Santa Cruz: medio año sin clases y soluciones a cuenta gotas

jpiscetta@infobae.com
infobae-image

Santa Cruz no tiene tregua. El gobierno de Alicia Kirchner descarga la crisis presupuestaria sobre los docentes y estatales con propuestas exiguas de aumento, que no logran acercarse a las expectativas de inflación. En paralelo a un ciclo lectivo que jamás comenzó y que afecta a la educación de cerca de 70.000 alumnos, los sindicatos de la administración pública volvieron a protagonizar esta semana jornadas de protestas y paros en reclamo de soluciones.

Desde marzo, las ofertas salariales a los maestros avanzaron tan solo un punto, del 3 al 4 por ciento. El último encuentro fue este viernes a la tarde, cuando las autoridades educativas locales se reunieron con los gremios de la Asociación de Docentes de Santa Cruz (Adosac) y de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET). En la audiencia, el Consejo Provincial de Educación "mejoró" el 4 por ciento anterior, que se hubiese abonado inicialmente en negro, a un incremento remunerativo y bonificable.

La primera reacción de los dirigentes sindicales fue negativa. Más allá del "miserable" porcentaje, muy lejano a una recomposición y pauta salarial en torno al 20% que se firmó en la mayoría de las paritarias, los gremios lamentaron "la falta de seriedad" con la que se está manejando el gobierno provincial. "Esto lo podemos afirmar porque antes de iniciar la paritaria toda la provincia sabía el tipo y característica del ofrecimiento que se acaba de realizar", indicaron las entidades gremiales, en referencia a que hubo una filtración sobre lo que sucedería en la reunión. 

Además, los maestros cuestionaron la"falta de aspectos centrales" en el incremento ofrecido, como la aplicación de su retroactividad, entre otros ítems. Aun así, el ofrecimiento poco tiene que ver con el pedido de Adosac de otorgar un aumento mínimo de $20.500 reclamado para el docente ingresante.

Este fin de semana, los maestros tenían previsto analizar la propuesta con asambleas en las escuelas hasta la próxima reunión paritaria programada para el martes 1 de agosto. No hay expectativas para ese encuentro. "No quedó claro el motivo del pedido del cuarto intermedio, ya que resulta contradictorio y provocador que se desacredite este espacio tanto para los trabajadores cómo para toda la sociedad. Desde hace mucho tiempo siguen haciendo cuentas de cómo se aplicará la mísera oferta salarial", señalaron los sindicatos en la audiencia.

La situación salarial de los maestros camina a cuenta gotas. Desde que el gobierno nacional intervino en el conflicto a través del Ministerio de Educación de la Nación, los sueldos de los docentes y de los trabajadores comenzaron a regularizarse, tras meses de pagos desdoblados. Este fin de semana, de hecho, se liquidó una parte de los aguinaldos a una franja de empleados del sector público. Sin embargo, se está lejos de una total normalización y menos aún, de poner fin al congelamiento salarial.

El gobierno nacional garantizó el destino de ayudas financieras para asistir a las cuentas públicas en rojo de Santa Cruz, en el marco del acercamiento entre la gestión de Alicia Kirchner y de Mauricio Macri. La asistencia comprometida consiste en un préstamo de $1.200 millones, como parte de un acuerdo macro de saneamiento fiscal alcanzado en junio pasado.

Para destrabar el conflicto docente, hay fondos que se transferirán de manera específica al área educativa, pero los giros están atados a la evolución del acuerdo paritario definitivo y las formas en las que este se implementará. El núcleo de la cuestión es cómo armonizar el incremento docente con los gastos presupuestarios en general. Entre los puntos sensibles figura el impacto que tendría el acuerdo en el resto de los sectores y paritarias estatales, señalaron desde el Poder Ejecutivo.

infobae-image

Las conversaciones entre Nación y Santa Cruz para encontrarle una vuelta a la crisis económica y al conflicto educativo en particular se vinieron desarrollando durante todo el año. El jueves pasado, la titular del Consejo Provincial, María Cecilia Velázquez, mantuvo una reunión técnica con funcionarios del Ministro de Educación de la Nación a cargo de Alejandro Finocchiaro. La idea era formalizar la propuesta que se oficializó a los docentes este viernes, para luego ofrecer un nuevo incremento más adelante.

Mientras las partes no se ponen de acuerdo, la mayoría de los alumnos santacruceños aún no comenzaron el ciclo lectivo. Solo las pocas escuelas que habían comenzado las clases y que no adhirieron (o levantaron) las medidas de fuerza de Adosac y AMET continuaron con las aulas abiertas, luego de que la provincia decidiera suspender el receso invernal.

La preocupación de las familias patagónicas llegó hasta la cartera del ministro Finocchiaro. El subsecretario de Políticas Educativas de la Nación, Manuel Vidal, recibió en una reunión a la representante de Papás Unidos, Nahir Castillo. La mujer, madre de 3 chicos que no tuvieron un día de clase, pidió una mayor intervención al Gobierno nacional, pero se llevó una respuesta protocolar sin mayores precisiones.

LEA MÁS

Represas de Santa Cruz: la historia del funcionario que aprobó su propio estudio de impacto ambiental

El funcionario que manejará la política de inversiones privadas del Gobierno

El malestar de los padres es creciente con las autoridades educativas provinciales. Papás Unidos presentó el miércoles pasado una nota en el que pidieron la renuncia de María Cecilia Velázquez y reclamaron una audiencia con al gobernadora Kirchner, para tratar cómo se resolvería la pérdida de la mitad del ciclo lectivo, que afecta a gran parte de los establecimientos de Santa Cruz. Algunos, como Castillo, prefieren que los chicos repitan la cursada ante el escaso y discontinuo año escolar.

El cuadro de conflictividad es estructural en toda la provincia. Esta semana, ATE-Santa Cruz hizo un paro total por 72 horas. La Asociación de Profesionales Médicos de Santa Cruz (Aprosa) realizó una huelga de 48 horas. Los viales llevaron adelante medidas de fuerza con piquetes incluidos. Los trabajadores judiciales, en tanto, vienen realizando un paro general similar al de docentes, que se prolonga por más de 100 días. Los jubilados siguen con su carpa frente a la Casa de Gobierno. A todos los sectores los unifica el reclamo de aumento salarial y pago de aguinaldo.

MAS NOTICIAS