Fabián Rossi se presenta como un simple asesor financiero. Pero la documentación enviada por Suiza demuestra que tuvo un rol central en lo que para la Justicia es un entramado de empresas creadas en el exterior a través de las cuales se lavó dinero del empresario Lázaro Báez.

Conocido por sus apariciones en el programa "Showmatch" acompañando a su ex esposa, la vedette Ileana Calabró, Rossi transfirió USD 10 millones a empresas de las que se sospecha que los cuatro hijos de Báez eran sus beneficiarios finales, según la documentación a la que accedió Infobae.

Rossi fue el encargado de abrir el 18 octubre de 2012 dos cuentas bancarias en el banco J. Safra para las empresas SGI Argentina SA y Marketing and Logistic Management SA y el 2 de mayo del mismo año otra en el PKB Privatbank AG para SGI.

Ambos bancos son de Suiza y para la apertura de las cuentas Rossi se reunió en Buenos Aires con directivos de las entidades, según la documentación que los bancos enviaron a la Justicia argentina. Rossi actuó como asesor de SGI, la financiera de Federico Elaskar con sede en Puerto Madero, desde la cual se ideó la operatoria para la creación de las empresas.

Fabian Rossi (DyN)
Fabian Rossi (DyN)

SGI y Marketing fueron abiertas en Panamá –un país con legislación que facilita la operación de empresas offshore– y como dueños figuraron César Gustavo Fernández y Eduardo Castro.

Fernández era presidente del directorio de SGI en Buenos Aires y Castro, director titular. Ambos llegaron a la empresa cuando la vendió Elaskar y ya estaba en manos de allegados a Báez.

La tarjeta de Rossi como integrante de Marketing and Logistic Management SA
La tarjeta de Rossi como integrante de Marketing and Logistic Management SA

Los directorios de SGI y Marketing les cedieron a Rossi, Fernández y Castro un poder general para que "representen a la sociedad en la República de Panamá y cualquier parte del mundo, para abrir cuentas bancarias, girar contra dichas cuentas a nombre de la sociedad…" y "para actuar en forma individual en representación de la sociedad con facultades amplias en cualquier parte del mundo".

Y Rossi le dio uso.

Desde la cuenta bancaria de Marketing, Rossi hizo siete transferencias bancarias por 11.429.150 millones de dólares a cuatro empresas vinculadas a Báez: "Wodson International SA", "Helvetic Services Group SA", "Tyndall Limited lnc", "Fromental Corp", todas también con cuentas en el banco Safra.

Según la acusación de la Justicia, los cuatro hijos de Báez –Martín, Leandro, Luciana y Melina– son los beneficiarios finales de Wodson International y Fromental Corp. Esas compañías recibieron transferencias por 7.279.150 millones de dólares.

Los movimientos comenzaron el 14 de noviembre de 2012, terminaron el 25 de marzo de 2013 y se hicieron por nota. "Estimados señores, por medio de la presente les pido proceder con la siguiente transferencia", escribía Rossi en cada solicitud que rubricaba con su firma y el cargo de apoderado.

Rossi pidió el 14 de mayo de 2013 cerrar la cuenta y transferir los activos a una cuenta en el Loyal Bank Limited.

Lo mismo hizo desde la cuenta de SGI para la misma época. Entre el 14 de noviembre de 2012 y el 20 de marzo de 2013 hizo cuatro transferencias por 4.920.850 dólares, de los cuales 2.720.850 fueron a las cuentas de las empresas Wodson International y Fromental Corp.

En total, las empresas que se les atribuyen a los hijos de Báez recibieron 10 millones de dólares.

Rossi fue indagado en la causa el 8 de abril del año pasado. En esa oportunidad presentó un escrito en el que sostuvo que en SGI solo era un asesor que colaboraba con sus compañeros "sirviéndole café a más de un cliente, ayudando a hacer las compras en el Carrefour frente a la oficina, ayudando a contar dinero a los empleados de tesorería" y que en una sola oportunidad mandó un mail a un banco en República Dominicana.

El jueves pasado volvió a tribunales pero ya con otra versión. Lo que cambió es que en la causa estaba la documentación de Suiza. En un nuevo escrito, Rossi reconoció que abrió y manejó cuentas bancarias en Suiza pero que todo lo hizo por orden de César Fernández, presidente de SGI, y dueño de las empresas con Castro.

Fernández y Castro también están citados a indagatoria. Fernández deberá presentarse en los tribunales de Comodoro Py el lunes 15 de mayo a las 10 horas y Castro dos días después en el mismo horario.

LEA MÁS: