Florencio Randazzo llegó a Infobae con un andar cansino, la garganta colorada y la tranquilidad encima del que sabe que está conforme con la opción elegida. El ex ministro eligió. Decidió no acompañar a Cristina Kirchner en la boleta y jugar su propio partido, sabiendo de antemano que el triunfo es un resultado muy difícil de alcanzar. Randazzo piensa en la renovación del peronismo, en un nuevo esquema que se empiece a construir sobre los errores del gobierno de Mauricio Macri. Esa idea es incompatible con la figura de la ex mandataria y el rol central que ocupa.

Durante su visita a la redacción, donde se transmitió la entrevista en vivo a través del canal de Facebook de Infobae, el precandidato a senador nacional de Cumplir habló de los errores de los gobiernos kirchneristas, de las diferencias con la ex presidente, de la política económica del actual gobierno y de su futuro después de las elecciones legislativas. Repartió críticas y elogios. Se cruzó de piernas y mezcló el pasado con el presente en 38 minutos de entrevista.

-Usted es uno de los candidatos que tiene el peronismo en esta elección. ¿Qué le puede ofrecer al electorado que no le puedan ofrecer Cristina Kirchner o Sergio Massa?

– Primero la coherencia. Cuando dicen que son peronistas, yo no tengo el peronómetro, pero deberían participar dentro de las PASO del peronismo. Cuesta mucho entender a los que dicen que son peronistas y juegan en espacios que compiten con el peronismo. Ahí hay una cuota de contradicción que hace que muchas veces la gente pierda confianza en los dirigentes políticos. He podido sostener mis convicciones y valores, independientemente de las oportunidades de ocupar cargos. Yo no creo que la política sea una carrera por ocupar cargos, lo he podido demostrar cuando rechace ser candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires, porque no estaba de acuerdo como se había tomado la decisión. Habían clausurado las PASO y habían elegido a dedo a Daniel Scioli. Yo estaba convencido que era un gran error. Rechacé hace pocos días acompañar a Cristina como candidato a diputado o senador, porque tengo diferencias con respecto al pasado, que nos llevó a una derrota electoral en el 2013 y 2015. Creo que Macri más que fruto de Durán Barba, es fruto de nuestros errores. Y ahí hay una cuota de soberbia importante de no reconocer ninguno de los errores que hemos cometido y que, de alguna manera, cuando el pueblo argentino fue a votar, lo puso en evidencia. Por eso no nos acompañó.

– ¿Y de Massa que lo diferencia?

– Es poco creíble Massa. ¿Massa es el del 2008 que fue jefe de Gabinete de Cristina?, ¿El del 2009 que fue candidato testimonial? Yo recuerdo cuando (Néstor) Kirchner nos pidió a los dos ser candidatos testimoniales. Yo no acepté y le dije que me parecía una estafa electoral. Massa aceptó y fue con Scioli. ¿Massa es el del 2013 que integró una lista con Macri o el del 2016 que fue con Macri a Davos? ¿O es el del 2017 que quiere transformarse en un opositor justo a Margarita Stolbizer, que hace poco tiempo atrás decía que Massa era un oportunista y un tribunero? Hay diferencias que me parecen que son de fondo e importantes, que no descalifican ni a Massa ni a Cristina. Pero yo soy diferente. Tengo coherencia, participo de un espacio y he podido mostrar que con la gestión pueden transformarse varias cosas en Argentina.

