Ciccone Calcográfica (foto de archivo – DyN)
Ciccone Calcográfica (foto de archivo – DyN)

El ex jefe de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía José Capdevilla declaró este martes como testigo en el juicio de Ciccone y explicó por qué se fue del país en 2014, luego de denunciar amenazas y persecuciones. "Tuve ataques de pánico y me las tuve que arreglar solo", dijo emocionado ante los jueces del Tribunal Oral Federal 4. En total estuvo un año y medio en el exterior. Volvió con el cambio de gobierno. Al comienzo tuvo custodia de la Policía Metropolitana, pero la Justicia nunca pudo comprobar su denuncia.

Capdevilla fue citado como testigo porque tuvo un rol clave en el caso Ciccone: en 2010 aconsejó no contestar un requerimiento hecho por el entonces director de la AFIP, Ricardo Echegaray, en el que le pedía opinión al Ministerio de Economía para darle un plan de pagos a la empresa Ciccone, por ese entonces ya en poder de The Old Fund.

Sobre su intervención en el expediente administrativo reiteró que "no correspondía que el Ministerio de Economía hiciera un dictamen porque no se necesitaba". "Debió haber sido devuelto el expediente a la AFIP", dijo.

Ante la atenta mirada de Amado Boudou y su socio José María Núñez Carmona, que asistieron a la audiencia, Capdevilla remarcó la excepcionalidad de aquel pedido de la AFIP y la calificó de "caprichosa". "Nunca hubo otra consulta igual por parte de la AFIP. En este caso sí y era totalmente novedoso", aseguró.

El ex jefe de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, José Capdevilla
El ex jefe de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, José Capdevilla

Sobre la contestación –que terminó firmando Boudou– dijo que "el Ministerio (de Economía) no se excedió porque manifestó que había que proteger las fuentes de trabajo".

El abogado tuvo un párrafo aparte para el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, a quien definió como "un personaje particular" que "no recibía instrucciones de nadie que no fuera el presidente".

¿Qué quiere decir con 'un personaje particular'", quiso saber la jueza María Gabriela López Iñíguez. "Según denuncias que hay en trámite, ese organismo se usó para perseguir gente en la gestión de esta persona", respondió sin dar detalles.

Capdevilla cobró notoriedad en mayo de 2014, cuando denunció amenazas en su contra y se fue del país. El hecho habría ocurrido el 30 de abril de ese año en la zona del Rosedal de Palermo. Para ese entonces, ya no trabajaba más en el Ministerio de Economía. "El médico me había recomendado caminar por un tema de sobrepeso. Estaba por Palermo y se me acercaron dos personas. 'Cuidado con lo que vas a decir', me dijeron. Esto se dio en el marco de seguimientos a mí y a mi familia", comenzó su relato.

El abogado decidió irse a Uruguay y a través de un abogado presentó una denuncia en los tribunales de Comodoro Py, que recayó en el juzgado de Sebastián Casanello. "Estando en Montevideo recibí un llamado del secretario de Justicia (por Julián Alvarez) que me pedía explicaciones porque yo estaba trabajando en el Ministerio de Justicia en ese momento. Después un día me dijo 'no me llames más'", continuó.

Capdevilla pasó un año y medio en el exterior, lejos de su familia. "Fue la peor etapa de mi vida", dijo entre lágrimas. Y contó que estuvo cerca de pedir asilo en Estados Unidos. 

Decidió regresar "durante el proceso eleccionario" de 2015 ante la posibilidad cierta de un cambio de gobierno. Apenas puso un pie en Ezeiza, recibió una custodia de la Policía Metropolitana. Pero la investigación nunca pudo confirmar las amenazas y a mediados del año pasado se suspendió la medida.

El abogado cuestionó al juez Casanello por esa decisión, pero fuentes judiciales explicaron que la denuncia judicial se desestimó en diciembre de 2015, ante la falta de pruebas y un dictamen del fiscal. Sin embargo, la custodia se mantuvo de manera preventiva hasta mayo del año pasado.

A su regreso al país, el ex funcionario de Economía denunció que también había recibido un llamado anónimo a una línea telefónica de Costa Rica, que utilizaba mientras estaba afuera del país, para "avisarle" que conocían sus movimientos. Pero tampoco se pudo comprobar ese hecho.

En un informe reservado, el Ministerio de Seguridad llegó a cuestionar las "actitudes soberbias" de Capdevilla sobre los efectivos que lo custodiaron.