El péndulo emocional del kirchnerismo

Cuando Bullrich parecía sacar una ventaja irremontable, en Arsenal apareció Fernando Espinoza y anunció: "Tranquilos que traigo los votos de La Matanza"

(Amilcar Orfali)
(Amilcar Orfali)

Cuando todo parecía perdido, cuando el ánimo en el búnker kirchnerista estaba aplastado por la irradiación de optimismo oficialista que emitían las pantallas, cuando muchos ya repetían con la boca tapada como hace Messi -pero con tono de velorio- que "Macri se queda cuatro años más", apareció Fernando Espinoza en Sarandí. El presidente del PJ bonaerense (en licencia) llegó junto a la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, y modificó con una frase el espíritu de muchos de los que estaban en Arsenal: "¿Qué pasa acá, qué son estas caras? Si están preocupados, relájense que traemos los votos de La Matanza".

Eran cerca de las 23 del domingo y en ese momento el escrutinio mostraba una diferencia amplia en favor de Esteban Bullrich: casi siete puntos por encima de Cristina Fernández de Kirchner. Pero el ex intendente de La Matanza irrumpió en el hotel de los jugadores de Arsenal (donde esperaba novedades la primera línea de Unidad Ciudadana) con un dato que envalentonó a sus candidatos. En su ciudad estimaban que habían conseguido el 50% de los votos contra 22 de Cambiemos (con el 94,4% de mesas escrutadas tenía el 46,73%) y a esa altura, era claro que el recuento de votos había comenzado por las zonas favorables al gobierno. Entre quienes lo escuchaban estaba Oscar Parrilli. "La Matanza es así, Oscar, somos inigualables", le dijo Espinosa al ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia entre risotadas.

La emoción pendular gobernó la jornada de domingo y lunes en Arsenal de Sarandí hasta más o menos las 3:35 de la madrugada, cuando la diferencia entre Fernández de Kirchner y Bullrich se acercó hasta el 0,01% y la candidata a senadora finalmente habló y, rodeada de "gente común", como en toda la campaña, dijo: "Hemos ganado".

El kirchnerismo había arrancado optimista, apoyado en las encuestas que ponían a su candidata principal por encima del de Cambiemos. Pero esa actitud se fue desinflando a medida que se viralizaban los boca de urna, y se hundió con las primeras mesas escrutadas. En el horario de prime time televisivo, Cambiemos se adjudicó la victoria y el panorama se puso dantesco.

No obstante, algunos integrantes de la "mesa chica" cristinista estaban confiados. "A nosotros nos da 3 puntos arriba, estamos tranquilos, hay que esperar", comentaron a Infobae bien entrada la noche. Pero el recuento no se actualizaba y los 200 militantes que rodearon el escenario donde se esperaba a la ex presidente empezaron a impacientarse. "Carguen los votos, la puta que los parió", cantaban justo cuando Leopoldo Moreau apareció en la zona de prensa para denunciar que el gobierno había "secuestrado" los votos.

Hasta ese momento, Cristina prácticamente se había aislado en una habitación del segundo piso del hotel de los futbolistas de Arsenal, a donde solo accedieron tres o cuatro personas de confianza, entre los que estaba su hijo Máximo. Vestida con un abrigo rosado se mostró de buen humor pero exigió que no le preguntasen por resultados.

(Amilcar Orfali)
(Amilcar Orfali)

La mesura de Cristina estuvo basada no solo en la confianza que tenía para obtener la mayoría de los votos, también en el nuevo estilo de comunicar que se empezó a ver el 20 de junio pasado en este mismo club, cuando ella presentó el frente Unidad Ciudadana. Solo que esta vez no convocaron a la masa militante y a los que fueron (la mayoría integrantes de equipos de Ceremonial de los municipios que la apoyan) se les pidió que no cantaran el ya clásico "Vamos a volver".

Eso quedó claro cerca de la 1:30 de la madrugada cuando la diferencia con Bullrich empezó a reducirse y los que estaban allí intentaron dar el grito de guerra sin éxito: una mayoría los tapó primero con un "Argentina, Argentina" y luego con "Cristina senadora" hasta que nadie ya se animó a cantar aquello de la vuelta.

En el segundo piso las emociones estaban mezcladas. La tensión empezó a crecer cuando los datos no se actualizaban. Moreau llamó varias veces al ministro del Interior nacional, Rogelio Frigerio, pero no obtuvo respuesta. "Son de cuarta, no nos atienden, los estamos llamando sin parar, es un papelón", comentó una candidata a este medio. En ese momento no solo se acercaba Cristina, en Santa Fe faltaba procesar gran parte de los votos de Rosario. "El Chivo (por Agustín Rossi) nos dice que gana", aseguró alguien desde el segundo piso vía Whatsapp. Horas después los votos se reactivaron y el Frente Justicialista, de hecho, tomó la delantera en la provincia donde en 2015 Miguel Del Sel casi se queda con la gobernación.

