Mauricio Macri junto al ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro
Mauricio Macri junto al ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro

"Si en cada intendencia, si en cada gobernación, si en cada presidencia de la Argentina hubieran hecho lo que el rector (de la Universidad de La Matanza) nos contó que hizo con su presupuesto, habría agua potable, cloacas, autopistas, trenes", dijo el presidente Mauricio Macri al inaugurar el Centro de Desarrollo e Investigaciones Tecnológicas de la UNLAM.

Daniel Martínez había relatado que, de acuerdo a la media nacional, por la cantidad de alumnos que tienen podrían tener 750 empleados, pero como solo tienen 500, ese "ahorro" les permitió fondos para desarrollar el área que estaban inaugurando, sin resignar calidad universitaria.

Tanto es así que la UNLAM supera no solo a las universidades públicas, sino también a las privadas, en la cantidad de alumnos que concluyen su carrera en tiempo y forma. En el medio de ambos estaba el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, profesor en Teoría Política, nacido en San Fernando pero criado en La Matanza, donde hizo la escuela primaria (en Villa Constructora) y secundaria (en Lomas del Mirador), y donde vivió hasta los 28 años.

Nada de lo que sucedió en él fue casualidad. Aunque lo nieguen, el Gobierno ya decidió que "Fino" será el candidato a intendente en La Matanza en el 2019 y hoy fue su virtual lanzamiento. Porque, como sucede habitualmente en el mundo Cambiemos, para lograr resultados hay que trabajar con tiempo y, en la visión de los expertos electorales del PRO, dos años es el mínimo tiempo que se requiere para instalar un candidato.

(@mauriciomacri)
(@mauriciomacri)

La previa de Finocchiaro en La Matanza ya estuvo en las elecciones de medio término. El hoy ministro de Educación no solo colocó un hombre de su riñón, Hernán Berisso, como diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. También estuvo presente en todos los timbreos que se hicieron tanto en las PASO como en las generales.

Pero Cambiemos no solo está pensando en La Matanza. La Tercera Sección Electoral, la única donde el oficialismo perdió en la provincia de Buenos Aires, es la obsesión del Gobierno nacional y provincial, y analizan uno a uno cada distrito. En Avellaneda, están apurando a Gladys González, para que se decida si quiere o no ser de nuevo candidata. En Lomas de Zamora, parece que puede ir Cristian Ritondo. En Almirante Brown, se está discutiendo si va o no Carlos Regazzoni, porque quieren tentarlo con una nueva responsabilidad en el Gobierno. En Esteban Echeverría, ya se sabe que el candidato será Evert van Tooren, como en Florencio Varela será Pablo Alaniz.

Un amigo de Macri contó a Infobae que el fin de semana comentó, en chiste, "vamos por todo". Está muy ansioso por hacer valer el resultado electoral aun en los lugares más esquivos. El caso de La Matanza lo tiene especialmente entre ceja y ceja. Primero, porque es considerada la "capital nacional del kirchnerismo en retirada". Pero, más que nada, porque fue uno de los distritos del conurbano donde más creció, en relación al 2015 (de 23.12% a 30.19%), mientras Unidad Ciudadana alcanzó casi el 50%, muy lejos del 68% que logró en el 2011 (como FPV).