El ex presidente de Chile y ahora candidato presidencial Sebastián Piñera explicó lo que hizo durante su gobierno para combatir la violencia de los grupos mapuches: modificó la ley antiterrorista, generó el desarrollo de la economía en zonas pobres y promovió la cultura araucana y su lenguaje.

Bajo estas premisas, Piñera discutió recientemente con el Lonko mapuche Juan Pichún en televisión y planteó lo que considera "los tres pilares fundamentales" para solucionar la problemática mapuche.

"Modificamos la ley antiterrorista durante mi gobierno para hacerla plenamente compatible con los derechos humanos", dijo el candidato presidencial por el bloque Chile Vamos. "¿Que los mapuches no cometen terrorismo? No estoy de acuerdo. No es la naturaleza de la persona lo que califica el acto terrorista sino que es la naturaleza del delito. Por eso hay que aplicar la ley antiterrorista cuando corresponda porque el terrorismo es un enemigo formidable, cruel e implacable que mata", sentenció frente al representante de los mapuches.

Con la aplicación de la ley, Piñera consideró que "se están defendiendo los derechos humanos de millones y millones de chilenos que viven aterrorizados". La modificación de la norma estableció la figura del agente encubierto, del testigo protegido, de los informantes, para combatir a los grupos terroristas que incendian campos, maquinarias o camiones como se vio en los últimos meses en el sur de Chile por parte de grupos mapuches violentos que reivindican la causa indígena por medio de la violencia.

Por otra parte, el candidato presidencial destacó: "Hay que lograr que la región de la Araucanía que es la más pobre de Chile tenga un desarrollo económico social". En este sentido, la propuesta de Piñera se asemeja al programa de gobierno que se fomentó en el primer mandato de Michelle Bachelet. Según relató a Infobae el actual embajador chileno en la Argentina y ex funcionario de Bachelet para temas indígenas, Antonio Viera-Gallo, la idea fue aplicar el "método maorí" usado en Nueva Zelanda para la convergencia de los colonos con las tribus indígenas autóctonas. Esto implicó el desarrollo económico y la incorporación de mano de obra indígena a los proyectos productivos. Con tal fin, la administración de Bachelet compró tierras a los colonos alemanes del sur de Chile y el Estado luego se las cedió a los grupos mapuches que las reclamaban y a su vez incorporó estos sectores al desarrollo forestal de la zona para integrar a los indígenas en el mundo económico.

También el ex presidente de Chile remarcó la necesidad de darle una "valoración y promoción a la cultura del pueblo mapuche". Esto implica las organización de escuelas bilingües en la Araucanía. "Tenemos diferentes culturas pero somos un solo país y somos todos chilenos", dijo Piñera ante el Lonko Pichún.

"El terrorismo mata, quema iglesias sin ningún respeto por las religiones e incendian maquinarias y camiones", finalizó Piñera dejando en claro su intención de implementar una ley antiterrorista que incluya las figuras del agente encubierto y del arrepentido para desterrar de una vez la violencia de grupos extremistas.

En tanto, uno de los encargados del equipo de campaña de Piñera, Gonzalo Blumel, explicó a Infobae que el ex presidente se encuentra elaborando un amplio programa para la atención de los grupos mapuches en Chile que será presentado en las próximas semanas.