Felipe Solá es la espada de Sergio Massa para la difícil tarea de repetir la elección de 2013, cuando el Frente Renovador obtuvo 14 diputados en la provincia de Buenos Aires que ahora pondrán en juego su banca y la conformación del bloque UNA en la Cámara de Diputados. Pero con un pequeño detalle: en aquella elección no jugaron ni Cambiemos -no era gobierno- ni Cristina Kirchner, aunque sí su candidato Martín Insaurralde, a quien Massa superó por más de 10 puntos de ventaja. 

Ahora, con María Eugenia Vidal en territorio bonaerense y con la ex presidente de vuelta en la escena política, el objetivo del frente 1País, que lideran Massa y Margarita Stolbizer, es "romper la grieta" y tratar de que no se polaricen los comicios. Tarea difícil que hasta podría dejar al ex intendente de Tigre fuera del Senado y sin una banca de cara al 2019 ya que este año se le vence su mandato en la Cámara baja. 

Pero Felipe Solá le resta importancia a esta posibilidad: "Una figura como Massa no busca un cargo, busca un liderazgo. La idea de que en política no hay que arriesgar es terriblemente burocrática y mediocre. En política hay que arriesgar. Tal vez lo que no haya que hacer es, si uno gobierna, arriesgar con aventuras absurdas. Pero desde el punto de vista de las elecciones hay que arriesgar".

Y metido de lleno en la carrera de cara a las PASO del 13 de agosto, el diputado critica con dureza la política económica de Mauricio Macri, al punto de compararla con la de la última dictadura militar: "Si vos premias al que tiene plata, le decís 'metete en la bicicleta y no labures', esa es tu oferta de política económica. En cambio, al que quiere dar empleo le caes con AFIP, ARBA, con 42% de presión impositiva, que el mismo Gobierno dice que es muy alta pero no hace nada, no estás trabajando para el empleo y la producción, estás trabajando para otra cosa. Para figurar en un cuadro de honor, para tratar de bajar la inflación a costa de convertir en un cementerio el mercado argentino. Argentina no va a soportar esto, deberían saberlo por historia, esto ya lo vivimos con Martínez de Hoz, se pudo hacer con dictadura ¿y ellos lo quieren hacer con democracia?". 

Esto lo vinculó a lo sucedido en PepsiCo, donde hubo incidentes entre las fuerzas policiales y los trabajadores despedidos de una planta de Vicente López: "Lamento muchísimo que haya habido represión y que haya habido heridos de los dos lados. Pero lo que más lamento es que el tema de fondo es que una fábrica que intenta racionalizarse, mudarse a otro lugar, no consigue ninguna propuesta de solución para darle trabajo a 600 operarios por parte el Ministerio, que no consigue acuerdo porque no se mete. La indiferencia del Ministerio de Trabajo es notable, nunca una solución de fondo y esto es la política económica". 

-¿Cómo se reduce la presión impositiva?

Argentina tiene que tomar decisiones para crecer, está completamente estancada y no ahora por Macri, viene estancada hace cinco años. Estancamiento es cuando el PBI per capita no crece o, peor aún, ahora decrece. Esto se traslada a la consciencia de los argentinos, que tienen consciencia de estancamiento económico y va creando un pensamiento muy negativo alrededor de la decadencia. Se consigue saliendo para arriba, creciendo. Para crecer hacen falta condiciones, pero hay que pactarlas, hay que hacer un pacto social de nuevo. Para hacerlo, hay que terminar con la grieta y no agitarla. Esperemos que el Gobierno reciba un freno a este modelo, y es lo que quiere 1País, porque quiere que reciba un cambio sustancial obligado por las elecciones y proponerlo a través del diálogo y del acuerdo con todos. Trabajadores, organizaciones sociales, empresarios locales, internacionales, Iglesia, CGT, CTA. Es un acuerdo social que se trabaja de a poco y hay que tener una convicción muy grande. Eso puede frenar la inflación, puede hacer crecer a la Argentina de nuevo.

-¿La presencia de Cristina Kirchner o un posible triunfo de ella ahuyenta las inversiones?

Tirando piedras de la oposición es posible que sí, pero parecería ser lo que quiere Macri, que crezca Cristina, pelearse con ella. Le importa mucho más cómo salen estas elecciones dividiendo que si hay crecimiento económico en la Argentina.

-¿Por qué cree que es candidata?

Porque aparentemente muchos de los votos son de ellas y no ha dejado crecer a nadie a su alrededor de manera tal de que sea una alternativa.

-¿Pero no cree que lo hecho por el Gobierno ayudó a vuelva a la arena política?

Las encuestas importantes que tiene, eso es 'Macri lo hizo'. Macri hizo a Cristina candidata. Cristina creó la derrota de Scioli en 2015 y ahora Macri está ayudando, sin quererlo, a levantar a Cristina. Con sus errores económicos está mandando a mucha gente con rabia para ese lugar

-¿Por opción u obligación su objetivo en la campaña es estar en el medio entre Cristina y el Gobierno?

Nosotros le decimos a los argentinos: si ustedes quieren votar por Macri es porque quieren votar esto, que termina en el trueque. Esto termina en el trueque. Ya hay bastante en el segundo y tercer cordón del Conurbano. Quieren votar con bronca: voten por Cristina. Va a haber guerra permanente, en buena medida judicial, y Argentina no crece en ese marco, con la división vamos a seguir decreciendo. Queremos que no haya guerra, que no haya un país binario sino un camino por el cual el Gobierno tenga que cambiar, pero también tenga con quien dialogar.

Los dos pilares de 1País para esta campaña son la inseguridad, a través de la aplicación Alerta Buenos Aires, y la economía, con la iniciativa Bajemos los Precios, que busca alcanzar las 3 millones de firmas para obligar al Congreso a debatirla.

Acerca de la primer propuesta, el ex gobernador de Buenos Aires sostiene que la hacen "porque el Estado no llega y en estas elecciones hay que pensar en el día siguiente de octubre" porque sino para la ciudadanía es "hablarle del futuro y la gente está sufriendo mucho hoy, sufre el bolsillo, hambre, limitaciones económicas y la inseguridad".

Para el caso de Bajemos los Precios, Solá retoma la idea de un pacto social: "Es un mini acuerdo para bajar los 11 productos de la canasta familiar, sacarles el IVA y acordar con el Gobierno, que votaría nuestra ley si no estuviéramos en elecciones, acordar que controlen esos 11. Si pueden controlar esos 11, entonces se puede pensar en controlar más, en acordar más".

-¿El factor Randazzo les preocupa?

No nos parece relevante. Es un problema interno no resuelto dentro del kirchnerismo.

-¿Cuál es su opinión de la gestión de María Eugenia Vidal?

Tiene mucho más carisma y trasmite más que Macri y aprovecha mucho eso. Pero la gestión en sí todavía no se ve, hace un año y medio que en Buenos Aires no se ve. Ella dice injustamente que antes no se hizo nada: yo eché 4 mil policías con Arslanian, cree los foros de inseguridad, cree el 911, reformé la academia policial, descentralicé los impuestos, metí la renta del juego dentro del tesoro de la Provincia. Los problemas de Buenos Aires y las soluciones no nacieron con María Eugenia Vidal. Eso sí, ella viene después de ocho años muy malos de Scioli.

-¿Cuál es su postura respecto de la división de la Provincia?

Es algo que se piensa siempre en un escritorio. Hay que convencer a la gente para que se pueda hacer. No es algo alocado porque es una provincia con bastante inviabilidad, muy perjudicada por la coparticipación, por la ley actual, y cambiar la ley es casi imposible porque con un sol gobernador que no quiera no se cambia. Es posible que sea en el futuro una idea plasmable, pero habrá que convencer a la gente, no es una idea para hacerla en un escritorio y mandarla como ley. Hay culturas, hay decisiones, hay que pensarlo bien.

-¿El reclamo de Vidal por la coparticipación le parece válido?

Si pero es el más largo. Vidal sabe que un solo gobernador que diga que no bloquea la ley. Es más fácil reformar la constitución que reformar la ley de coparticipación, por lo tanto no hay que ir por el lado de la coparticipación, hay que ir por una ley común que establezca un fondo del Conurbano para todos los conurbanos del país según el nivel de pobreza. Ahí Buenos Aires vería recuperado, dado que tiene más que el promedio de pobreza por habitante, lo que perdió en la época de Armendáriz. Fondos de los conurbanos para la pobreza urbana puede ser, pero descentralizados. Gobernadores y gobernadores a intendentes e intendentes a todas las entidades locales.

-El Gobierno está amagando con eliminar las PASO argumentando que es un gasto de dinero que podría ser destinado a otras cuestiones. ¿usted cómo lo ve?

Las PASO permiten que no lleguen a las elecciones una multitud de partidos chiquitos. Hace un filtro. El problema con nuestros partidos es que son endebles todavía, el esquema argentino tiene partidos débiles. Dos tipos que se enfrenten dentro de un partido en realidad después no pueden convivir, se quieren seguir enfrentando. En ese sentido las PASO están pensadas para una Argentina que no es la que tenemos políticamente. Y operan como una primera vuelta.

-Usted estuvo con Randazzo cuando fue su ministro de Gobierno, fue gobernador con el kirchnerismo, jugó con Macri en la alianza del 2009 y ahora es candidato con Massa. ¿A quién no le compraría un auto usado

(Sonríe) Me lo reservo. No quiero juzgar personalmente a la gente. La juzgo políticamente, por sus resultados.