Gils Carbó cambió de abogado defensor en la causa por la compra irregular de un edificio de la Procuración

La funcionaria está imputada por presuntas coimas en la adquisición del inmueble, en 2013

La Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, cambió de abogado defensor en la causa en la que está imputada por presuntas coimas en la compra de un edificio para el Ministerio Público, en 2013.

Según publicó la agencia Dyn, la Procuradora ya no será representada por Alejandro Rúa, que lleva adelante algunas causas de la ex presidenta Cristina Kirchner, sino que a partir de ahora será León Arslanian, ex ministro de Justicia en el primer gobierno menemista, el encargado de llevar adelante la defensa en la causa.

"Arslanian ya la defendía en la causa en el fuero Contencioso Administrativo con que el gobierno intenta sacar a la Procuradora por decreto, entonces se prefirió concentrar los casos en un solo abogado en vez de tener dos", informaron a DyN fuentes allegadas a la funcionaria.

A fines de agosto pasado, Gils Carbó declaró como imputada ante el juez federal Julián Ercolini y admitió que hubo un "negocio oculto" en la compra del edificio por parte de su ex subordinado Guillermo Bellingi y un hermano (Juan Carlos Thill), pero negó cualquier responsabilidad personal en la transacción.

La Procuración pagó una comisión millonaria por el edificio de la calle Perón 667
La Procuración pagó una comisión millonaria por el edificio de la calle Perón 667

"Se insiste una vez más en que ninguna de las intervenciones de mi asistida importó ningún direccionamiento o simulación de nada, ni tenía base en ningún acuerdo o pacto que hubiera mantenido con nadie, ni en ninguna decisión adoptada previamente respecto de ningún bien, ni el interés en que nadie obtuviera ningún beneficio indebido. Y se descarta también cualquier perjuicio a los intereses de la Procuración, así como que hubiera recibido dádivas", rezaba el escrito de 110 páginas que presentó la defensa de la procurada.

En la causa se investiga el pago de una millonaria comisión que terminó en manos de Juan Carlos Thill, medio hermano de Guillermo Bellingi, quien fue designado en 2012 por Gils Carbó como subdirector de la Procuración y estuvo a cargo del manejo de la licitación pública que terminó con la adquisición por $43.850.000 del edificio de la calle Perón 667.

El vendedor, la firma Arfinsa del Grupo Bemberg, le pagó una comisión de $7,7 millones a la inmobiliaria de Bárbara Jaureguiberry, quien a su vez le pagó a Thill, un productor de seguros sin relación con el mercado inmobiliario.

LEA MÁS

TE PUEDE INTERESAR