Sergio Massa es consciente de lo que arriesga compitiendo contra el Gobierno y contra Cristina Kirchner por las tres bancas al Senado que se renuevan este año en la provincia de Buenos Aires -entre otras cosas, la posibilidad de quedarse fuera del Congreso de cara al 2019-, pero su intención de repetir lo hecho en 2013 cuando frenó la re-reelección de la expresidente lo incentivan a "ponerle un límite a una señora que hoy necesita de un cargo para protegerse de su situación judicial".

Además, desmerece los sondeos que imponen una polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo y se muestra optimista cuando le preguntan por sus chances: "Estoy estoy seguro que vamos a ganar la Provincia porque la gente, entre la corrupción y el ajuste, va a elegir el camino del medio".

En una entrevista con Infobae, el primer precandidato a senador de 1País en la provincia de Buenos Aires apuntó a la economía como el principal punto débil de Mauricio Macri, dio su visión en materia tributaria, inversión y precios, y habló de su paso por la gestión de CFK.

-¿Cuál es la importancia de esta elección legislativa?
Es la oportunidad de que los argentinos definamos qué país queremos. Hay tres Argentina en materia económica: la de Kicillof, que es la del Estado tonto; la de Sturzenegger, que es la de la especulación financiera y 26,5% de tasas de interés; y la de Roberto Lavagna, la de la industria nacional, el desarrollo productivo y la lucha contra la pobreza.

-¿Cuando usted propone una rebaja en el IVA cree que repercutiría directamente en el precio de los alimentos?
Sí, porque no se le quita al empresario, se le quita al consumidor a través de un sistema de macheo trabajado con un equipo que lo integra gente que actualmente está en la AFIP e hicieron todo el sistema para que el empresario no se lo quede en el precio, sino el consumidor lo retenga en su billetera.

-De lo poco que se conoce de la reforma tributaria del Gobierno, pareciera que está trabajando más con Ingresos Brutos que con el IVA.
En realidad no están haciendo nada. Son títulos por ahora. Porque en dos años que prometieron que iba a haber reforma tributaria, por ahora no se conoció ni una medida. El presidente dice 'los argentinos tenemos unos impuestos bárbaros' y no mandó ni una sola medida de rebaja de impuestos ni a pymes ni a ciudadanos. Peor aún, la única rebaja de impuestos que se conoció es a los que especulan con plata del exterior. Este semana, graciosamente, mientras un tipo que hace horas extras paga Impuesto a las Ganancias, el ministro de Economía eximió a los fondos extranjeros que vienen a especular.

-¿Usted estaba de acuerdo con ese impuesto a la renta financiera?
Absolutamente, lo planteé en la campaña de 2015 y lo sigo planteando hoy. No puede cobrarle impuestos al que trabaja y no cobrarle al que timbea. Es como la publicidad que dice que a las tres de la tarde está haciendo gimnasia el vivo y el tonto está trabajando. Un país no se construye así. Un país se construye valorando y premiando la cultura del trabajo.

-Este tipo de contramarchas que se dan en el Gobierno todo el tiempo, ¿es negligencia o falta de experiencia en la gestión?
Me gustaría pensar bien y creer que es inexperiencia. Tengo dos listas para hacer. Una es la de las promesas no cumplidas, que hicieron que la gente sintiera desilusión. Y por otro lado, que es lo más grave, es los prueba y error que paga la gente. Pasó con jubilados, está pasando hoy con jubilados en los juicios de reparación histórica que ahora sacaron una resolución que contradice lo que firmaron antes, pasó con los jueces de la Corte y pasó con las tarifas.

La situación de la Argentina es compleja, pero venimos también de una situación compleja. Argentina hace 7 años que no crece. La culpa de que la economía no arranque es de Cristina y de Macri, no sólo de Macri, de los dos. Hoy lo siente gran mayoría de la población.

-¿El hecho de que Cristina Kirchner sea candidata espanta a las inversiones?
Las inversiones no vienen a la Argentina, salvo las especulativas, porque Argentina tiene una tasa de interés altísima. La presión tributaria es alta. ¡En Argentina se paga impuesto por comer! Se pagan impuestos en los alimentos de la canasta básica, se pagan impuestos en los medicamentos. Hoy los laboratorios nacionales tienen 21% más en el precio que los importados. Pareciera que tenemos un Gobierno con vergüenza de defender la industria nacional, nosotros tenemos que defenderla porque es la que le da trabajo a nuestra gente.

-Pero la incertidumbre política afecta todo eso…
Venimos pasando de semestre en semestre. Primero el segundo, después el primero del año que viene, después el segundo, ahora dicen el año que viene y si pasa esto en la elección. Acá hay un problema de fondo: no hay un programa económico. Si el gobierno no cambia su programa, la gente va a estar cada vez peor.

-¿Cree que si gana Cambiemos en la provincia de Buenos Aires se viene un ajuste?
Cuando escuchás a los funcionarios dicen eso. El Gobierno tiene la idea de subir la edad jubilatoria y yo lo que pido es que comparemos la expectativa de vida de los países que la subieron con la de nuestro país. Así se calculan los sistemas jubilatorios. El gobierno pretende ajustar las cuentas públicas con la cabeza de los jubilados y laburantes, esta es la verdad.

-¿Cómo se imagina los próximos dos años si no logra ingresar a la Cámara de Senadores?
Yo no hago política pensando en cuál es el lugar, sino tratando de transmitir cuál es el país que imagino yo. Esté donde esté voy a estar peleando por un país de clase media, por un país donde el trabajo tenga su lugar, donde de alguna manera empecemos a construir la idea del trabajo del futuro. ¿Cómo estamos preparando a nuestros pibes para mañana? Vos mirá el desempleo en la Argentina y el más alto es entre los más jóvenes porque el sistema educativo no los prepara para el mundo en el que tienen que vivir.

