– ¿Sienten la presión de tener enfrente a un contrincante tan relevante como una ex Presidenta?
Sinceramente, no. La presión es cumplirle a la gente. Y de poder vencer los desafíos que tenemos y que planteamos desde el primer día: la pobreza, la inflación, generación empleo, poder crecer… Y cómo hacer para que la gente vea lo que estamos haciendo si todavía no le llegó o le llegó al vecino.

– ¿No es mejor campaña la gestión que el timbreo? Da la sensación que los candidatos van a explicar con palabras lo que no se está viendo en los hechos.
Nosotros gestionamos y eso es lo que hacemos todos los días. El timbreo es algo de los candidatos para hablar con la gente y escuchar si lo que hacemos les está llegando y les sirve. Nosotros gestionamos hablando con la gente. Si vos te quedás encerrado en tu microclima, a veces perdés la temperatura de lo que pasa en la calle. Hablar con la gente es importante para que tu gestión sea más efectiva.

Pero si sumamos los votos que probablemente van a tener Cristina Kirchner, Sergio Massa, Florencio Randazzo y otros espacios políticos, hay mucha gente que no está acompañando al Gobierno en esta elección. ¿Cómo lo explican? ¿Qué autocrítica hacen?
Nos tocó tomar decisiones muy difíciles. Y hoy en la calle la gente te dice: "Mirá, el tema de las tarifas a mí me pegó fuerte". Cuando vos vas a un comercio, también te lo dicen. Pero saben que esa decisión se tomó porque hubo años que no se invirtió en energía. Además, sufrían los cortes de luz. Y sabe, además, que lo que no tiene es porque se lo robaron. Esa gente tiene conciencia de todo lo que no se hizo y de la corrupción. Esa gente tiene conciencia de que hay un cambio y de que el esfuerzo que estamos haciendo tiene que ver con un largo plazo y no con una inmediatez. En la calle percibo algo diferente: la gente nos va a acompañar aunque en algunas cosas está descontenta.

– ¿Qué pasa si pierden?
Vamos a seguir trabajando porque esta es una elección de medio término. Se eligen legisladores
. Creemos que es una elección muy importante porque es histórico el momento que estamos pasando. No es cualquier parte de la historia argentina. Es haber dejado atrás un pasado que tuvo que ver con un modelo distinto de país. Estas peleas que está dando María Eugenia contra las mafias, contra el narcotráfico, yo nunca las viví. Cuando estás dando estas batallas, que ponés en riesgo a tu equipo y a tu familia, necesitás que la gente te diga que venimos por buen camino. Es un espaldarazo.

– ¿Y  si ganan? ¿Se viene el ajuste?
No, el ajuste no se viene. De ninguna manera. Mauricio ha planteado cosas muy importantes, como la discusión que tenemos que dar sobre los impuestos. El conoce que la presión impositiva es muy alta y eso es un freno a la producción y un peso para la ciudadanía. Nosotros necesitamos generar más producción, más inversiones.. Necesitamos que en esta mesa, donde está sentado el Estado, los empresarios y los trabajadores todos estemos juntos. Necesitamos un empresariado más comprometido que se ponga la camiseta y confíe en este país. Para eso el Estado también va a tener que poner las barbas en remojo y dar una discusión sobre el tema impositivo, dar una discusión sobre el tema de los juicios laborales que no tiene que ver con quitarle derechos a los trabajadores, sino terminar con el curro de los abogados. El sindicalismo también se tiene que replantear cuál es el rol del sindicalismo en la Argentina. El desafío es enorme.

– En el supuesto que ustedes ganen la elección y Unidad Ciudadana termine segundo, ¿impulsaría la expulsión de Cristina Kirchner del Senado?
Yo estoy de acuerdo con que se termine la impunidad. Yo estoy de acuerdo con que haya una clase política comprometida, que no vote por sus intereses personales. Estoy de acuerdo con mostrarle a la gente que parte del cambio es que haya Justicia, que aquel que robó devuelva lo que robó, que aquel que robó vaya preso…

– Entonces sí, ¿está de acuerdo con expulsar a la ex Presidente de la Cámara?
Sí, estoy de acuerdo.

– Ustedes hablan mucho de Cristina Kirchner, pero no mencionan nunca a Scioli, que es candidato a diputado y es en definitiva quien le dejó la "herencia" a Vidal. ¿Por qué no hablan de Scioli?
Porque no hablamos de los candidatos. Hablamos cuando ustedes nos preguntan. Uno le habla a la gente. Vos hablás de los problemas de la gente, de las cosas que estás haciendo… Pero sí, lo que encontramos es una provincia quebrada… Quebrada por desidia, quebrada por ineptitud, quebrada porque se robaron gran parte de lo que había que transformar en obras.

– ¿No es cierto que Durán Barba les prohíbe hablar de candidatos o de ciertas cosas? Trascendió que no los deja hablar mucho de economía
No, nosotros formamos un equipo enorme y cada uno tiene su perfil. La verdad es que hoy tenemos una responsabilidad mayor. Somos gobierno y tenemos que rendir cuentas de lo que estamos haciendo. Y explicar qué es lo que pasa porque no llegan algunas cosas que nosotros creemos que van a ir llegando.

– ¿No se le fue un poco la mano a Durán Barba con sus dichos sobre los votantes de Cristina Kirchner?
Hablé con Jaime y la interpretación que se ha hecho de este tema… Estoy segura y me lo dijo él y todo Cambiemos: nadie cree, nadie piensa que el votante de Cristina es un delincuente. Hemos sido siempre muy respetuosos de todos los espacios políticos.

