A Esteban Bullrich se lo ve más aliviado que durante las semanas en las cuales se debatía en el seno de Cambiemos su candidatura a senador. Dice que está feliz de ser el principal postulante del oficialismo en la provincia de Buenos Aires y aclara que no siente el trajín de la campaña, pese a que recorre cientos de kilómetros por día, la mayoría con él al volante.

El elegido del Gobierno para competir en el distrito más importante del país repasó los principales temas de la agenda en una entrevista que se emitió en vivo por el canal de Facebook de Infobae.

– ¿Qué importancia tiene el resultado de la elección?
Creo que consolida un camino que ya hemos emprendido. Aquí hay dos grandes grupos de votantes: los que creen que podemos estar mejor o aquellos a los que, lamentablemente, por años y años les dijeron que había que rendirse a esta realidad. Y creen en esta realidad. Y la verdad es que no hay que rendirse: no hay cosas imposibles.

– Vidal dijo que una derrota del oficialismo complicaría la lucha contra la corrupción. ¿Está de acuerdo?
La verdad es que la hace más difícil. Uno ve que muchos de los que están ahí son los que no pudieron, no se animaron, o no quisieron dar la lucha contra el narcotráfico, contra las mafias… Aquellos que llevaban de paseo en viajes presidenciales a quienes manejaban La Salada… Hay claramente una dicotomía. Igual siento que es mayor la esperanza que la resignación y eso se va a ver en octubre.

– ¿Perder con Cristina es tirar por la borda estos dos años? ¿Es un fracaso?
Cambiemos no va a perder contra Cristina
. Cambiemos si va a perder, va a perder contra la resignación. Contra esa idea de que nos tenemos que rendir a una realidad que no podemos cambiar.

– La estrategia es no confrontar con la expresidente, está claro…
No es estrategia. Es convicción. Nunca lo hicimos. ¿Usted me escuchó alguna vez criticar a otro político? Nunca critiqué a otro político, a otro dirigente. Yo no me enfrento a dirigentes, me enfrento a los problemas. Esta es la manera en que hacemos las cosas, no en la política, en la vida.

– ¿Y si ganan se viene el ajuste? Eso dice la oposición.
También decían que íbamos a sacar los planes sociales… No se viene ningún ajuste.

– Las pensiones por discapacidad las empezaron a revisar.
Pero eso es otra cosa, pongamos las cosas en claro. Hacer las cosas bien no quiere decir ajustar. Nosotros hemos aumentado la inversión social en la Argentina. Hay más argentinos que tienen ayuda del Estado para llegar a fin de mes. Hay más de 1.400.000 nuevos beneficiarios de la AUH, ¡la tarifa social en gas y en luz! La jubilación promedio que se pagó este año estuvo cerca de los 13000 pesos… Hay un cambio.

– ¿No está previsto entonces un ajuste?
No, no hace falta. La Argentina está saliendo. Los barrabravas del miedo van a estar siempre ahí, queriendo usar el miedo para que sigamos creyendo que hay que resignarse a la realidad.

– ¿Quién es el jefe de la barra brava del miedo?
No hay un jefe. Sí hay varios que son los líderes de los coros. Hay varios coros de esa barra brava. A mí me interesa hacer crecer la hinchada del "Sí, se puede". Porque sí, se puede. Sí, podemos.

– Hace algunas semanas trascendió un altercado que tuvo usted en una estación de servicio…
Sí, con los barrabravas del miedo.

– ¿Cómo fue ese incidente?
Fue a principios de año. Yo estaba con mis cinco hijos y mi mujer. Se acercó un grupo de manifestantes que después terminó aceptando que eran militantes de La Cámpora. Es la Argentina de mis pesadillas, no de mis sueños. Esto ya me pasó en la ciudad. Siempre he sido alguien que ha asumido estas muestras como estertores de algo que va a ir desapareciendo en la Argentina. La mayoría de los argentinos no son eso. Uno, sinceramente, busca que entendamos que eso no nos lleva a resolver los problemas. Les pregunté cuál es el problema. ¿Qué es lo que los pone así? Pueden haber razones y dejame ver si las puedo resolver. Si no escuchás, y me insultás porque soy ministro de un gobierno que no te gusta, no resolvemos nada.

– ¿Cuál es la principal deuda de este gobierno?
No estamos yendo a la velocidad que deberíamos
. Ese es el planteo que más te hacen. Creo que si uno ve la expectativa que se había generado, se esperaba otra velocidad. Pero ahí uno puede plantear: no estamos haciendo asfalto de dos centímetros, estamos haciendo un hormigón de 42. Y así con todo. Y eso lleva más tiempo.

– ¿Tiene paciencia la gente?
Yo creo que la mayoría sí, porque ve el cambio. Por ahí no le llegó el tema de la pyme, le llegó el del asfalto. No le llegó el asfalto, le llegó el Metrobus. No le llegó el Metrobus, pero hay menos droga en su barrio. No le llegó la seguridad, le llegó el crédito hipotecario… Hay soluciones. Todos han sido tocados por cambios que comienzan a verse.

– Pero hay gente que tiene urgencias económicas a la que no les alcanza para comer.
Hay que acompañarlos. El dolor de esa gente a la que todavía le cuesta llegar a fin de mes, se suma al dolor del que llega a fin de mes pero quizás tiene otra problemática. Tiene más inseguridad en su barrio, está en un camino de tierra… Hay distintas problemáticas. Para cada uno tenemos que buscar y construir respuestas.

– ¿Qué va a pesar más al momento de votar: lo político o las urgencias económicas?
Si vos me preguntás cuál es el problema que más te ponen delante los bonaerenses hoy, tiene más que ver con la seguridad que con la economía. ¿La economía va a ser un factor? Seguramente va a ser un factor para alguna gente. Y para otra, va a ser otra cosa. Lo que va a definir la elección es si los bonaerenses creen o no que lo que le llegó al vecino, a él le va a llegar eventualmente.

– Usted va a ingresar nuevamente al Congreso de la Nación. Hoy allí se discute la expulsión de Julio De Vido. ¿Está de acuerdo?
Como parte de este equipo, estoy de acuerdo con la posición del bloque de Cambiemos. Fernando Sánchez marcó la situación: hay una serie de situaciones judiciales que hacen que la Cámara se vea perjudicada con alguien como Julio De Vido. Yo también como diputado he denunciado la corrupción kirchnerista. Es importante que las instituciones funcionen. Que una institución tenga la capacidad de autolimpiarse. De generar esa limpieza que necesita cuando a uno de sus miembros lo demandan, como lo dijo la misma Presidente de la Nación en 2001.

– ¿Esta posición corre para todos los legisladores? El día de mañana usted puede ser citado como exministro a dar una explicación sobre algún tema en la Justicia.
Acá hay un avance que no es solamente una imputación, sino un procesamiento. Y no es uno: son cinco. Y algunas otras causas que avanzan. Obviamente, la ley es pareja para todos. Si el día de mañana, yo tengo cinco procesamientos debería actuarse de la misma manera.

– ¿Usted se iría?
Yo tendría la decisión moral de irme, como hizo en su momento "Lilita" Carrió, que renunció a su banca para enfrentar a la Justicia sin fueros. Es lo que corresponde. No somos nosotros diputados; somos representantes de los bonaerenses. Tenemos que tener la dignidad del cargo.

– Cristina Kirchner está en una situación procesal similar.
No todavía. La ley es pareja para todos.

– ¿Cree que Cristina busca fueros?
En esta elección se está buscando que el miedo y la resignación ganen.

La entrevista completa: