El camarista federal Eduardo Freiler (Foto: Télam)
El camarista federal Eduardo Freiler (Foto: Télam)

El macrismo no consiguió el voto clave y el juicio político contra el camarista federal Eduardo Freiler por presunto mal desempeño deberá esperar. Jorge Candis, representante del sector académico en el Consejo de la Magistratura, votó hoy en contra de la acusación contra el juez. Así, el oficialismo y sus aliados no tienen los nueve votos que se necesitan para suspender y mandar a jury a un magistrado.

El tema desató una dura pelea interna en el Consejo sobre lo que Candis habría o no prometido. "Se comprometió ante el ministro Germán Garavano (NdA: titular de la cartera de Justicia) a votar contra Freiler", dicen en el macrismo. "No tuve ninguna reunión con nadie", le dijo Candis a Infobae. "Recuerdo algunos compromisos suyos", le dijo el diputado del PRO Pablo Tonelli durante el debate. "Mi compromiso era acompañar si estaban dadas las condiciones", agregó en diálogo con este medio.

La Comisión de Disciplina y Acusación trató hoy el pedido de juicio político que Tonelli presentó contra Freiler, juez de la Sala I de la Cámara Federal, un tribunal clave porque trata las causas de corrupción. Se la llamó "la Sala K" durante algunos años por los fallos a favor de la ex presidente Cristina Kirchner como en los casos "Hotesur" y la denuncia del fallo fiscal Alberto Nisman.

 

Freiler fue acusado de cuatro cargos por mal desempeño de sus funciones. El principal es porque entre 2012 y 2016 tuvo un saldo negativo de 15.992.389,83 de pesos que no puede justificar entre sus ingresos y sus egresos.

El Consejo es el órgano encargado de la selección y acusación de jueces y para mandar a juicio a un magistrado necesita nueve votos sobre los 13 integrantes del cuerpo. El oficialismo y sus aliados tienen ocho, mientras que el Frente para la Victoria y sus aliados, cuatro. El voto clave era el de Candis, quien llegó al cuerpo de la mano del kirchnerismo pero desde la salida de Cristina Kirchner se acercó al macrismo en algunas decisiones.

La silla de Freiler es preciada. Es un lugar en el tribunal que define si una causa por corrupción contra funcionarios públicos continúa o no. En la Sala I el macrismo ya nombró al juez Leopoldo Bruglia y la salida de Freiler le daría la posibilidad de nombrar otro camarista.

Durante toda la investigación a Freiler, el macrismo aseguraba que tenía ese noveno voto. Hoy Candis selló la suerte. "Se ha hablado mucho de este tema sobre mi posición, si cambié, si me comprometí", dijo Candis al inicio de la reunión de la Comisión.

En el macrismo señalan que Candis se reunió el viernes a las 12:30 horas en la ex ESMA con el ministro Garavano y el representante del gobierno en el Consejo, Juan Mahiques. "Dio su palabra que iba a votar contra Freiler", dicen en el oficialismo. Un día después les dijo que no los iba a acompañar. "Creemos que Álvarez pudo haber influenciado en su cambio", señalan en referencia a al ex secretario de Justicia durante el gobierno de Cristina Kirchner, Julián Álvarez, quien impulsó la llegada de Candis al Consejo.

"Si alguien apretó fue el macrismo porque Candis siempre se pronunció en contra de este proceso", le dijo a este medio un hombre del kirchnerismo.
¿Qué dice Candis? "No tuve ninguna reunión con nadie. El viernes estuve en mi oficina, fui a comer a 'Las Meninas', estuve en mi casa y fui al supermercado. Mi único compromiso fue que si estaban las condiciones iba a favor del juicio político", le dijo el consejero a Infobae.

Pablo Tonelli (Télam)
Pablo Tonelli (Télam)

En la Comisión, Candis recordó que cuando se citó a Freiler para defenderse él votó en contra porque entendía que había un apresuramiento en la acusación. "Hay un uso abusivo de las presunciones de los gastos que se le imputan y una carga de la prueba invertida contra Freiler. No estoy tratando de defender lo que muchos llaman el paladín de la corrupción kirchnerista. Hubo un apresuramiento, sin desmerecer el trabajo de la Comisión que en estas condiciones voy a votar en contra", dijo Candis.

La postura fue acompañada por el senador del Frente para la Victoria Ruperto Godoy. "Este dictamen excede las facultades del Consejo y Freiler ya fue sobreseído en una causa penal. Hubo una fuerte presión en complicidad con medios de comunicación", señaló el legislador.

La respuesta del oficialismo llegó de Mahiques: "Como siempre, es culpa del Poder Ejecutivo, de la prensa y el Poder Judicial. Estamos poniendo en marcha un mecanismo que estuvo frenado durante mucho tiempo. Freiler no puede justificar de ninguna manera su patrimonio".