-¿Por qué cree que Cristina no le dio la PASO? ¿Cuál es el verdadero motivo? Porque si uno ve los números hoy se supone que la ex presidente tiene, está mejor en los números que usted y en una elección interna posiblemente hubiese ganado

– Es muy difícil. Yo le pregunté a Cristina porque no habíamos ido a una PASO ya que fortalecía el espacio, siendo coherente con lo que yo había señalado en otras oportunidades, como la del 2015. A mí me parecía que el espacio permitía una gran movilización para elegir un candidato, aun sabiendo que yo iba en desventaja en esa PASO. La respuesta fue poco convincente. "La gente está preocupada por las tarifas y la situación económica", me dijo. No es menos cierto. Pero también es cierto que vamos a ir a votar el 13 de agosto y que podríamos ofrecer un menú de alternativas dentro de nuestro propio espacio. Y sin embargo, decidimos que el candidato se elija con el dedo. Antes de que existieran las PASO, a los candidatos lo definían las estructuras partidarias a través de los afiliados o, en muchos casos, por el dedo de algunos dirigentes. Salimos de eso planteando que en realidad los dirigentes tenían que ser elegidos por el conjunto de la sociedad. Porque si votaba el conjunto de los argentinos, el margen de error era mucho menor. Ese era el sentido de la PASO. Ahora cuando se empiezan a usar a atajos para esquivar el sentido, ahí es cuando se desnaturaliza. Ahí es cuando conforman Unidad Ciudadana para poner a Kolina, que es el partido de la cuñada (de Cristina Kirchner), al Frente Grande y al Partido de la Victoria, y dejar afuera al peronismo para no competir con Randazzo en una PASO.

-¿Y que debe hacerse con las elecciones primarias en el futuro? Porque parece que en la provincia de Buenos Aires usted no va a tener competencia. En el resto de los partidos tampoco la hay

-Que no la haya en las categorías nacionales, no implica que la ley no sea utilizada en el resto de las categorías. De hecho, hay competencia. ¿Si no tenemos las PASO, como se elegirían los candidatos? La PASO permite una selección previa. Yo sé que suena políticamente convincente decir hoy que las PASO no sirven. No gastemos 2800 millones de pesos, la gente está acobardada. Eso es lo que va a decir un oportunista, al que no lo mueven las convicciones sino la conveniencia. A mí no me van a escuchar decir eso. Yo creo que es un buen mecanismo que hay que utilizarlo y profundizarlo para que la sociedad elija quienes son los candidatos. Elegir a un candidato y participar en una elección implica elegir quien va a gobernar, quien va a administrar el Estado. No es una cuestión menor.

Randazzo criticó con dureza al gobierno de Mauricio Macri y su política económica
Randazzo criticó con dureza al gobierno de Mauricio Macri y su política económica

-Fernando Espinoza, el presidente del PJ Bonaerense, estuvo hace poco en Infobae dando una entrevista. Allí deslizó que Unidad Ciudadana, el espacio que lidera Cristina Kirchner, está pensando en el hoy y que los competidores están pensando en el 2019, en la elección presidencial. ¿Qué piensa de eso?

Nosotros somos una alternativa para ponerle un límite al actual gobierno. Sin volver a la soberbia del pasado y sin el oportunismo de Massa. Tenemos una trayectoria importante en lo que ha sido nuestro paso por la gestión. Todo lo que hemos tocado, lo hemos transformado. Asumimos desafíos muy difíciles, como asumir seis meses después de la tragedia de Once y sin embargo en 3 años produjimos un cambio en materia ferroviaria que la Argentina no asistía en los últimos 50 años. Creemos que estamos preparados para los desafíos que tiene el país de cara al futuro. No me resigno a vivir con estos márgenes de inseguridad, a que la Argentina no tenga una política de trabajo y generación de empleo. No me resigno a que los jóvenes no encuentren futuro, ni a que el gobierno deje entrar importaciones libremente y destruya el trabajo local. Yo creo en un rol importante del Estado. Tiene que ser un estado inteligente y que dé respuestas. Nosotros lo pudimos hacer. Por eso creemos que es una carta de presentación fuerte.

-Hace algunos días, en un programa de televisión, el economista José Luis Espert le dijo a Juan Manuel Abal Medina que había sido jefe de Gabinete del gobierno más corrupto de la historia. La respuesta de Abal Medina fue: "No coincido, no fue un gobierno corrupto, sino un gobierno con corruptos. ¿Coincide con esa apreciación?

