El ministro de Defensa, Julio Martínez, anunció el incremento de un 6% promedio de las remuneraciones netas del personal de las Fuerzas Armadas. Y aprovechó para bajar un mensaje crítico contra el gobierno anterior.

Martínez destacó que la suba se produce "después de 12 años de postergación, persecución, destrato" hacia los uniformados, en el marco de las políticas de inversión y de aumento del gasto destinadas hacia el sector. "Queríamos que nos recuerden como quienes, juntos, iniciamos el camino de la recuperación", advirtió.

Sin embargo, admitió que la "política salarial equivocada" del kirchnerismo con las FFAA "no se puede revertir en un solo mandato" de gestión.

"Sin duda que siempre uno quiere más. Ustedes quieren más, los jefes quieren más", sostuvo Martínez durante la presentación, quien pese a ello agregó: "Debe ser un día de fiesta, porque se está reafirmando el camino iniciado y comprometido junto al Presidente de la Nación de recuperar nuestras Fuerzas Armadas".

La medida fue presentada ayer en un acto destinado al personal militar y los mandos, en el Salón Libertador de la sede del Estado Mayor del Ejército, ubicada en Azopardo 250.

El ministro precisó que el reajuste en los haberes, además de implicar una suba del 6% de bolsillo, implica "un 3% de blanqueo" de distintos ítems en los sueldos. "Con esto llegamos al 67 por ciento. El objetivo es 85%, que la idea es hacerlo en la menor cantidad de años posible", informó acerca de los objetivos de gestión en materia de regularización salarial.

En este sentido, advirtió que el incremento fue posible porque "a último momento" se consiguieron "unos 500 millones de pesos más", que fueron aplicados para que "los descuentos no accionen tanto en el blanqueo" del personal de "los seis grados más bajos", en alusión a los suboficiales y oficiales.

Además, añadió que el impacto del aumento "en los retirados va a andar entre el 11 y el 14 por ciento" y que en el Ministerio calculan que "en el haber básico y el bruto va a ser de un 10 por ciento".

LEA MÁS:

Se trata del segundo incremento salarial anunciado por el Ministerio de Defensa, luego del anterior implementado en junio del año pasado, cuando fue del 31 por ciento.