El presidente Mauricio Macri señaló al empresario naviero Miguel Doñate y al titular de la Asociación de Prácticos de la República Argentina, capitán de Ultramar Oscar Leguizamón, para cuestionar al sector marítimo porque lo considera parte de un "sistema mafioso" que atenta contra la competitividad. En circunstancias que citaba el accionar del recientemente detenido sindicalista platense, Juan Pablo "Pata" Medina, Macri disparó contra los nombrados acusándolos de encarecer sin causa los costos de la cadena logística del comercio exterior.

Hace algunos días, en el acto por el Día de la Industria, el mandatario ya había sorprendido reclamándole a Doñate por el excesivo costo del servicio de practicaje (asesoramiento obligatorio que profesionales en navegación brindan a los buques que entran o salen de puerto).

La respuesta del empresario no se hizo esperar y mediante una dura pero respetuosa solicitada intentó aclarar que su actividad empresarial en lo que se relaciona con el sector del practicaje es minoritaria. Dijo, además, que no integra la cámara que agrupa a la actividad. Y se manifestó como adherente al modelo político de Cambiemos. En privado, tendió toda clase de puentes para intentar aclarar las cosas cara a cara con el Presidente.

Doñate considera que no hay posibilidad de diálogo con las actuales autoridades del área de Transporte Marítimo Nacional, los oficiales de la Marina Mercante Jorge Metz y Gustavo Deelesnyder (este último también práctico y recientemente denunciado por presunto lavado de activos por Doñate).

Pero en el día de hoy, al encabezar un acto en el que lanzó las Sociedades por Acciones Simplificadas, una forma jurídica que permite crear una empresa en 24 horas, Macri renovó el ataque contra los marítimos, al agregar a la lista de "responsables de la ineficiencia" al presidente de la Asociación de Prácticos de la República Argentina, el ya citado Leguizamón.

En dialogo con Infobae, el representante de los prácticos aclaró que la Asociación es un organismo de carácter profesional y no gremial. "No negociamos paritarias ni convenios de trabajo. Los prácticos son profesionales privados que si bien realizan un servicio público, pactan sus servicios con empresas privadas sin costo alguno para el Estado", sostuvo.

Antecedentes de la disputa
La llegada de la nueva gestión gubernamental trajo un soplo de esperanza a todos los sectores relacionados con el transporte por agua. La anhelada reactivación de las exportaciones y una plena inserción en el mundo generaron un clima de optimismo al que la realidad parece contrariar.

Como hacía mucho tiempo que no se veía, se sumaron a los equipos técnicos de la fundación "Pensar" primero y al elenco gubernamental después. Pero por razones que ningún especialista logra descifrar del todo, la gestión no estaría logrando la sintonía requerida para coexistir con una actividad en general desconocida por la población pero fundamental para el país.
La sana intención oficial de abaratar la cadena logística con el propósito de mejorar la competitividad del comercio exterior argentina y de generar rebajas de precios que efectivamente lleguen al consumidor, gozó en principio de total apoyo de todo el arco gremial y empresario del sector, pero los métodos con los cuales se han querido introducir los cambios vienen generando cada vez mayores cortocircuitos.

Uno de los primeros rubros de recibir el mote de "sector cartelizado" fue el de las empresas de remolcadores que operaban en los puertos de Escobar y Bahía Blanca en las maniobras de atraque y zarpada de los famosos buques gaseros que operan en el país desde 2008. En medio de acusaciones cruzadas, desde la actual cartera de transportes se procedió a la importación de naves pertenecientes a la naviera multinacional "Maresk" que negoció con los sindicatos marítimos convenios laborales más laxos que los que aplican a las empresas locales. Si bien esto redundó en una rebaja de costos a las empresas gasíferas, el ahorro no se trasladó a precios.

Seguidamente el equipo de Guillermo Dietrich requirió a los prácticos rebajas de hasta un 50% en sus honorarios, pero como contrapartida los marinos enrostraron al gobierno las severas falencias del sistema de canales y señalización con el que deben lidiar a diario, más una legislación severa que hace al practico solidariamente responsable por cualquier daño que pueda ocasionar a los buques que conducen a puerto. Incluida su carga y tripulación. " Nos prometieron liberarnos de esta responsabilidad pero el proyecto de ley en tratamiento acaba de ser bajado de agenda por el propio Presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó", agregan los prácticos.

Hace un par de días en Puerto Madryn se celebró una reunión entre referentes portuarios y empresarios en las que el referente del practicaje aludido por el Presidente expresó:
"Hace algunas semanas, el presidente Macri hizo alusión a los prácticos señalando que ganaban demasiado y pidió que dejen de lado intereses personales. Obviamente, estas declaraciones cayeron muy mal en el sector" "Está muy mal informado, pésimamente asesorado, incluso sabemos quién le habrá llevado el mal chisme. Yo, con ese criterio, podría decirle que los ingenieros ganan demasiada plata, pero la estadística indica que se caen más edificios que barcos que se chocan contra nuestros puertos, pero no quiero entrar en esa discusión, asimismo aclaró "Por ejemplo, sobre 30 decisiones que tomamos, tenemos que acertar en las 30. No podemos acertar en 28 y en la última dar media marcha atrás y llevarnos el muelle por delante".

Por su parte, todos los empresarios navieros y agentes marítimos consultados por Infobae coinciden en sostener que aún en el supuesto en que los prácticos redujeran a "0" sus honorarios, no habría variación alguna en el precio de los fletes que finalmente paga un exportador o importador local. "Las tarifas de los fletes se fijan por variables genéricas que tienen que ver con la oferta y demanda de bodega, la distancia entre los centros de producción y de consumo y los volúmenes transportados. Argentina es un país alejado de las rutas principales de comercio y con volúmenes de carga exiguos a comparación de los tráficos mundiales, allí radica la verdadera razón de los costos de nuestros fletes", sostienen.

En el día de ayer en ocasión de celebrarse el Día Marítimo Mundial, empresarios, gremios y autoridades compartieron diversos eventos a lo largo del día, no fueron pocas las voces que anunciaron un inminente diálogo directo de Macri con los principales voceros del sector. Algo que a pesar de las recientes declaraciones de hoy, todos los consultados insisten en sugerir como imprescindible para arreglar las cosas.