Confirmaron el procesamiento de Claudio Uberti por un caso de corrupción

Ricardo Jaime también está involucrado en la causa

Ricardo Jaime y Claudio Uberti
Ricardo Jaime y Claudio Uberti

La Sala I de la Cámara Federal confirmó el procesamiento de Claudio Uberti, ex funcionario kirchnerista por un caso de corrupción por el que también había sido procesado Ricardo Jaime.

Jaime, ex secretario de Transporte de Néstor y Cristina Kirchner, está detenido desde abril del año pasado por varios casos relacionados con los negocios que se hicieron en la secretaría que estuvo a su cargo entre 2003 y 2009.

Uberti estuvo al frente del Órgano de Control de las Concesiones Viales (OCCOVI), la repartición encargada de supervisar las rutas por peaje. Fue eyectado del gobierno por el escándalo de la valija de Alejandro Antonini Wilson.

En septiembre del año pasado el juez Sebastián Casanello había procesado a Jaime y Uberti porque un auto que estaba bajo la óbito del OCCOVI fue utilizado por el ex secretario de Transporte. El vehículo en cuestión debió haberse afectado para controlar una autopista pero fue usado por Jaime tanto para su función como para que se movilizara con su familia.

Jaime, en la misma causa había sido procesado por haber hecho algo similar con otro automóvil, pero que no estaba relacionado con el área que estuvo a cargo de Uberti.

Casanello dictó el procesamiento de Jaime y Uberti. Su fallo fue confirmado solo respecto de Uberti por los camaristas Jorge Luis Ballestero, Eduardo Freiler y Leopoldo Bruglia. Jaime no había apelado, con lo que consintió la decisión del juez Casanello y su procesamiento quedó firme.

Los camaristas confirmaron parcialmente la decisión de Casanello respecto de Uberti.

El juez había establecido que los ex funcionarios cometieron el delito de malversación de caudales públicos que está contemplado en el artículo 260 del Código Penal. Allí se establece que: "Será reprimido con inhabilitación especial de un mes a tres años, el funcionario público que diere a los caudales o efectos que administrare una aplicación diferente de aquella a que estuvieren destinados. Si de ello resultare daño o entorpecimiento del servicio a que estuvieren destinados, se impondrá además al culpable, multa del veinte al cincuenta por ciento de la cantidad distraída".

Si bien confirmaron el procesamiento por la malversación los camaristas determinaron que no hubo perjuicio para el Estado por el cambio de asignación del auto. Es decir que a Uberti no le correspondería la multa en el caso que fuera condenado.

El expediente se inició allá por 2011 como un desprendimiento de la causa en la que Jaime deberá afrontar un juicio oral y público por enriquecimiento ilícito. Pasaron unos seis años entre idas y vueltas -la causa llegó hasta la Casación- y recién ahora el procesamiento ha sido confirmado.

El caso es menor pero revela cómo los expedientes en los que funcionarios o ex funcionarios son investigados por delitos de corrupción demoran mucho más de la cuenta.

TE PUEDE INTERESAR