Encuentro de legisladores nacionales, provinciales y funcionarios de Cambiemos de la Provincia de Santa Fe (foto de archivo)
Encuentro de legisladores nacionales, provinciales y funcionarios de Cambiemos de la Provincia de Santa Fe (foto de archivo)

Cuando los santafesinos concurran el próximo 13 de agosto a votar en las PASO de las elecciones de medio término lo harán con una particularidad. La oferta, entre otros partidos y fuerzas, incluirá para los cargos locales una alianza entre la UCR y el gobernante partido Socialista, algo que se repite en los últimos años. Pero a nivel nacional la situación será otra: radicales y macristas se presentarán bajo la franquicia Cambiemos. Un detalle. PRO y socialistas mantienen relaciones al menos hostiles.

Algo de eso quedó reflejado en las últimas horas, cuando el jefe de Gabinete, Marcos Peña, azuzó al gobernador Miguel Lifschitz durante el informe que brindó en el Senado. Ante una pregunta del senador peronista Omar Perotti (volveremos a él más adelante), dijo en relación a las recurrentes inundaciones que sufre la provincia: "Muchas veces se nos pide recursos para obras, y cuando se les pide el plan de obra no está, lo cual genera un doble problema. ¿Por qué no está si estos problemas se saben hace mucho?". La respuesta del gobernador Lifschitz no se hizo esperar.

Como sucede en la ciudad de Buenos Aires, Cambiemos no opera con todas sus fuerzas en Santa Fe. En tierras porteñas, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, no quiere cerrar filas con el ahora ex embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau, a quien ve como un rival peligroso para los comicios de 2019. Pero en la provincia gobernada por el socialismo, las autoridades de la UCR resolvieron un juego a dos puntas, es decir, mantenerse en el Frente Progresista Cívico y Social en la disputa de cargos locales, pero competir en Cambiemos por las bancas al Congreso nacional, lo que generó roces entre el presidente del partido, José Corral, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

mesa cambiemos santa fe 1920 (1)

"La primera reacción que tuvimos fue negativa. En la reunión de la convención radical, Corral admitió que la relación con el PS no se puede borrar de un día para otro, pero nos señaló que 'es una macana' no tener conformado el frente Cambiemos. La opción de cambio hay que construirla desde ahora", reconoció un importante dirigente del PRO a Infobae. Casa Rosada esperaba un gesto más fuerte de Corral.

En octubre, los santafesinos elijen nueve bancas a diputados nacionales y Cambiemos trabaja para confirmar una lista de unidad que podría estar encabezada por Luciano Laspina, que asumió su banca en la cámara baja en reemplazo de Miguel Del Sel –ya corrido de la arena política para retornar a las tablas del espectáculo con MIDACHI- y busca la renovación.

"Hoy en la cabeza de Marcos está Laspina y Mario Barletta para encabezar. Está la idea de priorizar lo nuevo y que Corral mantenga la intendencia de Santa Fe . Nosotros tenemos que renovar 5 bancas", señaló a este medio un dirigente del gobierno nacional que trabaja en Santa Fe. "Priorizar lo nuevo", la misma estrategia que se piensa para la provincia de Buenos Aires.

En este punto, el economista tiene ventaja. Por lo bajo, en los despachos de Casa Rosada y el Congreso ven las derrotas de Barletta en las internas del Frente Progresista (por ejemplo, con Lifschitz en el 2015) como un detalle a tener en cuenta. Otro dato. En una entrevista reciente, el senador Carlos Reutemann dijo que "nunca" apoyará a un radical. Y el ex corredor de autos es muy escuchado por Macri.

Otros nombres que podrían integrar la boleta de unidad: Lucila Lehmann, referente provincial de la Coalición Cívica y cerca de la cada día más influyente Elisa Carrió; Ricardo Spinozzi y Gisela Scaglia, dos de los diputados nacional que ponen en juego sus bancas; y también el ex candidato a vicegobernador, el radical Jorge Boasso.

Pero la tensión entre los aliados PRO y UCR crecerá en torno a las elecciones locales. En total, se ponen en juego 12 intendencias, 52 concejos municipales y 315 presidentes comunales. Para estos comicios, la convención del radicalismo otorgó libertad de acción para realizar los acuerdos necesarios que permitan mantener, al menos, esas 12 intendencias que el partido pone en juego.

Con relación a las otras fuerzas, el socialismo deberá renovar dos de las cuatro bancas que tiene en Diputados: Hermes Binner y Alicia Ciciliani. El dirigente más posicionado para encabezar la lista es el ex gobernador Antonio Bonfatti, aunque todavía no resolvió si decide presentarse. Otros posibles candidatos pueden ser algunos ministros del gobierno provincial, como Maximiliano Pullaro (Seguridad).

El peronismo, por el momento, se mantiene ausente. Sólo el ex ministro de Defensa Agustín Rossi planteó su intención de presentarse en la interna (en el 2011 fue candidato a gobernador, salió tercero con 22,24 % de los votos), y algunos sectores más alejados al kirchnerismo fogonean una participación activa del actual senador Omar Perotti. Tres cuestiones sobre el dirigente peronista: 1) Desde su entorno, señalaron a Infobae que no jugará en estas elecciones de medio término. "Le parece más importante trabajar en lo que llama 'peronismo de gestión', la relación con los intendentes peronistas", indicaron; 2) algunos operadores de Cambiemos destacan la sintonía que hay entre el senador y el propio Macri; 3) el kirchnerismo lo acusa de traidor y de "arrodillarse" frente el Gobierno nacional por acompañar las principales iniciativas del Ejecutivo en el Senado. El PJ, en todas sus variantes, pone en juego dos bancas.

El Frente Renovador, en tanto, tendrá la oportunidad de consolidar el acuerdo programático de Sergio Massa con Margarita Stolbizer. El único diputado nacional por Santa Fe, Alejandro Grandinetti, aseguró a Infobae que en las próximas elecciones de medio término "las expectativas son muy buenas, porque hay una realidad generada por el radicalismo de ir con el socialismo y con Cambiemos que permitirá la generación de nuevos espacios políticos".

"Estamos en una etapa de transición de armados y creo que debería tener su correlato en un año electoral. Hay una convicción de Sergio Massa de aunar los esfuerzo en un objetivo común", expresó el dirigente santafesino, al tiempo que descartó un acercamiento con el socialismo, un rumor que corrió con fuerza en los últimos días. "Por ahora no hay diálogo en ese sentido", señaló.

En el massismo, además, descartaron que la modelo Amalia Granata sea candidata. Hace una semana el propio Grandinetti fue contundente en un comunicado: "Desmentimos categóricamente la pertenencia de Amalia Granata al Frente Renovador, así como su pretendida postulación a diputada nacional".

En una entrevista reciente con el diario La Capital, Reuteman analizó la importancia que tienen estos comicios, sobre todo a nivel nacional. "El gran tema es el titular en los diarios del lunes posterior a las elecciones legislativas. Si dice 'ganó Macri' o 'perdió Macri'. Esa misma noche se inicia la campaña presidencial". Habrá que esperar.