– Lo que pasa es que Durán Barba ya tiene historia de haber metido la pata en varias campañas.
Somos parte de un equipo que ha sido siempre muy respetuoso. Jaime es un intelectual que a veces es muy provocador con las cosas que dice. Además, es consultor y no siempre escribe como parte de Cambiemos. Yo lo respeto muchísimo. Sé lo que piensa y esto que se dijo no es lo que él piensa y lo que pensamos en Cambiemos.

– ¿Es cierto que él la quería a usted como primera candidata porque piensa que es un clon de Vidal?
Somos parte de un equipo y en las decisiones que tomamos cada uno tiene su opinión. Él cree mucho en las mujeres. Dice que es el siglo de las mujeres. Admira a las mujeres.

– ¿Y usted con qué referente femenina se identifica?
Claramente con María Eugenia. Hace 15 años que trabajamos juntas. Admiro su firmeza, su valentía… su enorme sensibilidad. Ella maneja muy bien sus emociones respecto de la frustración qu a veces te causa que cueste tanto sacar a la gente de la pobreza, le duele y yo veo cómo le pone garra. Esa vocación, que la combina con la firmeza y valentía que ningún hombre ha tenido en la provincia de Buenos Aires, te genera admiración.

– ¿No se refugia demasiado en esa imagen bondadosa para tapar los problemas de la gestión?
En la provincia de Buenos Aires se están haciendo muchas cosas y la gente lo está viendo. Una cosa tiene que ver con el ingreso y la pelea más grande, que es la de la inflación. Pero cuando vos caminás la provincia, ves que estamos haciendo cosas que hace años que no se hacían. Cuando vos ves la gran reforma que se está haciendo en la Policía, eso la gente lo ve. Cuando ves el Metrobus, es para la gente que menos tiene, que usa el transporte público. Estamos invirtiendo en la provincia mucho más que cualquier gobierno anterior.

– ¿Usted diría que hay hambre cero en la Argentina? Pobreza cero ya sabemos que no.
No me gusta ponerle títulos a las cosas.

– Lo pusieron ustedes lo de "pobreza cero", no nosotros.
Me refiero a esto de hambre cero. Una no puede decir cualquier cosa livianamente. Hoy estamos al lado del que más lo necesita, seguro. La población en la provincia de Buenos Aires está asistida por la AUH, por el plan Más Vida, que es un plan alimentario para mamás y chiquitos… Estamos asistiendo a los comedores, donde no se come sólo fideos como sucedía antes. Hoy se come carne, frutas y Yogurt. Comer bien en los primeros años de vida es muy importante. Estamos cerca de las familias que menos tienen. Tenemos fuerte presencia.

– En Brasil se aprobó una reforma laboral muy importante. ¿Se puede dar un proceso similar en la Argentina?
Desconozco los detalles de la ley brasileña, pero creo que hay muchos debates que hay que dar para que la Argentina crezca.

– ¿Macri va a convocar a un acuerdo con las demás fuerzas políticas como alguna vez lo planteó?
Nosotros desde el primer día hemos planteado a todas las fuerzas políticas trabajar en conjunto. En el Congreso y en la Legislatura bonaerense no tenemos mayorías. Todas las leyes las hemos logrado construyendo consensos. Estamos obligados a escuchar y a sumar la opinión del otro. Pero para bailar el tango se necesitan dos: estamos esperando una oposición constructiva que tenga ganas de trabajar en serio.

– ¿Recuerda cómo y cuándo conoció a Mauricio Macri?
Bueno, en realidad él era un dirigente conocido porque era presidente de Boca. Yo me sumé a este espacio en 2002. Lo googlié a Mauricio, no teníamos oficinas, nada, descubrí dónde estaba su oficina y toqué el timbre. Al primero que conocí fue a Eugenio Burzaco, porque empecé a trabajar en los equipos de seguridad. Y lo vi a Mauricio la primera vez con María Eugenia cuando estaban presentando su plan de desarrollo social en un local de Belgrano.

– ¿Qué impresión le dio?
Yo ya iba convencida de que ese hombre, que se estaba comprometiendo saliendo de su absoluta comodidad para meterse en este lío de la política, tenía ese compromiso. Era después del 2001, del que se vayan todos, que a muchos nos tocó fuerte lo que pasó y yo lo veía desde ese lugar. Como a él, me pasó a mí. Yo lo veía desde ese lugar: este tipo se va a comprometer, se va a comprometer en serio, sin tener nada que ver con este mundo. Desde el primer día creía en él y trabajé 15 años a su lado sabiendo que iba a ser el presidente que es hoy.

– Usted fue interventora del SOMU. ¿Fue más difícil eso o esta elección contra Cristina?
Sin dudas aquello. Lo sufrís en carne propia por tu equipo y por tu familia. Yo fui amenazada de muerte. Cada vez que entraba al sindicato, había un grupo de gente que te amenazaba y te amedrentaba.

– ¿Anduvo con custodia?
Tuve custodia el año pasado. El juez me puso custodia después de las amenazas. Ya no. Supongo que el nuevo interventor debe tener custodia porque la cosa sigue ruda, sigue pesada. Cuando uno se mete con estos tipos, se mete con mucha gente. Tocás intereses. Le cortás los negocios a mucha gente. Y eso molesta, como le pasó a María Eugenia. Sin duda lo del año pasado fue fuerte, fue difícil… Además se hizo mucha campaña sucia porque intentaban que yo renuncie. Fuimos hasta el hueso y lo que la gente tiene que saber es que no significó sólo sanear un sindicato. Significó que te metías con un sindicato que maneja el flete marítimo y producto de la extorsión, la complicidad con el Estado y la corrupción generaba mayores precios a las cosas. Eso es inflación.

La entrevista completa:

Lea Más: