(Télam)
(Télam)

Fiambres, choripanes, bondiola y empanadas. Con un menú acorde al sector, Mauricio Macri brindó este mediodía con el triunvirato de la CGT y varios de los principales líderes sindicales, aunque sin la presencia de Hugo ni Pablo Moyano.

Del brindis, que tuvo lugar en la quinta de Olivos, participaron Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña -los tres integrantes del triunvirato cegetista-, además de Armando Cavalieri, Omar Maturano, Roberto Fernández, Andrés Rodríguez, José Luis Lingieri, Gerardo Martínez, Antonio Caló, Oscar Rojas y Rubén Sandoval. Además de los Moyano, que según fuentes oficiales fueron invitados, se ausentó el líder de Gastronómicos, Luis Barrionuevo, uno de los sindicalistas más cercanos al Presidente.

Allegados a la familia Moyano explicaron que el ex líder de la central obrera se excusó por un viaje a Mar del Plata, y que su hijo Pablo prefirió no mostrarse junto al jefe de Estado. "No se hubiese sentido cómodo", aseguraron.

Por el lado de la Casa Rosada, además de Macri, fueron de la partida el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario general, Fernando de Andreis; el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y su mano derecha, Ezequiel Sabor.

El lunes, Macri selló el pacto de no agresión que entabló con el sindicalismo desde que asumió en lo más alto del poder al acordar con la CGT el proyecto de Ganancias, que Diputados convirtió en ley ayer por la tarde. El acuerdo con los sindicalistas fue clave para destrabar la discusión por el impuesto, una de las condiciones de los bloques opositores para acompañar el proyecto.

(NA)
(NA)

Si bien en los últimos meses el gremialismo empezó a amenazar con un endurecimiento de sus posturas, los líderes sindicales se mostraron durante todo el año condescendientes con el Gobierno. No hubo grandes medidas de fuerza. A mediados de año, Macri les devolvió a los sindicatos los casi 30.000 millones de pesos del fondo solidarios de las obras sociales que el Estado tenía retenidos. Y le dio la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), que maneja esos fondos, a Luis Scervino, mano derecha de Lingieri.