El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, anunció que el Gobierno invertirá 22.223 millones de pesos en un Plan Integral de obras para potenciar el desarrollo del sector aéreo nacional, de modo de duplicar en los próximos cuatro años la cantidad de vuelos de cabotaje e impulsar el transporte aéreo de cargas. Según el plan dado a conocer en conferencia de prensa, las inversiones en infraestructura y tecnología ya comenzaron y apuntarán a hacer más eficientes las operaciones aéreas -reducir la cantidad de cancelaciones y demoras-, transformar la experiencia de viaje del pasajero modernizando los aeropuertos e impulsar el desarrollo productivo de todas las regiones del país mediante el incentivo del transporte aéreo de cargas, hoy inexistente.

La mayor parte de la inversión -unos $18.709 millones- será para obras de infraestructura para modernizar las terminales aéreas de Aeroparque, Bariloche, Catamarca, Comodoro Rivadavia, Córdoba, Esquel, Ezeiza, Formosa, Iguazú, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Posadas, Salta, San Fernando, San Juan, Tucumán, Chapelco y Trelew, y ampliar su capacidad operativa, mientras que $1.814 millones estarán destinados a mejorar la eficiencia de las operaciones aéreas y $1.700 millones serán para mejorar la aviación civil. En la actualidad, en los 54 aeropuertos que hay en el país se llevan a cabo unos 448 vuelos diarios, mientras que el sector emplea a 132.000 trabajadores.

De la conferencia de prensa participaron también el administrador nacional de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Juan Pedro Irigoin; el presidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA), Patricio Di Stefano; su par de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), Agustín Rodríguez; y el gerente general de Intercargo, Mario Dell'Acqua.

"La política que tuvo el gobierno kirchnerista de cerrar absolutamente el mercado, de regularlo totalmente, de que en cabotaje prácticamente hubiese un solo actor, fue un fracaso", dijo Dietrich, al tiempo que señaló que en los últimos años los vuelos de cabotaje crecieron entre 180% y 240% en Brasil, Ecuador, Colombia y Perú, mientras que en Argentina sólo creció un 21%. "Recibimos un sector totalmente subdesarrollado", explicó.

Según dijo el ministro, el ambicioso plan "ya está en marcha", y quintuplicará la inversión realizada en los últimos años, con el agregado de que se trata de un plan "integral". Las obras se se financiarán con las tasas que pagan los pasajeros y las aerolíneas, por lo que en principio no serán necesarios créditos. Algunas ya se han iniciado, como la remodelación del aeropuerto de Mendoza, que Di Stefano prometió que estará listo para los primeros días de diciembre, como también las obras de reconstrucción de la pista en el aeropuerto de de Trelew, la ampliación de la plataforma comercial en Tucumán y la construcción de nuevas torres de control de Iguazú, Aeroparque y Ezeiza. Además, en agosto fue finalizada la terminal de pasajeros de Córdoba y una nueva manga en Río Gallegos.

Además de la remodelación y modernización edilicia, están previstas nuevas salas de embarque y atención al pasajero, mayor cantidad de puestos de check-in, cintas de equipaje y ampliación de los estacionamientos vehiculares. También se mejorará el servicio de Wi-Fi gratuito en todos los aeropuertos.

En lo que hace al transporte de cargas, se están ampliando las plataformas comerciales para permitir el traslado de productos de exportación como por ejemplo los arándanos en Tucumán -ya se encuentran trabajando junto al gobierno de Juan Manzur- y las cerezas en Neuquén.

Respecto de la aviación civil, se apuntará a las obras de seguridad en aeropuertos de todo el país. Por ejemplo, en el aeropuerto de Morón se incorporará nuevo balizamiento y se construirá el cerramiento completo, además de instalar nuevos servicios de salvamento y extinción de incendios.

La empresa EANA, a cargo del control aéreo, realizará la inversión con fondos estatales, pero, según las proyecciones de facturación, aspira a recuperar los fondos y ser sustentable en el corto plazo. Allí, incorporarán equipamiento de comunicación, navegación y vigilancia para mejorar la seguridad en los despegues y aterrizajes, permitiendo que los aeropuertos operen incluso en condiciones climáticas adversas, y reduciendo las demoras y cancelaciones.

Por último, Intercargo invertirá $177 millones en nuevos equipos y realizará obras por $35 millones para mejorar el servicio de rampas y logística.