La Corte Suprema (DyN)
La Corte Suprema (DyN)

En una sala repleta, la ministra de Educación de Salta, Analía Berruezo, defendió ayer ante la Corte Suprema de la Nación que se dicten clases de religión en los planes de estudio de las escuelas públicas provinciales. Según su criterio, hay razones pedagógicas para que esos contenidos formen parte de una "formación integral" de los alumnos, al entender que contribuye como la "formación ética" o "artística", y planteó que esa perspectiva incluye la enseñanza de "tanto la teoría del creacionismo como la de Darwin".

La funcionaria así respondió ante las preguntas de los jueces de la Corte, que deberán dictaminar si la ley y normativas que instituyen la educación religiosa obligatoria en las escuelas públicas de Salta son "discriminatorias" para las familias y los menores y si vulneran principios fundamentales de la Constitución Nacional, como la libertad de pensamiento y de credo. Ayer fue el último de las cuatro audiencias públicas para que la sociedad civil presente sus argumentos a favor y en contra del amparo colectivo contra la legislación realizado por un grupo de padres y madres junto la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), a la cual consideran inconstitucional. También advierten que se trata de una educación no plural, ya que la instrucción confesional dictada es esencialmente católica.

"Entendemos que contribuye a la formación integral, como la formación ética o la educación artística" destinada a "acompañar a alumnos de entre 6 y 12 años a desarrollar espíritu crítico, trabajar en colaboración con otros y conocer las religiones del mundo", precisó Berruezo ante la duda que le expresó el juez Juan Carlos Maqueda, sobre si existía una razón pedagógica para que la educación religiosa tenga que darse de forma obligatoria y no opcional, fuera del horario de clase.

Por su lado, el ministro Horacio Rosatti interrogó si hay "algún trabajo para articular ciertas enseñanzas que pueden darse en religión y otras que pueden venir de la ciencia". Ante la consulta, Berruezo dio una respuesta con ideas muy discutidas en el ámbito educativo y científico. "Cuando en clase de religión se habla del origen del hombre, se dan todas las teorías. Incluyo aquellas que fueron seleccionadas por los papás y que transversalizan desde sus credos a las ciencias naturales. Hablamos tanto de la teoría del creacionismo como de Darwin", sostuvo.

El creacionismo es muy cuestionado por los científicos e investigadores. Suele presentarse como una teoría opuesta a la evolutiva de Charles Darwin, ya que se trata de una creencia en la que el Universo y la vida se formaron a partir de un origen divino. Algunas vertientes del creacionismo encuentran sus fundamentos en el Génesis. Además, avala la idea de que los seres fueron creados de manera separada, por lo que se opone a algunos postulados de la hipótesis del autor de El origen de las especies, que sostiene un patrón común entre las variantes del mundo animal y vegetal, cuya diferenciación se produce a través de un mecanismo hereditario denominado como selección natural. No hay en este postulado una concepción de "diseño" detrás.

Berruezo negó que la enseñanza religiosa sea obligatoria en las escuelas públicas salteñas. En su argumentación, contó que existe un formulario en el que los padres y madres deben autorizar por escrito de si quieren que sus hijos sean alumnos de "educación religiosa" o no. Este punto es una de las polémicas presentes en el debate, por las consecuencias que traería aparejadas ese formulario obligatoria al derecho de la intimidad de las familias y las personas, que está regulado por el artículo 19 de la Constitución Nacional.

Otro punto debatido fue cuando el presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, le preguntó a indagó a Berruezo por qué el Estado salteño no considera la posibilidad de dictar enseñanza religiosa fuera del horario de clases regular, es decir, como algo optativo y no considerado dentro de la currícula.  "Entendemos que educación religiosa forma parte de la currícula y nos parece importante como parte de la formación integral. Por otra parte, por cuestiones de organización del espacio, la designación de docentes en otro horario genera una movilidad general entre personas que dictan esta disciplina y son docentes del sistema. Defendemos que debe estar en horario escolar", aseguró Berruezo.

Sobre las críticas de que habría una imposición de un culto determinado, en este caso, el católico, la ministra de Educación provincial afirmó que se enseñan "saberes universales de la religión" y que para evitar cualquier tipo de contenido dominante "se está trabajando de forma conjunta para determinar los contenidos en una mesa interculto, para 2018".

Por último, Berruezo reconoció que siguen habiendo prácticas de oraciones al inicio de la jornada escolar, o que hay una participación obligatoria de los alumnos en celebraciones y otros actos religiosos, como el hábito de bendecir la comida en el comedor escolar. Para ello, afirmó, se labraron actas. "Esto no ocurre solo con el maestro de religión. También los maestros de grado suelen hacer una oración al inicio de la jornada o al desayuno", admitió.

Los argumentos de la ADC y los padres

Durante la última audiencia expuso también el presidente de la ADC, Hernán Víctor Gullco, quien fue el primero en hablar: al demandante se le preguntó si lo que impugnaba era la constitucionalidad normativa o de su aplicación.

En este sentido, Gullco advirtió que la única manera que no sería objeta es si se dictara la educación confesional fuera del horario de clase.  "Si es fácticamente posible estaríamos de acuerdo, pero como hay 44 cultos reconocidos en la provincia de Salta nos resulta casi imposible que el Estado pueda llevarlo adelante", planteó.

El titular de la ADC también aseguró que no hubo implementación de programas educativos alternativos, luego de que el fallo de la Corte provincial de Salta así lo ordenara para los chicos y familias que no optaran por no recibir instrucción religiosa. "No cambió nada. No hay programa alternativo, pero también impugnamos el remedio que ofreció la Corte salteña, porque eso conlleva a realizar una clasificación entre los alumnos según su religión", sostuvo.

En este sentido, ambas partes coincidieron que los alumnos que no quieren participar de las clases de religión pueden salir del aula y "hacer tareas de refuerzo con alguna maestra ir a la biblioteca o quedarse dentro del aula de manera pasiva".

Aunque aún no se conoce cuando se dictará el fallo, el caso de la Corte Suprema podría convertirse en un precedente para otras provincias que tienen educación religiosa obligatoria en sus legislaciones. Es el caso de Tucumán y Catamarca, aunque en caso la educación confesional dejó de ser "informalmente" obligatoria por reclamos judiciales similares a los de Salta.

LEA MÁS