El Gobierno, a través del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, homenajeó con "la Orden del Libertador San Martín", la más alta distinción otorgada por nuestro país a funcionarios de gobiernos extranjeros, al ex presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter por su papel en la defensa de los derechos humanos y su apoyo a los argentinos durante la última dictadura militar.

La ceremonia se desarrolló en el Carter Center de la ciudad de Atlanta. "Cuando fui presidente trabajé para establecer que los derechos humanos sean una pilar fundamental de mi administración. Todos mis embajadores en el mundo fueron instruidos por mí personalmente para que sean embajadores de los derechos humanos", destacó Carter.

"Estoy complacido con el rumbo que han tomado los derechos humanos en Argentina. Muy feliz por ver desde la distancia que han erradicado la tortura en las prisiones y han promocionado los derechos de los pueblos indígenas y el respeto por los derechos humanos", remarcó el ex mandatario de Estados Unidos.

El demócrata James Carter fue elegido presidente de los Estados Unidos en noviembre de 1976, cuando ya la dictadura que encabezaba Jorge Rafael Videla llevaba unos siete meses en el poder y miles de desapariciones y muertes en su haber. Su llegada a la administración estadounidense marcó un giro en las relaciones ya que desde ese momento el Departamento de Estado acentuó la presión sobre la Junta militar para que diese información sobre el paradero de las víctimas, liberase a las personas sin condena y detuviese la práctica de la tortura.

Varios colaboradores de Carter, como la encargada del área de Derechos Humanos en el Departamento de Estado, Patricia Derian, o el diplomático adjunto en la embajada estadounidense en nuestro país Tex Harris hicieron frecuentes viajes al país y gestiones que tuvieron éxito en algunos casos obteniendo libertades y salvando vidas.

Carter recibió a Videla en la Casa Blanca en septiembre de 1977 y le preguntó por los desaparecidos. Tras expresar una preocupación general por el tema derechos humanos, James Carter evocó con nombre y apellido los casos de Jacobo Timerman y de una familia cordobesa, los Deutsch, además de anunciarle que le iba a hacer llegar una lista de 3000 personas arrestadas cuyo paradero era desconocido.

Carter y Videla, mano a mano
Carter y Videla, mano a mano

El general Videla replicó que todas las guerras tenían "consecuencias indeseables y que el presidente Carter, como militar debía saberlo".

Carter le preguntó por qué las detenciones y sus motivos no eran publicitados. Videla alegó que por razones de seguridad no se daba información al inicio del arresto de un "subversivo" pero mintió abiertamente al asegurar que luego los detenidos eran derivados a la justicia militar, a la civil o bien liberados.

Según Avruj, "Carter está muy incorporado en el sentimiento de los argentinos por la acción que llevó en los años más oscuros nuestros, cuando la dictadura estaba en su momento más feroz. Él levantó la bandera para el mundo de los derechos humanos y fundamentalmente él, cara a cara, habló con los dictadores pidiendo por justicia, pidiendo por derechos humanos y denunciando el terrorismo de Estado y la desaparición forzada de personas".

LEA MÁS: