(Foto: Adrián Escándar)
(Foto: Adrián Escándar)

El Gobierno mostró como un éxito el operativo de seguridad que se realizó este jueves en las calles para asegurar la libre circulación de los trabajadores en medio del paro. Mauricio Macri pudo exhibir por primera vez coordinación entre las fuerzas de seguridad nacional y la Policía de la Ciudad con un solo objetivo: mostrar mayor dureza para evitar la amenaza de los piquetes.

Así lo evaluó esta tarde el propio Presidente en una reunión que mantuvo con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Según pudo saber Infobae, Macri se mostró satisfecho por el accionar de la Policía Federal, la Gendarmería y la Prefectura. Pero también extendió ese mensaje al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien hasta ahora sus fuerzas de seguridad se habían mostrado reticente a intervenir en los cortes de calle.

La respuesta estuvo a la vista: un desalojo con seis detenidos y cuatro heridos en la Panamericana, realizado por las fuerzas nacionales, y la intervención de la policía porteña en la avenida Callao y Corrientes, que dejó un manifestante detenido. El resto de los cortes fueron controlados con otras estrategias.

"Hubo un comportamiento de las fuerzas de seguridad entre la Nación y la Ciudad que habrá que ir ajustando, pero que mejoró mucho visto desde afuera", sintetizó un funcionario del gobierno luego de varias reuniones en las que participó con el Presidente.

En este "ajuste de coordinación de tareas" que analizó la ministra Bullrich con Macri, se habló de la necesidad de tener una policía de la ciudad de Buenos Aires más comprometida con desalojar las calles aunque sea por la fuerza. Esto no se vio en la Avenida 9 de Julio, donde hubo cortes, pero sí en la intersección de Corrientes y Callao.

Para el objetivo mayor de Macri, que era mostrar una Argentina sin caos, sobretodo ante la presencia de más de 1000 empresarios que vinieron al Foro Económico Mundial, quedó resuelta la meta con el accionar en Panamericana y en el piquete porteño. También se destacó el dominio de la situación por parte de las fuerzas de seguridad en el Puente Pueyrredón, en el Puente de la Noria, en Autopista Oeste, en la autopista La Plata y en los accesos de Constituyentes y General Paz.

Patricia Bullrich monitoreó el operativo desde el centro de comando
Patricia Bullrich monitoreó el operativo desde el centro de comando

Bullrich estuvo desde las 5 en el centro de Operaciones del Ministerio de Seguridad y envió a su segundo, Eugenio Burzaco, a la Panamericana para controlar in situ el operativo. Allí fue donde se concentró el mayor operativo para desplazar los piquetes y garantizar la libre circulación. La causa judicial quedó radicada en el juzgado de Sandra Arroyo Salgado, que el Gobierno quiere llevar "hasta las últimas consecuencias". Tiene videos e imágenes de manifestantes con palos, a los que pedirá identificar e investigar.

A su vez, Bullrich y el equipo de Rodríguez Larreta mantuvieron un diálogo permanente durante toda la jornada para coordinar tareas. Esto es algo que antes no ocurría y que se mostró como un avance desde la Casa Rosada. Para ello tuvo mucho que ver la decisión de Macri de exigirle al jefe de gobierno porteño mayor dureza y un acompañamiento con el accionar de la Nación.

"Acá mostramos que hay un país que entendió que con el uso de la fuerza no va a llegar a ningún lado y que estamos dispuestos a asegurarle a los trabajadores la libre circulación", dijo un encumbrado funcionario del Gobierno a Infobae.

Desde la Ciudad también hubo coincidencias en que se trabajó más unificadamente con el accionar de la Nación a diferencia de otros cortes de calle. Claro que la estrategia de Rodríguez Larreta sigue siendo la del diálogo más extensivo con los manifestantes, en comparación con Nación. "Son protestas y piqueteros diferentes. En Panamericana había más dureza entre los manifestantes y la reacción fue diferente", se justificaron en su entorno.