Una candidatura para "sacarle la tarjeta amarilla" al gobierno de Cambiemos. Así define el político y sociólogo Daniel Filmus su postulación como precandidato a diputado nacional en la ciudad de Buenos Aires, en la que se medirá con Guillermo Morendo e Itaí Hagman en una interna del PJ porteño.  "Somos los únicos que tenemos PASO en la ciudad", dijo, y buscó diferenciarse.

En una entrevista con Infobae, Filmus aseguró que "el pueblo hizo una evaluación en 2015" al elegir a Cambiemos, pero que las elecciones legislativas servirán para corregir el rumbo de la actual política económica del gobierno de Mauricio Macri, el que considera erróneo. También se refirió a la situación política y social en Venezuela, a las acusaciones de corrupción del kirchnerismo, y sobre todo de José López, secretario de Obras Públicas durante los gobierno de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, quien fue encontrado arrojando bolsos con dinero en un convento abandonado. "Sentí una indignación enorme", disparó.

-¿Qué lo une y qué lo diferencia en la interna del PJ porteño?
– La propuesta nuestra es que así no vamos bien. Todas las políticas económicas golpearon el bolsillo de los argentinos, golpearon la sensibilidad y las condiciones de vida, que como lo podemos ver en la ciudad de Buenos Aires, golpeó a los comercios y a la industria, a los sectores más humildes y a los medios, porque son políticas que sirven para unos pocos. Esta preocupación tiene que expresarse de alguna manera. Le sacamos tarjeta amarilla al Gobierno, que es una advertencia. Y decirle que en los próximos años tiene que tener políticas que beneficien a la mayoría.

-¿Tiene diferencias con Guillermo Moreno e Itaí Hagman? Porque si no estarían juntos…
-Tenemos miradas distintas respecto del pasado y del futuro al 2019. Pero ahora estamos en el 2017. ¿Qué tenemos en común? Los tres pensamos que hay que advertirle al Gobierno. Uno más desde la izquierda, otro más del PJ tradicional, y nosotros con mucha amplitud y pluralidad, por eso somos los únicos que tenemos PASO en la Ciudad.

-¿Le molesta cuando le recuerdan la cantidad de elecciones que perdió?
-No me molesta de ninguna manera, porque voy siempre con las mismas ideas. Carrió se presentó con Pino Solanas, ahora con Macri, hay algo de la coherencia que no está bien. Lo mismo podríamos decir de Lousteau: era embajador de EEUU hace pocos días, y ahora es candidato por la oposición. Es muy difícil que confíen en los políticos cuando los políticos cambian.

-¿Cree que le va a ganar a Martín Lousteau?
– Los votos se cuentan al otro día y las encuestas muestran cada día que fallan más. Yo estoy muy confiado. He hecho grandes elecciones en la ciudad, no veo por qué esta vez no. Muchos dicen que la oposición en la Ciudad está dividida, yo creo que el oficialismo está dividido. Tenés dos formas de votar al oficialismo: por Lousteau o a través de Carrió.

-¿Cuál es su opinión sobre el asesor de Cambiemos, Jaime Durán Barba?
Durán Barba le da buenos consejos (a los candidatos). Dice que no hablen de economía. Es inteligente, porque la gente vive mal, sufre, se angustia. Esa es la única opinión que tengo de Durán Barba, que es la opinión que tienen todos los miembros del PRO.

-¿Hay alguna autocrítica respecto a los años en que el kirchnerismo no habló sobre la inflación?
-Por supuesto, subestimar no sólo el tema de la inflación, sino los datos respecto de la pobreza…había muchas maneras de verlo, es muy discutible, hay una discusión mundial sobre si es por ingresos, vulnerabilidad, por acceso al servicio. Si hay algo que los sociólogos sabemos hacer, es crítica y autocrítica. No me asusto. Aparte, el pueblo hizo una evaluación en 2015, eligió a otro gobierno.

-¿Usted cree que Cristina Kirchner puede volver?
– A los argentinos no les preocupa si vuelve Cristina o en 2019, nos preocupa cómo estamos viviendo.

Muchos dicen que la oposición en la Ciudad está dividida, yo creo que el oficialismo está dividido. Tenés dos formas de votar al oficialismo: por Lousteau o a través de Carrió.

