Cristina Kirchner volvió a ocupar el lugar central del escenario peronista. Lo hizo veinte días después de revolucionar un asado en la casa del diputado nacional Juan Cabandié, en el que llamó a avanzar en la unidad del PJ y evitó dar precisiones sobre su futuro político. Este martes, se reunió en el Instituto Patria con un grupo de veinte intendentes. La mayoría de ellos, leales a su conducción partidaria.

El encuentro se llevó a cabo exactamente siete días después de que un grupo de intendentes plantara una reunión convocada por Máximo Kirchner, La Cámpora y el presidente del PJ Bonaerense, Fernando Espinoza. Ese faltazo generó una fractura en el espacio kirchnerista y dividió, aún más, las aguas dentro de la interna del PJ.

En la reunión estuvieron presentes jefes comunales del Conurbano y del Interior bonaerense. Cada uno de ellos llegó al Patria con la intención de tener mayor conocimiento sobre el futuro de la ex presidente. En definitiva, necesitaban tener un panorama más claro sobre una posible candidatura suya y más precisiones sobre cómo moverse en el fraccionado escenario que hoy tiene el peronismo.

Durante el encuentro, Cristina les pidió a los intendentes trabajar y esforzarse para lograr la unidad del PJ. Esa unidad incluye al ex ministro del Interior Florencio Randazzo, quien parece no estar en la misma sintonía. El ex funcionario está decidido a competir en unas PASO y enfrentar al espacio con mayor representación: el kirchnerismo.

La propuesta de la ex Presidente fue diametralmente opuesta. Durante las dos horas que duró la reunión, les solicitó a todos los intendentes que hagan un esfuerzo grande para lograr la unidad y evitar las elecciones primarias.

"Nos pidió que hagamos un esfuerzo muy grande para contener a todos. Inclusive a Randazzo", le explicó a Infobae uno de los jefes comunales que formó parte de la reunión. "En política todo se puede hablar. En definitiva, nos pidió que no haya una contienda y que todos los intendentes formemos parte del mismo espacio", precisó.

Cristina le envió una señal clara al ex ministro Randazzo. Lo quiere adentro de un mismo espacio. Pretende que no haya competencias internas que puedan desgastar la imagen del partido. Desea que el peronismo vaya unido, con una sola dupla, a las primeras elecciones después de la derrota en manos de Mauricio Macri.

La ex mandataria evitó referirse a una posible candidatura en estas elecciones legislativas. Considera que no es el momento de hablar sobre su situación política y sobre los posibles candidatos. Es tiempo de unir un rompecabezas que está desarmado y con sus fichas en diferentes rincones de la Provincia.

En el bunker kirchnerista, lugar que utiliza Cristina para mantener reuniones políticas desde que dejó la Casa Rosada, estuvieron los intendentes Mario Secco (Ensenada), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Verónica Magario (La Matanza), Juan Patricio Mussi (Berazategui), Francisco Durañona (San Antonio de Areco), Juan Ustarroz (Mercedes), Pablo Surro (Pehuajó), Walter Festa (Moreno), Aníbal Regueiro (Presidente Perón), Alberto Conocchiari (Leandro Alem), Custavo Cocconi (Tapalqué), Santiago Magiotti (Navarro), Gustavo Barrera (Villa Gesell), Oscar Ostoich (Capitán Sarmiento), Mauro Poletti (Ramallo), Hernán Ralinqueo (25 de mayo), Hernán Izurrieta (Punta Indio), Juan Carlos Gasparini (Roque Pérez), Osvaldo Caffaro (Zárate) y Ricardo Curuchet (Marcos Paz).

En la reunión no estuvo el grupo integrado por jefes comunales que se ausentó del último encuentro convocado por el kirchnerismo en el Suterh. No recibieron la invitación. El encuentro con ellos estaba programado para la tarde del lunes, pero fue suspendido por el fallecimiento del padre de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora). Ese grupo, que presiona para tener mayor participación en el armado de las listas y es reticente a un espacio donde confluyan dirigentes del kirchnerismo más duro, aún no sabe cuándo se reunirá con la ex mandataria.

El peronismo bonaerense volvió a recibir un mensaje de unidad. Esta vez fue el de la ex presidente. La señal enviada por Cristina Kirchner fue clara. Todos adentro. Todos juntos. Todos unidos para enfrentar al gobierno de Cambiemos en las próximas elecciones legislativas. Todos. Incluso Florencio Randazzo y los dirigentes que lo acompañan.

LEA MÁS