Las curiosidades detrás de los cambios de los comisarios: uno insultó a Rodríguez Larreta

El gobierno porteño anunció ayer la modificación de todas las jefaturas policiales. Qué hubo detrás de las bajas y ascensos

policia de la ciudad uniformes 1920 (2)

En una decisión sin precedentes, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cambió ayer a 51 de los 54 jefes de las comisarías de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco del proceso de fusión de la Policía Federal y Metropolitana. La reestructuración en la conducción de los uniformados tuvo el siguiente resultado: 31 comisarios pasarán a estar a cargo de otras seccionales, 15 agentes fueron ascendidos para ocupar la dirección de las dependencias, mientras que el resto fueron reubicados en otras áreas – algunas, con mayor jerarquía- o bien removidos de la fuerza por mal desempeño y denuncias penales en su contra.

La nueva distribución de los titulares del poder represivo vino de la mano del nuevo jefe de la unificada Policía de la Ciudad, José Potocar, quien desempeña el cargo desde el pasado 2 de enero. La decisión fue anunciada por el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, como una forma de "empezar de cero la gestión" de la novel fuerza, en medio de las tensiones y negociaciones que salieron a la luz durante el proceso de integración.

Hay varios datos de consideración detrás de las modificaciones. En primer lugar, tres efectivos de la Policía Metropolitana alcanzaron tres cargos intermedios. Se trata de los comisionados mayores Rodolfo Alí, Ana Molina y Roberto Ahmed, que pasarán a liderar las circunscripciones III, VII y VIII, respectivamente, y pasarán a tener a su cargo entre 6 y 7 comisarías cada uno. No casualmente Ahmed estuvo a cargo del operativo contra los manteros de Once la semana pasada.

Hay datos más curiosos. Héctor Eduardo González, quien conducía la comisaría N°8 de Balvanera, quedó en la mira tras insultar al jefe de Gobierno porteño: lo llamó "Larrata" en un comentario en su cuenta de Facebook. Al jefe policial, que tendría además una denuncia por cohecho (coimas), le dieron el pase a disponibilidad "por faltarle el respeto a la investidura de su jefe político". En su lugar finalmente quedó Osvaldo Tejido.

Otro caso resonante es el ascenso que tuvo Roxana Corbo, la titular de la comisaría en la que se grabó el polémico video donde tres oficiales de la seccional 54° hicieron estallar un petardo contra el ministro Ocampo. Esa filmación, que se viralizó en las redes sociales, concluyó con la remoción de los agentes ya que se interpretó como un "mensaje mafioso".

Pese a este confuso episodio, Corbo fue promocionada como jefa de la circunscripción II y tendrá bajo su mando las comisarías 5°, 6°, 8°, 9°, 18° y 20° de los barrios de Balvanera, Almagro, Constitución y San Cristóbal. Se trata de una de las zonas calientes de la Ciudad, donde hay numerosas denuncias por casas tomadas, venta de drogas y prostitución.

Los casos en los que hubo remoción del personal policial y que comenzaron en los últimos meses de 2016 es extenso. Eduardo Marcelo Suárez, de la seccional 10° de Boedo, fue desplazado luego de que, en noviembre, los vecinos denunciaron "zonas liberadas", publicó hoy el diario Clarín. En su lugar quedó José Luis Martinelli.

LEA MÁS: 

Así quedaron las jefaturas policiales en las comisarías de la Ciudad

Rodríguez Larreta presentó al nuevo jefe de la Policía de la Ciudad

Muerte de Brian: removieron al jefe de la Comisaría 38ª

Similar es lo que ocurrió con Alejandro Attili, de la 38° de Flores. Su gestión acaparó la atención de la opinión pública recientemente: fue el comisario de la jurisdicción donde ocurrió el crimen de Brian Aguinaco. Sospechado también de liberar zonas, su reemplazo se hizo oficial ayer con Juan José Olivi.

Walter Colamorea, de la comisaría 12°, de Caballito, quedó bajo sospecha cuando tres oficiales fueron arrestados en diciembre último, tras un allanamiento. Los policías estaban acusados de secuestrar a un comerciante gitano de la zona y de cobrar 17.000 dólares de rescate por él. Otro que fue desplazado y reemplazado: el recambio se produjo por Oscar Dolcemascolo.

Héctor Palacio, quien era jefe de la seccional 51° de Belgrano, fue desplazado tras ser acusado judicialmente de proteger a un prostíbulo. En su posición quedó Carlos Bobillo.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

Víctor Medina, de la comisaría 50°,  tras una denuncia por mal desempeño, pidió su jubilación y su cargo quedó para Sergio Grilli. También se retiró Marcelo Salto, de la 6° de Balvanera; su puesto fue para Marcelo Galluzzi. El comisario Fernando Alonso, de la 25° de Palermo, pidió licencia médica y lo reemplazo Rubén Schmidt.

Norberto Villarreal estaba al frente de la 52° de Villa Lugano. En noviembre se convirtió en prófugo: la Justicia ordenó detenerlo por cobrar coimas a trapitos y comerciantes cuando estaba en Núñez (comisaría 35°). Fernando Marinas fue designado en su lugar.

Finalmente, los jefes de las seccionales 24° (La Boca), 27° (Villa Crespo), 48° (Villa Lugano) y 49° (Villa Urquiza) fueron desplazados porque recibieron una "evaluación negativa" y se les buscaron nuevos destinos. La conducción de esas jurisdicciones pasó a Sergio Guitérrez, Adolfo Luján, Alejandro Castelli y Jorge Di Maulo.

Uno de los jefes removidos estaba a cargo de la zona en la que mataron a Brian Aguinaco. (Télam)
Uno de los jefes removidos estaba a cargo de la zona en la que mataron a Brian Aguinaco. (Télam)
TE PUEDE INTERESAR