La jueza federal Sandra Arroyo Salgado, la ex esposa de Alberto Nisman, visitó hoy al papa Francisco acompañada por sus hijas, Iara y Kala. Recibieron su saludo en el marco de la Audiencia General que se realiza en el Vaticano: fue el primer encuentro del Sumo Pontífice con la familia del fallecido ex fiscal de la causa AMIA.

El cara a cara se dio a las 7:50 de la mañana (hora de Argentina), cuando el líder de la Iglesia Católica pasó por el sector donde suelen agruparse los ciudadanos argentinos que visitan la Santa Sede. "El Papa sabía que Arroyo Salgado y las hijas de Nisman estaban en el lugar", aseguró Andrés Beltramo, el corresponsal que radio La Red tiene en el Vaticano.

Previamente, la jueza federal y sus hijas participaron en numerosos actos para recordar la figura de Nisman. Uno de ellos fue el que tuvo lugar en el centro que homenajea a las víctimas de los atentados contra la embajada de Israel y la mutual judía, ocurridos en Buenos Aires en 1992 y 1994, respectivamente.

Arroyo Salgado y las hijas de Nisman esperaron en el sector donde se agrupan los argentinos @sacroprofano
Arroyo Salgado y las hijas de Nisman esperaron en el sector donde se agrupan los argentinos @sacroprofano

Ese memorial está ubicado en las cercanías del bosque Memoria, que honra la lucha de los desaparecidos argentinos que fueron víctimas del terrorismo de Estado.

Además, la familia del ex fiscal estuvo presente en una ceremonia en la ciudad de Naharía, en Israel, donde se inauguró un monumento a la memoria de Nisman en el que se representa una Estrella de David –el símbolo religioso del pueblo israelí- rota.

"Será un viaje reparador para mis hijas, para que tomen contacto con el reconocimiento que recibe su padre por el trabajo que realizó como fiscal del atentado a la AMIA", dijo Arroyo Salgado al referirse a sus expectativas con respecto a este viaje.