El diputado kirchnerista Rodolfo Tailhade subió el debate político. "¿Normalidad institucional es el traslado de los jueces Mahiques y Culotta (NdA: nombrados en tribunales claves por el macrismo), del blanqueo de capitales para familiares de funcionarios, de magistrados que denunciaron aprietes de este gobierno, Tonelli usurpando una banca que no le corresponde al PRO? Yo no la quiero".

"¿Cuál es la normalidad institucional que quieren? Sostener a este juez que vaya a saber qué acuerdo hizo para zafar a De Vido, a José López. Es un juez que no puede justificar 16 millones de pesos", le contestó el diputado radical Gustavo Valdés.

En el momento de la votación el resultado fue 7 a 2. Candis y Godoy votaron por rechazar el pedido de juicio político. Mahiques, Tonelli, Valdés, el senador de la UCR Ángel Rozas, el abogado Miguel Piedecasas y los jueces Luis María Cabral y Leónidas Moldes por aprobarlo.

El tema ahora pasará al plenario del Consejo que está convocado para este jueves. El oficialismo puede sumar un solo voto más, el de la abogada y presidente del organismo, Adriana Donato. Por su parte, el kirchnerismo tiene a Tailhade, la senadora del Frente para la Victoria Virgnia García (cuñada de Máximo Kirchner) y la jueza Gabriela Vázquez.

Adriana Donato, presidente del Consejo de la Magistratura
Adriana Donato, presidente del Consejo de la Magistratura

Por eso la definición no será inmediata. Como el oficialismo no tiene los votos pospondrá su tratamiento hasta que consiga el voto que necesita, señalan en el macrismo. Para eso apuntan a una renovación de consejeros kirchneristas que se puede dar a fin año cuando Godoy y García dejen sus cargos. "Pueden ser reemplazados por peronistas no K", señalan. El nombre principal es el del senador Rodolfo Urtubey, hermano del gobernado de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Otra opción que tiene en carpeta el macrismo es el caso de Godoy. Un fallo ordenó la semana pasada que debe dejar el Consejo porque no es abogado. La resolución entra en vigencia cuando quede firme.

La acusación contra Freiler

Freiler fue acusado en un dictamen de 219 páginas de cuatro cargos por presunto mal desempeño de sus funciones: falsear y omitir datos en sus declaraciones patrimoniales juradas integrales en violación a lo establecido en la legislación aplicable; un incremento patrimonial y un conjunto de gastos y erogaciones que no guardan correlación con sus ingresos y disponibilidades declaradas en el período que va desde enero de 2012 hasta octubre de 2016; incumplir de forma grave y reiterada obligaciones y deberes fiscales de tipo formal y material; y alegar circunstancias y motivos falsos para obtener licencias con goce de haberes.

La principal acusación es sobre su patrimonio. "Cabe concluir que las erogaciones y la evolución patrimonial del magistrado no se encuentran justificadas bajo ninguna hipótesis, tanto año por año, tal como refleja el cuadro, como si se consolida todo el período, en tanto arroja un saldo negativo total de $15.992.389,83", sostiene el dictamen acusatorio al que accedió este medio.

El consejero Tonelli, a cargo de la investigación, sostuvo que Freiler tuvo gastos acreditados y otros corrientes de cualquier persona (alimentación, insumos de limpieza y artículos de higiene persona) que no puede justificar. "Se tiene por cierto y acreditado que el juez Freiler tuvo un incremento patrimonial y un conjunto de gastos y erogaciones que no guardan correlación con sus ingresos y disponibilidades declaradas", señaló.

Un ejemplo es el de la casa de 600 metros cuadrados que compró frente a la quinta presidencial de Olivos por 2.800.000 pesos pero que el Banco Nación sostuvo que su valor de mercado es de 11.316.254 pesos.

El dictamen también señala que Freiler no declaró un vehículo arenero y cinco cuatriciclos cuando su ex esposa, la camarista civil Marcela Pérez Pardo, dijo que eran propiedad de los dos.

De la acusación original fue quitado un quinto cargo en el que se imputaba a Freiler no ir a trabajar sin tener la licencia aprobada. Cuando Freiler se presentó en la Comisión dijo que lo estaban acusando de no ir a tribunales dos días feriados o de hacer un viaje sin autorización cuando la licencia se la había dado el propio Consejo.

En la Comisión, Tonelli agregó que Freiler reconoció que no paga patente de sus vehículos, ni el ABL de sus propiedades, ni ingresos brutos.

"Nos encontramos con un juez que falsea sus declaraciones juradas, lleva un nivel de vida que no se condice con sus ingresos declarados y posterga sistemáticamente al fisco mientras adquiere bienes de lujo. Tales conductas son, en conjunto, inadmisibles para un juez de la Nación", concluye el dictamen.

"Hay un dispositivo de disciplinamiento para que ningún juez levante voces altisonantes", dijo Freiler a mediados de abril cuando se presentó en el Consejo.