-Me pareció una falta de respeto. Yo soy crítico. Coincido. No hay gobiernos corruptos. Hay funcionarios corruptos en un gobierno o en otro. Cuando se generaliza no es bueno porque se abarca demasiado. Hay muchos casos, como el mío, el de Juan Manuel y el de otros tantos anónimos, que hemos tenido un enorme compromiso. Que hemos honrado la política y el gobierno de Cristina. Que con mucho esfuerzo y transparencia hemos transformado cosas. Generamos mecanismos para que el Estado, sea quien sea quien lo administre, sea transparente en forma permanente. Yo lo hice en cada una de las acciones que llevé adelante. Cuando hicimos el documento dimos de baja un contrato con Siemens de millones de dólares y lo hizo el Estado. Creamos una fábrica y un documento nuevo y moderno. Cuando hicimos el pasaporte, terminamos con parte de la joda de la Policía Federal. Lo hicimos sin ningún peso, con la misma inversión que teníamos del registro. No nos imaginamos hoy ir a ver a un policía para sacar un pasaporte. Hoy lo podemos sacar en 15 días, 48 horas o 30 minutos. Cuando pusimos la SUBE y el GPS, terminamos con esos dos datos tan sensibles para el subsidio al transporte, como son la cantidad de transportados y el consumo de combustible. Dejó de ser un dato aportado de los empresarios a través de declaraciones juradas, y se convirtió en un dato concreto y preciso a través de dos herramientas informáticas. Cuando fuimos a los trenes, nos dimos cuenta de que era más cara una reparación de un tren de los años 60 que comprar uno nuevo. De eso se trata de hacer un Estado transparente. No de una bandera oportunista para sacar algún tipo de ventaja muy cortita que no la sirve a la gente.

-Ese cambio con la SUBE lo termino complicando a Julio De Vido en una causa judicial en la que se investiga los subsidios que recibían los colectivos. ¿Cree que De Vido es el funcionario más corrupto de la historia, como dijo Elisa Carrió en la sesión del miércoles en la Cámara de Diputados?

-No. Primero yo soy respetuoso de la independencia de los poderes. No me parece que en un país serio el poder legislativo tenga que impartir justicia. La Justicia tiene que estar online y actuar con rapidez. O absuelve o condena, pero rápido. Atrás de cada persona hay una familia y hay hijos. Y yo soy respetuoso en eso. ¿Qué hubiese hecho yo si soy Julio De Vido? Primero tengo que decir que estoy en desacuerdo con los fueros. El sentido del fuero tiene que ver con la libertad de opinión de un legislador, no con la idea de que frente a la justicia voy a tener un régimen diferente al que tiene un nombre común cuando se lo juzga. Yo hubiese pedido licencia sin goce de sueldo para someterme a la Justicia. Para que el hombre común sienta que voy a ser juzgado igual que él. Yo pienso así antes de que se dé este episodio. No como algunos que en realidad terminan haciendo una conferencia para renunciar a los fueros cuando hace años que son legisladores. Este es el oportunismo del que hablo. Es una especulación dañina.

-Según lo que dice, si usted hubiese estado ahí, hubiese rechazado la expulsión de De Vido

-No lo tengo en claro a eso. Porque me parece que hay que ser muy cuidadoso para no presentar un antecedente complejo, donde el parlamento nacional, si tiene mayoría, puede destituir a alguien que está del otro lado. Cuando en realidad eso no es responsabilidad del Congreso. Me parece que hay que ser cuidadosos. Si tengo en claro que no estoy de acuerdo con los fueros y hubiese pedido la licencia.

El precandidato del frente Cumplir durante la entrevista en la redacción de Infobae
El precandidato del frente Cumplir durante la entrevista en la redacción de Infobae

-¿Qué le pasa a usted, que trabajó durante los últimos años en el gobierno de Cristina Kirchner, cuando ve las situaciones que atravesaron José López o Jaime?

-Con lo de López tuve la misma indignación que puede tener cualquiera de ustedes. Tal vez más. Porque yo le dedique 14 horas por día, durante ocho años.

-¿Lo sorprendió lo que hizo López?

-Si, totalmente. Si a uno se lo cuentan, no lo cree. Creo que es un sinvergüenza que le ha hecho un gran daño al gobierno y a la política. Por otra parte, Jaime está condenado. Es interesante porque en muchas oportunidades, cuando a mí me tocó asumir en Transporte, me preguntaban por lo que hizo Jaime. Yo respondía que mi responsabilidad no es ver lo que hizo Jaime porque para eso está la Justicia. Mi responsabilidad es hacer algo para que la gente viaje mejor todos los días. Y lo logramos. La gente viaja mejor. Pero faltan cosas. ¿Cómo terminó la historia? La gente terminó viajando mejor, los trenes se renovaron, se inició un proceso que ojalá no se detenga. Y Jaime está preso. En el procesamiento de Jaime se hace alusión a la información presentada por el ministerio. Porque en realidad nosotros respondimos a la solicitud de la Justicia. No se trata de sacar ventaja política, se trata de cumplir con lo que uno tiene que cumplir cuando es funcionario público.

-Florencio esta semana se lo consultó al ministro Rogelio Frigerio, que lo sucedió a usted en el Ministerio del Interior, si la alta aceptación de Cristina en la actualidad era consecuencia de las deficiencias y la mala gestión de este gobierno. Respondió: "No, es culpa del peronismo que no supo encontró un líder". ¿Cuál es su visión?

-En realidad, nosotros hicimos un muy buen gobierno en muchas cosas. Yo siento orgullo por muchas de las cosas que hicimos. Las diferencias políticas que tenga no impiden que yo sienta que fui parte de un gobierno que amplió derechos y generó empleo, entre otras tantas cosas. Muchísimas cosas fueron buenas. Pero cometidos otros errores. No hay duda.

-¿Pero cómo se hace para separar lo bueno de los bolsos de López y las denuncias de De Vido?

-Se separa. La gente es lo suficientemente inteligente. Fíjese que los casos que están siendo investigados están focalizados sobre un ministerio. Y, finalmente, tiene que actuar la justicia. Creo que hay un reconocimiento a ese tipo de cosas sobre Cristina. Me parece que el gobierno es un gobierno insensible, que no cree en el Estado como articulador para resolver desigualdades. Es un gobierno que ha tomado medidas de política económica para bajar la inflación que son increíbles. Enfriar la economía, ¿Cómo? Bajándole el poder adquisitivo al salario. La inflación le ganó a la paritaria. Eso genera menos consumo, menos consumo genera menos producción. Si hay menos producción hay menos trabajo. Es un círculo vicioso.

-¿Es torpeza o es ideología?

Tiene que ver con la ideología y con que no estaban preparados para gobernar. La política monetaria para bajar la inflación. Un componente con un fundamentalismo absurdo. Emitieron letras del Banco Central para absorber pesos, porque si hay menos peso, según la lógica de la economía ortodoxa, va a bajar la inflación. No lo lograron. Tuvieron el 41% y ahora van a superar el 20% de inflación. ¿Cuánto paga de interés el Banco Central por letras que tiene ubicadas en los bancos? El 28% promedio por año de interés. 220 mil millones de pesos. Es decir, van a pagar 13 mil millones de dólares de intereses a los bancos para achicar el circulante. Es una verdadera locura. Es 13 veces la inversión que nosotros hicimos en materia ferroviaria en los últimos tres años. Apertura de las importaciones y un endeudamiento bobo. La relación con el mundo no se reconstruye con una política asimétrica en la cual me endeudo a nivel de tasas desorbitantes y a 100 años. La deuda a 100 años tiene una tasa del 8%. Pagamos 200 mil millones de dólares por año por 100 años. Lo van a pagar mis hijos, mis nietos y mis bisnietos. ¿Para qué? Para obtener 2700 millones de dólares. Es la fuga de dólares que está teniendo por mes la Argentina. Si la explicación que el Gobierno encuentra sobre el apoyo a Cristina es la que dijo Frigerio, creo que están más perdidos de lo que yo creía.

Hay un reconocimiento de las políticas públicas que hicimos nosotros que fueron muy buenas. Pero también hemos cometido errores. Uno de esos errores es no reconocer los errores y no entender que perdimos. No solo perdimos por las promesas hechas por Macri, que no cumplió ninguna, sino también porque la gente percibía que había un gobierno que era refractario a reconocer que teníamos niveles de inseguridad e inflación. Que teníamos dificultades en la matriz productiva que no pudimos cambiar. Hicimos crecer la demanda interna pero no fue acompañado por un cambio de la matriz productiva. Entonces, tuvimos que hacer más importaciones. Y la Argentina no tiene una máquina de hacer dólares. Tiene dólares por exportaciones o inversiones. Y tuvimos pocos dólares para pagar las importaciones y empezó el cepo. Algunas medidas fueron desacertadas.

-Describió todo lo que estuvo mal de la economía. Hablemos del futuro. ¿Qué cree que debe hacerse de ahora en adelante para bajar la inflación? ¿Y para normalizar la cuestión impositiva y la economía en general?

-Lo que hay que tener en claro es que no hay que hacer lo que hace este gobierno. Las medidas de política economía, para quienes tenemos un marco ideológico vinculado al peronismo, tienen que ver con el trabajo y tienen que tener la gente adentro. Sino no hay medida económica que sirva. La economía es una ciencia social. Si tiene a la gente afuera, no sirve. A mí me parece que la política de demanda agregada fue un éxito de nuestro gobierno. Qué funcionó mejor del 2003 al 2010, producto de que tuvimos una devaluación grande y teníamos una capacidad ociosa enorme. Cuando esa capacidad llego al 100%, en vez de haber un proceso de inversiones, empezaron a aumentar los precios.

La Argentina tiene que ser una economía con mercado, no de mercado. Porque en realidad acá hay poco mercado porque hay pocos oferentes. Y eso que los sectores monopólicos fijen precios desorbitantes. Un ejemplo son las cadenas de comercialización. Yo quiero discutir la irrupción de la cadena de comercialización en la década del 90'. Visto en perspectiva fueron buenas. Yo creo que no. La concentración en tres hipermercados, Jumbo, Carrefour y Coto no es buena. Porque pierde el productor y pierde el consumidor. Entre ambos hay cinco o seis veces aumento del producto. Estas son las cosas que queremos discutir. Las políticas que no generan empleo no sirven. Porque la pérdida de empleo significa la destrucción de una familia y la pérdida de dignidad de un tipo. Implica el caldo de cultivo para reclutar a pibes que quedan marginados. Y a esto hay que agregarle un ingreso irrestricto de importaciones. Explíquenme para que entran importaciones al sector textil, al del calzado y cuero. Que explican el 80% de la mano de obra en Argentina. Esa es una decisión política. Es decir, 'señores no entra nadie'. Y me siento a acordar precios. Los que importan, no es que importan y venden a precios más económicos. Eso es falso.

Randazzo junto a dos de los candidatos de Cumplir:  Florencia Casamiquela y Eduardo “Bali” Bucca
Randazzo junto a dos de los candidatos de Cumplir:  Florencia Casamiquela y Eduardo “Bali” Bucca

-¿Si gana Cristina en octubre, se convierte en la jefa del peronismo nuevamente?

-Yo no lo veo así. Ella decidió jugar en un espacio sin el peronismo. Bastante poco entendible. El peronismo era la columna vertebral del Frente para la Victoria que la había acompañado en los últimos doce años. Nosotros tenemos un gran desafío, que es fortalecer al peronismo y a los partidos políticos. No hay posibilidad de conformar un sistema democrático con estabilidad, si no tenemos partidos políticos fuertes. Y eso requiere de un esfuerzo de todos los dirigentes y de grandeza para no estar especulando. Requiere definir nuestro marco ideológico y los principios fundamentales. ¿Cuál sería la limitante para entrar a este espacio que hoy es el peronismo? No robar, no mentir y cumplir. Y no votar nada que vaya en contra de los sectores que nosotros decimos representar. Que siguen estando más vigente que nuca. Son los sectores sociales más postergados y la clase media.

-Usted habló en muchas oportunidades que el peronismo tiene que tener una renovación. ¿Cree que esa renovación es posible con Cristina Kirchner ocupando un lugar central en el espacio político?

-Cristina es la jefa de un frente que es Unidad Ciudadana. Hoy en el peronismo estamos nosotros. Y como yo, hay muchos dirigentes jóvenes.

-Pero a Cristina la acompaña gran parte del peronismo…

-Nosotros vamos a dar esa batalla (la de la renovación del PJ). Creemos que es necesario que el peronismo se renueve. De hecho, a mí me acompaña (Eduardo) "Bali" Bucca, que es un intendente joven del peronismo y Florencia Casamiquela que es una militante joven, y candidata a senadora de nuestro espacio. Nuestras listas estas compuestas por hombres y mujeres que venimos del peronismo y visualizamos un peronismo diferente de cara al futuro.

-¿Qué pasa si no le va bien en las elecciones?

-Eso es una especulación. Yo no hago política ni mirando encuestas, ni haciendo cálculos en relación con mi interés particular. Creo mucho en los valores y convicciones, y eso determina conductas. Yo sentí que era una oportunidad que teníamos que darle a la sociedad que no quería poner un voto a este gobierno que va a profundizar las medidas de ajuste. Una oportunidad sin tener que votar al pasado y sin tener que votar el oportunismo que yo marco sobre la figura de Massa. Creo que somos una alternativa. Tenemos coherencia, valores y podemos transformar los desafíos que afronta la Argentina en materia de seguridad, inflación y empleo. Nos vamos a transformar en una alternativa electoral, de cara al futuro, en el 2019.

-¿En el 2019 va a ser candidato a presidente?

-No sé. Creo que nosotros tenemos la responsabilidad de generar un espacio que tenga un candidato, para que la sociedad no tenga que optar entre lo menos malo. Sino en aquello que en realidad pueda expresar la expectativa para resolver los problemas que tiene nuestro país y que son muchos.

-¿Pero para ser alternativa, el peronismo debería ir unido?

-Sí, o definir en una PASO, aquello que dicen ser peronistas, quien es el mejor candidato. Y eso lo define la gente. A veces siento que no se entiende. Aquellos que utilizan el peronismo por conveniencia electoral, están jugando fuera del peronismo. Cuando el peronismo puede tener instancia de resolución de sus candidatos en forma transparente. Porque la elección no es interna, es una elección que se lleva adelante por la Justicia electoral nacional. Si Cristina dice que es peronista, que yo no lo dudo, y Massa dice que es peronista, tenían la instancia de las PASO para decir cuál era el mejor candidato. Y ese candidato hubiese sido mucho más fuerte para competir con el candidato de Cambiemos. Pero bueno, eso no fue. Hay que mirar para adelante. Nosotros estamos en condiciones de conducir el peronismo y de crear un frente que trascienda la frontera del peronismo, tomando lo mejor de lo que hicimos y corrigiendo aquellas cosas que hicimos mal.

El ex ministro junto al equipo que armó en la provincia de Buenos Aires (Adrián Escandar)
El ex ministro junto al equipo que armó en la provincia de Buenos Aires (Adrián Escandar)

-De Cristina no lo dudó, ¿Massa es peronista?

-Me cuesta saber cuál es Massa en esta historia. Yo soy muy respetuoso y admito que pueda estar en otro frente con Margarita Stolbizer.

-¿Coincide con el mote "Ventajita" que le puso Mauricio Macri a Massa?

-No sé si "Ventajita". A mí me cuesta creerle. Me parece a mí que de cualquier manera en el peronismo están abiertas las puertas para que todos aquellos que quieran participar, para que el conjunto de la sociedad elija quienes van a ser los candidatos que van a conducir el peronismo en la conducción de un frente amplio.

Mucho tiempo antes de lanzar su candidatura hubo trascendidos de que lo estaban investigando y buscando para sacarle un carpetazo. ¿Le llegaron esos rumores? ¿Cree que lo investigaron?

Pueden buscar lo que quieran. En el año 2015 decidí no ser candidato a gobernador e irme a mi casa dos años. En esta oportunidad, decidí no ser diputado nacional con Cristina y confirmar una lista que exprese lo que nosotros creemos, sabiendo que estoy frente a una lección difícil. Yo no busco fueros.

 

PING PONG

¿Cuál es su posición con respecto a la discusión sobre el aborto?

Primero hay que preguntarles a las mujeres que posición tienen. Es un tema muy difícil de opinar, de tener claridad en relación con lo que habría que hacer, entendiendo que el Estado tiene una responsabilidad enorme sobre políticas que eviten el embarazo no deseado. Tiene que ver con lo educativo, con medidas que tiene que promocionar el Estado. El código penal establece en el artículo 86 las excepciones en las que se puede hacer un aborto. De hecho, la Corte Suprema de Justicia sentó posición después de muchos años. Tuvo un pronunciamiento muy claro para que los hospitales públicos faciliten, en los casos que están permitidos, el aborto. Es un tema que no hay que esquivar y hay que discutirlo, sabiendo que en Argentina hoy existen abortos ilegales. El aborto ilegal les ha costado la vida a muchas mujeres, sobre todo a las más humildes. Es una discusión que hay que poner sobre la mesa.

¿Qué piensa sobre la legalización de la marihuana?

Es un tema que me genera un gran dilema. Tengo hijos chicos. Tienen 16 y 11 años. Tengo dudas. Está claro que un adicto es un enfermo al que hay ayudar. No hay que perseguirlo, no es un delincuente. Pero si nosotros liberamos el consumo, pareciera que va a fortalecer la acción sobre los mercaderes, los narcotraficantes. ¿Estamos en condiciones de tomar esa decisión? ¿El Estado va a poder proteger a aquellos que van a tener libertad de consumir? El Estado tiene hoy pocas posibilidades de actuar para protegerlos de una cosa que termina siendo dañina. De hecho, hay drogas que son socialmente aceptadas, como el alcohol y el cigarrillo, que hacen un daño tremendo. Sobre todo la cerveza. En un momento las cerveceras me ganaron la pulseada del alcohol cero. El que maneja no tiene que tomar alcohol. Y me ganaron las cerveceras, las licoreras y las vitivinícolas. Me dijeron, "usted ministro nos está perjudicando el nivel de ventas". ¿Entienden cuál es la visión que tiene las corporaciones frente a una cosa tan importante como es proteger la vida? Hay que buscar cual es la decisión en ese sentido.

¿Tiene formada una opinión sobre la baja de edad en la imputabilidad?

El delito de los pibes chicos, de 14 años, es muy bajo en Argentina. Yo no creo que esto se solucione modificando la edad de imputabilidad. Tiene que haber un Estado que actúe previniendo. Hace poco tiempo en San Martín un policía, acusado de gatillo fácil, mató a un pibe de trece años. Ese chico seguramente ha tenido una vida desdichada, un padre sin trabajo, ausencia de la madre. La idea de que ese pibe vaya a la cárcel es, por lo pronto, muy dura. También es jodido cuando un pibe, con un arma en la mano, mata a un padre de familia. Son tres temas que requieren de grandeza de todos los dirigentes para no sacar ventaja y buscar la mejor solución. Es muy violento que un pibe de 14 años, en una sociedad que le generó un marco adverso, que no pudo controlar que vaya a la escuela, que no supo generarle condiciones para que el padre lo críe, lo metan preso. Yo no quiero una sociedad así.

 

La entrevista completa