Gabriela Michetti (Adrián Escandar)
Gabriela Michetti (Adrián Escandar)

El juez federal Ariel Lijo dispuso el levantamiento del secreto bancario respecto de tres fundaciones vinculadas a la estructura política del PRO, el partido del presidente de la Nación Mauricio Macri.

La decisión de Lijo se materializó en un pedido al Banco Central de la República Argentina (BCRA) para que las entidades bancarias informen la cuentas que poseen las fundaciones Pericles, Formar y Fundar-Justicia y Seguridad.

La Fundación Pericles está dirigida por Fabián Rodríguez Simón, diputado por el Parlasur electo por Cambiemos y asesor de Macri en asuntos jurídicos.

La Fundación Formar está encabezada por el ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich. Y la Fundación Fundar-Justicia y Seguridad está en manos de Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad de la Nación.

La orden de Lijo se da en la causa iniciada para determinar si la vicepresidente de la Nación Gabriela Michetti puede justificar el dinero que fue robado de su casa en noviembre de 2015. Según la denuncia que hizo la propia Michetti, se llevaron 200 mil pesos que pertenecían a donaciones que se realizaron a la Fundación SUMA y unos 45 mil que, según la vicepresidente, eran para una refacción y el manejo de la casa, mientras había otros 50 mil dólares de un préstamo de su novio, Juan Tonelli.

A partir de la denuncia contra la vicepresidente, el fiscal Guillermo Marijuán imputó a Michetti y comenzó la investigación para determinar si hay forma de justificar el dinero en efectivo que fue robado por un integrante de la Policía Metropolitana que formaba parte de la custodia la vicepresidente cuando era la segunda de Macri en el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los diputados nacionales por el Frente para la Victoria Rodolfo Tailhade y Juan Cabandié denunciaron que, entre otras irregularidades, la Fundación SUMA-manejada por Michetti- no tenía los papeles en regla. Y que esa fundación y otras de dirigentes del PRO podrían ser usadas para el financiamiento ilegal de la política.

Los diputados pidieron también que se investigue el funcionamiento de las fundaciones para las que ayer Lijo ordenó el levantamiento del secreto bancario.

Los legisladores habían denunciado también a la Fundación SUMA y de la Fundación Creer y Crecer del intendente de Lanús Néstor Grindetti. Según fuentes judiciales, la fundación de Grindetti dejó de funcionar el año pasado. Todas están bajo investigación.

Lijo ya había determinado que se levantara el secreto bancario sobre las cuentas de la Fundación SUMA y ayer se agregaron las nuevas fundaciones. La investigación intenta determinar si los fondos que circularon por las cuentas de esas fundaciones tienen un origen legal.

Según explicaron a Infobae fuentes judiciales, también se le pidió a la Unidad de Información Financiera (UIF) –que combate el lavado de dinero– que envíe al juzgado los reportes de operaciones sospechosas que tuvieran las fundaciones. Todas tendrán que aportar los libros contables donde están registrados los movimientos económico-financieros.

Avanza la investigación sobre el origen del dinero robado en la casa de Michetti y, según los investigadores, también complica a las fundaciones usadas por dirigentes del PRO.