-Filmus, ¿qué sintió el día que vio a José López tirando los bolsos con dinero?
-Una indignación enorme, una doble indignación. Porque todo el mundo sintió indignación, yo sentí más indignación porque embarra todo los que hicimos nosotros. Yo trabajé, fui cuatro años ministro de Educación. Me maté, nunca trabajé tanto, no tuve vacaciones no sé cuánto tiempo, sábado, domingo, hipotequé mi familia, el tiempo con mis hijos. ¿Para qué? Para que alguien te tire por la borda eso, que mientras vos estabas laburando alguien haga otra cosa. La Justicia dirá lo que pasa con López, no quiero opinar sobre eso. Yo personalmente, imaginate la bronca que te da que haya hechos como ésos. No podés tener ninguna tolerancia con la corrupción. Y muchas veces la Justicia es lenta.

El foco en Venezuela

-Han pasado por aquí otros candidatos de Cambiemos, cuando uno le pregunta a ellos u otros  funcionarios dicen que si no se tomaban estas medidas íbamos derecho a ser Venezuela. ¿Es así?
-Yo podría contar cómo recibimos el gobierno en 2003, era ministro de Educación cuando siete provincias no pagaban los sueldos. Dejar mal el gobierno era eso. Independientemente de cómo estábamos en 2015, que no estábamos bien sino hubiéramos ganado, todo está peor. Y lo peor de todo esto es que el capital que viene, cuatro de cada cinco dólares vienen para la bicicleta financiera. Estamos endeudando a nuestros hijos, nietos, tartaranietos 100 años para que se la lleven la plata esa.

“No lo conozco a Maduro, nunca lo vi, pero Chávez veías que era un tipo formado, con una gran capacidad y decisión”.

-La Argentina también se endeudó durante el kirchnerismo con Venezuela que le prestó al 12 por ciento….
-Sí, porque como Néstor se puso firmé y bajó al 30% la deuda que teníamos. No fue el kirchnerismo el que se endeudó, tuvimos que resolver la deuda de la dictadura, la deuda de los 80 y la deuda de los 90. El 1 a 1, muy parecido a esta bicicleta financiera, la tuvimos que pagar nosotros con esa deuda. Néstor tuvo el coraje de pagarle al FMI, hacer la rediscusión de la deuda, recontraexitosa y un ejemplo para seguir en el mundo.

-¿Cuál es su opinión sobre la situación actual de Venezuela?
-La única forma de resolver este tema es el diálogo.

-Pero no está funcionando el diálogo, al menos Maduro no quiere dialogar….
-Para entender lo que pasó en Venezuela, hubo elección intermedia, la oposición ganó la mayoría del Congreso. El Congreso se levanta contra el Ejecutivo que tiene elecciones el año que viene. Ganar las elecciones intermedias no te da derecho a ir sobre el Ejecutivo pero, y esto es culpa de Maduro, tenés que reconocer que hay otra fuerza y tenés que sentarte a dialogar. La única forma de resolverlo es que se sienten todos alrededor de una mesa y que no haya ni un muerto más.

“No podés tener ninguna tolerancia con la corrupción. Y muchas veces la Justicia es lenta”.

-¿Maduro es distinto de Chávez?
-Sí, tuve oportunidad de entrevistar a distintos presidentes de América Latina. No lo conozco a Maduro, nunca lo vi, pero Chávez veías que era un tipo formado, con una gran capacidad y decisión y modelo de país.

-O sea usted rescata la figura de Chávez, no la de Maduro…
-Exactamente.

-Por último, ¿cómo hubiera votado en la cuestión De Vido?
– Yo hubiera acompañado por el voto de los que dicen que la Justicia tiene que resolver esto. Porque en el minuto siguiente, Carrió le dijo a (Axel) Kicillof ahora vamos por vos. La Constitución dice que es la Justicia la que le pide al Congreso que se expida. Si el juez hubiera pedido a la Cámara, la Cámara debería haber definido. Eso no sucedió. Veamos qué sucede en la Justicia. Es más, yo soy uno de los amigos de avanzar en una reforma profunda de la justicia. Hay derechos que hay que incorporar la Constitución, resolver el tema de la coparticipación, no en el contexto electoral, pero hay que plantearlo.

La entrevista completa:

LEA MÁS: