Adrián Pérez encabezó el simulacro de escrutinio provisorio en la sede del Correo Argentino. (Telam)
Adrián Pérez encabezó el simulacro de escrutinio provisorio en la sede del Correo Argentino. (Telam)

Luego de la intensa polémica por la carga de los votos de los bonaerenses en las PASO, la Dirección Nacional Electoral (DINE) realizó hoy un simulacro de escrutinio provisorio en la sede del Correo Argentino, de cara a las elecciones legislativas del 22 de octubre.

A lo largo de la la jornada, más de 3.000 personas en todo el país reprodujeron bajo condiciones preestablecidas las tareas de transmisión, recepción, carga, fiscalización y procesamiento de los telegramas de las mesas de votación.

La actividad tuvo como centro de operaciones la sede del correo oficial, ubicada en el barrio porteño de Barracas, donde representantes de las agrupaciones políticas verificaron los procedimientos de carga y totalización de telegramas.

"Este es un proceso electoral trasparente y abierto al control y la fiscalización de los partidos políticos", afirmó el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez.

En este sentido, el funcionario indicó que "el objetivo es garantizar los máximos niveles de confiabilidad para que estas elecciones signifiquen un nuevo paso en el fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas".

El operativo, del que también participó el Director Nacional Electoral, Fernando Álvarez, incluyó la realización de los procedimientos de transmisión de los 98.084 telegramas con los resultados de todas las mesas del país y de recepción, carga y totalización de resultados a cargo del Correo Argentino e Indra SA.

(Telam)
(Telam)

"Lo importante es que todos los fiscales y el periodismo puedan ver que hay un proceso trasparente que nos da garantías respecto de un resultado provisorio", dijo Pérez a la prensa desde la calle Brandsen al 2.000.

El 13 de agosto pasado, cuando se celebraron las primarias abiertas simultáneas y obligatorias, los candidatos del frente Unidad Ciudadana, encabezados por la ex presidente Cristina Kirchner, cuestionaron con vehemencia el operativo de carga de datos provenientes del escrutinio provisorio, al insinuar que estaba manipulado.

LEA MÁS

En aquella jornada electoral, el recuento de votos comenzó con una abultada diferencia entre Cambiemos y Unidad Ciudadana, a favor del oficialismo. El final fue electrizante, ya que la distancia entre Esteban Bullrich y Cristina Kirchner se fue achicando progresivamente con el transcurrir de las horas, a medida que se fueron registrando los sufragios del conurbano bonaerense, hasta que se detuvo en el 95,63% de las mesas escrutadas. En ese momento, se impuso en la elección el ex ministro de Educación, pero el resultado luego que se revirtió en el recuento definitivo: la ex Presidente sacó la mayoría con el 34,27% de los votos, mientras que Bullrich consiguió el 34,06%.

"Es una ofensa a la democracia", advirtió Cristina Kirchner sobre el escrutinio provisorio, al vincular las demoras en el Correo Argentino con un supuesto intento del Gobierno para montar un "show mediático" en el horario central del domingo.

Sin embargo, el oficialismo desde un primer momento rechazó manipulaciones y defendió la transparencia del operativo electoral.

(Telam)
(Telam)