misterio: el fomento del comercio bilateral y la búsqueda de inversiones norteamericanas van a ser sus dos grandes líneas de acción. En eso coinciden fuentes de la diplomacia argentina en Buenos Aires y observadores interesados en esta capital.

"La sintonía entre los dos gobiernos no puede ser mejor", sintetizó a Infobae una fuente de la Cancillería. "Pero la balanza comercial favorece a Estados Unidos y esa agenda va a ser central: Oris de Roa va a tener que sumarse al esfuerzo que hace el Gobierno para 'vender' la Argentina, atraer inversiones y bajar costos a fin de ganar competitividad", completó.

El Presidente fijó el rumbo en su reciente visita a Nueva York, donde se reunió con empresarios y promocionó los anuncios hechos en materia fiscal, laboral y previsional. En ese sentido, la agenda en Washington será más pragmática que política, aunque el mensaje que quiere transmitir la Casa Rosada en el exterior es que hay "un amplio consenso en las reformas que encara y que el cambio es de largo plazo", afirmó una fuente. Esto inluye más garantías de transparencia y de lucha anticorrupción, en línea con las demandas de la OCDE y con el lugar que busca ocupar el país desde la presidencia del G-20 como trampolín para su reinserción internacional.

Fernando Oris de Roa, nuevo embajador argentino en Washington
Fernando Oris de Roa, nuevo embajador argentino en Washington

"Es muy importante para la Argentina ocupar la posición de embajador en Washington. Hay analistas que dicen que por la buena relación de Macri con (Donald) Trump esto no es tan necesario, pero no estoy de acuerdo", opinó Benjamin Gedan, titular del Argentina Project, un centro de estudio y asesoramiento del Wilson Center dirigido a funcionarios norteamericanos, legisladores e inversores interesados en hacer negocios en el país. "Es muy importante que haya un representante y portavoz de Macri ante inversionistas, medios de comunicación y el Congreso, que impulse su agenda y que haga el marketing de la Argentina y de los cambios que están teniendo lugar", completó.

El camino puede ser espinoso. Las trabas del departamento de Comercio estadounidene al ingreso de biodiesel argentino no auguran una tarea fácil. "El nuevo embajador llega a Washington en un momento complejo. El departamento de Estado sigue con problemas de personal, lo que hace que el proceso de decisiones en política exterior y comercial sea bastante ineficiente", observó Daniel Kerner, director para América latina del Eurasia Group.

Tampoco ayuda la visión proteccionista que tiene la Casa Blanca republicana. Según Kerner, "Trump y su equipo ven lo comercial como un juego de suma cero, donde Estados Unidos tiene que utilizar su poder para lograr beneficios, y mientras más unilaterales, mejor. Lograr acuerdos en ese contexto no será fácil".

De manera similar opina Gedan. Cree que "la Argentina está sufriendo este giro de la administracion estadounidense" y ve que en ese frente Oris de Roa va a tener por delante el desafio de "convencer" a los funcionarios de Trump. Revertir el desequilibrio de la balanza comercial no será sencillo, sobre todo por el revés con el biodiesel. Pero tampoco imposible. En algunos productos hubo avances, como los limones tucumanos y la carne, para la que sólo falta la aprobación de equivalencias sanitarias.

El perfil empresarial de Oris de Roa, creen los analistas en Washington, potencia la idea de que la agenda comercial y la búsqueda de inversiones serán prioridad. "Imagino que el foco estará en lograr algunas victorias comerciales y en tener un mayor y mejor diálogo con inversores", estimó Kerner. "Esto último es fácil, creo que el interés en la Argentina seguirá aumentando", sostuvo.

Para Gedan, aunque es un prácticamente un desconocido, la afinidad de Oris de Roa con las ideas y prioridades de Macri será algo muy positivo. Y una novedad en Washington después del paso de Lousteau, "que tenía su agenda política personal y eso limitó su capacidad de darle centralidad a la embajada". Más aún, según el director del Argentina Project el perfil empresarial del embajador designado "puede resultarle más cercano a una administración republicana que en gran medida proviene también del mundo empresario".

El interrogante, agregó Gedan, puede surgir en torno a su capacidad para desenvolverse en otros ámbitos, político, cultural o académico, muy importantes en Washington y en los que también se construye la relación bilateral con la primera potencia mundial. Esa respuesta tendrá que esperar posiblemente hasta enero, cuando se espera que el nuevo embajador complete las formalidades y se instale en esta capital.