-Pero si no accede a una banca quedaría en desventaja.
Todos te dicen si no tenés un cargo no podés hacer política. Yo estoy seguro de que vamos a ganar la provincia porque entre la corrupción y el ajuste, la gente va a elegir el camino del medio. Entre la vereda que busca esconder en el Congreso sus causas judiciales y los que buscan el ajuste como forma de resolver los problemas de la Argentina, hay una enorme calle que es la que va a recorrer la mayoría de los argentinos.

-La semana pasada detuvieron a Víctor Manzanares, se discutió en el Congreso sobre los fueros de De Vido y apareció otro procesamiento para Ricardo Jaime. ¿Cuando ve estas cosas no se arrepiente de su paso por el kirchnerismo?
No, porque fui 11 meses jefe de gabinete.

-También fue jefe de la Anses…
Si le preguntás a Graciela Ocaña, que fue más de dos años ministra de Salud, le tendrías que preguntar si está el doble de arrepentida que yo. Después de la 125, sentí que podía contribuir, hice el esfuerzo, no valió la pena y cuando vi que pretendían quedarse en el poder me planté siendo intendente, estando cómodo: venía de sacar 75% siendo intendente. Sin embargo me planté frente al sueño de Cristina eterna, decidí que tenía que abandonar la comodidad para defender la Constitución y ponerle un límite a una señora que pretendía romper la Constitución para quedarse en el poder, así como hoy necesita de un cargo para protegerse de su situación judicial.

Margarita Stolbizer adelantó que le van a impedir asumir a Cristina.
Cambiemos no quiere discutir el de Menem, imaginate si van a discutir el de Cristina. Me parece que nosotros lo que tenemos que hacer es mostrar que tenemos una propuesta mejor que la de Cristina para ponerle límites al Gobierno, pero además que no carga con la mochila de causas judiciales en la espalda.

¿Qué se puede hacer desde el Congreso para aumentar la seguridad?
Un montón. La ley de víctima, que es de mi autoría, cambió el paradigma. Se termina la idea de que el delincuente tiene más derechos que la víctima. Hay que cambiar el código en varios temas. Lugar que vende droga, lugar que debe ser allanado. Eso significa habilitar al fiscal al allanamiento con tres pruebas fílmicas. No es posible que un vecino que ve que al frente de su casa en un kiosco venden droga tenga que ir a la comisaría para que le escriban un papel, el señor lo firme, ese papel vaya a la fiscalía, lo agarre un secretario, lo agarre un fiscal, lo eleve a un juez… Es todo un delirio.

El segundo cambio es en materia de cumplimiento de las condenas. Terminar con este cuento de las libertades vigiladas, las libertades asistidas, las libertades transitorias… la buena conducta. Eso es todo verso. Diez años de condena tienen que ser diez años de cárcel. Zaffaroni enfermó al sistema judicial argentino. Nos llenó de jueces garantistas saca presos que lo único que han hecho es destruir la confianza de los argentinos en el sistema judicial. Hay que barrer de la justicia a los jueces sacapresos, a los que liberan el esfuerzo y la necesidad de justicia de la comunidad.

-Gran parte de los ahorristas minoristas eligen el plazo fijo, ¿sigue con la idea de gravarlos?
Esa es la puerta de escape de los que defienden al sistema financiero y sus negocios. Esa es la excusa para meterle miedo al ahorrista minorista. ¿A usted le parece justo que un señor que pone un millón de dólares en Lebacs se gane USD 265 mil y no pague Impuesto a las Ganancias y un señor que limpia baños en un tren por hacer horas extras sí? Ese país es injusto y es el país que están construyendo. El país en el que el que produce y trabaja paga todo y el que timbea se escapa por la ventana.

La voluntad de un gobierno se expresa en las leyes y en el presupuesto. Y las leyes no vinieron. No se expresa en lo que dicen en los medios algunos para escapar en una pregunta de ocasión. En el Impuesto a las Ganancias quedó demostrado a quién defiende el gobierno. Mientras le sigue cobrando a los trabajadores, dejó de cobrarle a los que vienen a invertir de afuera en lebacs, bonos o acciones. Es una absurda medida.

-¿Es un gobierno para ricos?
Es un gobierno para poquitos, sí. Cree que la economía concentra. Supermercados es el mejor ejemplo. El curro de los supermercados en la Argentina es escandaloso.

-Coincide con Carrió
Ojalá Carrió vote nuestra ley, que hace 5 meses espera ser tratada, la ley de Góndolas y la de rebaja del IVA. No alcanza con una declaración en un portal. Hay que levantar la mano para defender al consumidor y para limitar el curro de los supermercados. Eso es la ley de rebaja del IVA en los alimentos de la canasta básica y la ley de góndolas, que termina con el monopolio de las góndolas. El problema es que usted tiene al zorro cuidando al gallinero y es muy difícil. Si quien tiene que controlar a los supermercados es dueño de una cadena, estamos en un problema. Y eso es lo que pasa en este Gobierno.

-¿No sirven medidas como los descuentos que impulsó el Banco Provincia?
Debería ser una medida permanente en todos los comercios y todos los días. ¿Cómo va a condenar a la gente a 8 cuadras de cola dando la imagen de que usted es Venezuela cuando en realidad Argentina necesita que bajen los precios de por lo menos de la canasta básica? Si un día pudieron bajar 50% el precio los supermercados, ¿cuánto están robando los otros 364 días?

La entrevista completa:

Lea más: