Luego de dos semanas marcadas por las protestas en la vía pública, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, consideró que existe una "sobreactuación de la calle" y criticó el paro nacional anunciado por la CGT para el 6 de abril: "En el mundo no existen más, solo acá existen, es algo que quedó en el pasado".

Para la funcionaria de Cambiemos, "no se puede todos los días, a toda hora, estar protestando" y lo atribuyó a "algo que es histórico en la Argentina".

La Ciudad tiene la responsabilidad del orden público local. Nosotros en los edificios federales o en las rutas como la Panamericana

"En lugar de discutir por los carriles democráticos está todo planteado en término de ganar o perder", explicó en una entrevista publicada en la edición impresa del diario Clarín. Y agregó: "Tenemos que ir a posibilidades de discusión que no sean posiciones extremas: 'te tomo la calle'; 'te dejo a los chicos sin colegio' o 'voy a un paro general'".

En ese sentido, planteó la necesidad de "construir una cultura donde existan pasos previos a la de máxima como tomar la calle".

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

A modo de ejemplo, destacó que las centrales obreras van a la huelga general a pesar de que bajó la tasa de desempleo. "No importa que los números digan otra cosa, no es coherente", insistió.

Por otro lado, cuando le consultaron sobre las medidas concretas que se tomarán para evitar los constantes piquetes en la Ciudad, la ministra señaló que desde el traspaso de la policía al ámbito porteño las fuerzas federales no actúan en el orden público local.

Sentimos que hay un apoyo fuerte para ir a un orden democrático

"La Ciudad tiene la responsabilidad del orden público local. Nosotros en los edificios federales o en las rutas como la Panamericana", explicó.

Finalmente, Bullrich también analizó la situación política y destacó la importancia de "romper esa profecía autocumplida que dice que a la Argentina sólo la puede gobernar el peronismo".

En esa misma línea, aseguró que en las protestas "se mezcla lo reivindicativo con la pelea partidaria" y que hay sectores que "sistemáticamente han intentado desestabilizar" al Gobierno.

No obstante, dijo que "la gente se está dando cuenta" y aseguró sentir "un apoyo muy fuerte para ir a un orden, un orden democrático".