Cuando la diferencia entre Bullrich y Cristina era de 0,06%, en el primer piso del hotel empezaron a cantar y a celebrar porque la tendencia y el zarpazo de madrugada parecían irreversibles. Entonces Cristina, que había decidido hablar recién cuando el recuento hubiera terminado, abandonó la postura de no querer saber nada de números y pidió que le contaran qué ocurría. Al escuchar que ya al menos había empate técnico, pidió a los organizadores del evento que prepararan su aparición en el escenario.

(Amilcar Orfali)
(Amilcar Orfali)

A las 3:43, la ex presidente subió al escenario. Se había escrutado el 94,82 por ciento de las mesas. Los números de la Tercera Sección (Matanza más conurbano sur) certificaban que el apoyo del primer y segundo cordón fueron clave. Mientras Cristina abrazaba a los "comunes" que la venían acompañando en la campaña (jubilados, trabajadores, deportistas, estudiantes) la diferencia oscilaba entre el 0,03 y el 0,01% y la elección a senador bonaerense se clavaba en un virtual empate. Pero Fernández de Kirchner fue contundente y anunció su victoria: "El resultado de la provincia de Buenos Aires es que hemos ganado las elecciones con Unidad Ciudadana".

La candidata a senadora dijo que la demora en el recuento de votos fue "un bochorno": "La verdad quiero contarles que tenía pensado hablar como normalmente pasa en todas las elecciones, a las 22, 23, que es cuando se conocen los resultados. Y pensaba que iba a tener que agradecer a todos y todas los que votaron. Pero nunca, se los juro de corazón, nunca pensé que iba a tener que pedirle perdón a los argentinos por este bochorno que hemos vivido en este país".

Cristina acusó a Cambiemos de "montar un show para que salga en el prime time de la televisión, como si fuera un timbreo" y consideró que "es una ofensa a los ciudadanos que hoy fueron a votar". La líder de la oposición parecía contenta. "Está chocha", contó alguien que compartió con ella parte de la noche. Con un tono pausado, lejos de la gestualidad tensa que mostró durante los últimos años de su gobierno, pidió al oficialismo que proteja el trabajo y cuide a los jubilados. "Es momento de que tomen nota de este triunfo. Que piensen en toda la gente que tiene problemas para acomodar su economía", reclamó, un rato antes de pedir la aparición con vida de Santiago Maldonado: "No vamos a permitir que, además de la dignidad, nos quiten la libertad".

Cerca de las 4:15 ("tal vez pensaron que nos íbamos a dormir, pero no somos vagos", ironizó) Cristina se despidió de su gente, que hacía flamear exclusivamente banderas argentinas. Sus últimas palabras, antes de abandonar el escenario, fueron "gracias" y "perdón". A su lado, la acompañaba sonriente Espinoza, el hombre que trajo los votos de La Matanza e iluminó un domingo que pintaba negro.

LEA MÁS:

 

Últimas Noticias

Laboratorios Richmond presentó el fideicomiso para recaudar USD 85 millones y desarrollar la producción local de la vacuna Sputnik V

Con el Banco de Valores como fiduciario, el laboratorio que preside Marcelo Figueiras lanzó el instrumento para financiar la construcción de una planta que fabricará vacunas para combatir el Covid-19 y otro tipo de terapias biotecnológicas

El motivo por el cual Darío Barassi debió suspender las grabaciones de "100 argentinos dicen"

El lunes, el conductor no pudo cumplir con el plan de grabación del programa que conduce por la pantalla de El Trece y recién se reincorporó este martes. ¿Qué fue lo que le pasó?

Sigue la presión de la comunidad internacional sobre el presidente de Túnez tras la suspensión del parlamento y la destitución del primer ministro

Por un lado, Estados Unidos y Europa advierten sobre la deriva autoritaria del país que lideró la Primavera Árabe. En tanto, la oposición y Human Rights Watch repudiaron las acciones de Kais Saied

Los empleados estatales bonaerenses que hayan sido vacunados podrán ser convocados para volver al trabajo presencial

Aquellos que recibieron al menos la primera dosis estarán en condiciones de ser requeridos una vez transcurrido 21 días desde la inoculación. La medida también alcanza a quienes optaron por no inmunizarse

Recrean máquina de arcade del videojuego de Los Simpson estrenado hace 30 años

El mítico juego de 1991 regresa a despertar la nostalgia de los niños y adolescentes de la última década del siglo XX, aunque incluirá algunas características del siglo XXI.
MAS NOTICIAS