La legisladora porteña por el bloque Confianza Pública Graciela Ocaña realizó una presentación ante el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, en donde denunció que parte del dinero utilizado por la constructora brasileña Odebrecht para pagar coimas por la adjudicación del soterramiento del ferrocarril Sarmiento provino de fondos que fueron gestionados por el ANSES durante el gobierno de Cristina Kirchner: se trata de una suma cercana a los 590 millones de pesos.

En la denuncia, Ocaña le pidió al magistrado que investigue los mails de los directivos de la empresa en la Argentina porque podrían contener información sobre los sobornos al Estado por diferentes obras públicas. Pero, puntualmente, hace hincapié en 20 millones de dólares que tendrían su origen en un crédito que recibió la constructora brasileña.

Ex funcionarios del ANSES, consultados por Infobae, explicaron que en aquella oportunidad el organismo sólo invirtió en un activo financiero con oferta pública y calificación para realizar obras de infraestructura, pero aclararon que no tenía "ni control ni contratación de obra", algo que correspondería al Ministerio de Planificación Federal que controlaba Julio De Vido.

En cuanto a los mails, se trata de los mismos correos electrónicos secuestrados por la policía de Brasil que revelaron el entramado de empresas involucradas en el pago de las coimas.

LEA MÁS

Los investigadores detectaron que Marcelo Odebrecht y los ejecutivos de su compañía, investigada en Brasil y que habría pagado en Argentina sobornos por US$ 35 millones (según el Informe del Departamento de Justicia de los Estados Unidos en el trámite de la delación premiada de los acusados), utilizaban una clave para referirse al pago de coimas: DGI".

A finales de febrero, la diputada nacional Margarita Stolbizer había realizado una presentación judicial en donde detalló que "el responsable de gestionar los pagos de Odebrecht era el ejecutivo Fernando Migliaccio, quien también ayudó en 2010 al ejecutivo de la empresa Mauricio Couri Ribeiro a destrabar un sospechoso pago a Manuel Vázquez, testaferro y asesor del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime".

"En febrero de 2010 Vázquez reclamó al representante de Odebrecht en Buenos Aires, Couri Ribeiro, el pago de U$S 80 mil. Para los investigadores brasileños, se trata de una coima en el marco del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento", planteó.

En los mails secuestrados, además, habría información sobre el otorgamiento de un crédito para solventar las coimas. "Los funcionarios del gobierno en claros actos de malversación de fondos, incumplimientos de deberes de funcionario público y defraudación a la Administración Publica, han utilizado fondos de naturaleza pública como los provenientes de la ANSES para afrontar el pago de coimas en relación a la realización de las obras públicas", afirmó Ocaña, según consignó el diario Clarín.