Por Catalina de Elía, Rocío González y Leandro Edelstein

Martín Yeza es intendente de Pinamar, pasa por poco los 30 años y es canchero para manejarse frente a las cámaras. Lo siguen, un poco más formales, Manuel Vidal, actual Subsecretario de Asuntos federales y gremiales en Nación, y Mauricio Terrón Miguez, responsable de la Dirección de Asuntos Legislativos de la provincia de Buenos Aires. Estos últimos no llegan a los 30. Los tres son miembros de La Generación, la agrupación que nuclea a unos 300 jóvenes en casi todo el país y que integra el espacio de Cambiemos.

Vidal es el encargado de presentarla en sociedad: "Creemos en la política como herramienta transformadora de la realidad, con principios compartidos que tienen que ver con haber nacido, vivido y votado siempre en democracia, y que nos hace mirar la Argentina desde un lugar distinto". Yeza apoya esta presentación y le suma un poco de picante: "Nos dimos cuenta que teníamos una responsabilidad, que no es sólo el gobierno de turno que tenemos hoy, sino que haya una continuidad en el tiempo, pensamos en una alternancia democrática y no en la eternización en el poder. Yo me acuerdo cuando La Cámpora planteaba una Cristina por 99 años… estamos muy lejos de eso".

Terrón Miguez no sólo devuelve la calma, sino que le aporta una cuota de sinceridad: "Descubrí que había un grupo de jóvenes de entre 20 y 30 años y que venían participando en política de una manera muy activa, y que todos iban ocupando distintos espacios de liderazgo en la gestión. Y al ampliarse los espacios, por haber ganado la provincia de Buenos Aires y el Gobierno Nacional, estos jóvenes tenían más posibilidad de seguir creciendo".

Es inevitable la comparación con La Cámpora y los jóvenes funcionarios no le escapan al asunto, pero dejan bien marcada la distancia: "Yo creo que uno de los grandes rasgos que nos diferencia es que ellos tienen una mirada dramática de la vida y han tenido una mirada hegemónica de la realidad, producto de una subestimación de una sociedad que ha cambiado. Otra cosa que nos diferencia de La Cámpora es que tratamos de ser lo más humilde posibles y estar cercanos a la ciudadanía. La Cámpora es un emergente de un componente peronista que tiene un pensamiento único y si no estás de acuerdo en todo, tenes un problema", remarca Yeza.

Y así como La Cámpora tiene una líder indiscutida, ellos tienen al suyo. Vidal lo explica y, de nuevo, marca diferencias con sus adversarios: "Vemos en Macri a un líder, pero no como un líder mesiánico, sino como uno que fue capaz de formar equipos. No somos soldados que tenemos que seguir ciegamente un proyecto". Terrón Miguez traza un nexo con lo que pasa dentro de su agrupación: "Lo interesante es que en La Generación no hay un presidente o tesorero, sino que se plantea una comisión directiva y se mantiene la transversalidad en la toma de decisiones".

Claros exponentes de la generación Y, estos jóvenes definen sus intereses políticos ligados indefectiblemente al aquí y ahora. "Nosotros nacimos en democracia, no convivimos con Perón, no vivimos muchas de las situaciones que nos relatan, no nos interesa. Sí nos interesa tener un vínculo con el presente, con el futuro y ser respetuosos con el pasado.