Alejandro Vandenbroele en una de sus presentaciones en  Comodoro Py (Adrián Escandar)
Alejandro Vandenbroele en una de sus presentaciones en  Comodoro Py (Adrián Escandar)

El giro que dio Alejandro Vandenbroele puede ser decisivo para la investigación sobre el caso Ciccone: el presunto testaferro del ex vicepresidente  acordó volver este viernes a los tribunales federales de Retiro para comenzar a declarar, ya dentro del marco del programa de protección a testigos e imputados.

Al término de una entrevista que mantuvo ayer en la fiscalía y luego de una reunión a solas con su defensor oficial, el hombre procesado en la causa por la venta de la ex Ciccone Calcográfica fue consultado sobre si deseaba comenzar a declarar de inmediato.

Vandenbroele respondió que deseaba tomarse unos días para ordenar sus ideas, pero se fijó como fecha este viernes a las 8.30, según quedó consignado en el acta.

Vandenbroele llegó ayer a las 14 a la fiscalía de Di Lello y desde allí se convocó a uno de los defensores oficiales que lo asiste, Juan Martín Vicco, ya que tiene abiertas tres causas penales aún en trámite (Vea el video).

Los defensores oficiales se designan por sorteo y, por ello, hasta el momento el supuesto testaferro de Boudou tiene uno distinto en cada causa penal: lo que queda por investigar de Ciccone; la firma de un contrato de reestructuración de deuda pública con Formosa; y su rol de testaferro en el enriquecimiento ilícito del ex vicepresidente Amado Boudou.

Vandenbroele también cambió de abogado en el juicio oral que ya se lleva adelante por la venta de Ciccone, algo que fue ayer en persona a comunicar al Tribunal Oral Federal 4, que le designó defensa oficial.

En todas las causas penales, Vandenbroele está imputado junto a Boudou y su socio José María Nuñez Carmona.