Marta Varela y Juan Manuel Abal Medina, presidenta y vice de la Bicameral
Marta Varela y Juan Manuel Abal Medina, presidenta y vice de la Bicameral

Tras el llamado de atención de la Corte Suprema, el Congreso puso en marcha la comisión que propondrá el candidato para ocupar el cargo de Defensor del Pueblo de la Nación, puesto vacante desde 2009.

La presidencia de la Bicameral de la Defensoría del Pueblo quedó en manos de la senadora Marta Varela (PRO), mientras que el vice será el legislador Juan Manuel Abal Medina (PJ-FpV).

En el fallo que anuló el aumento de las tarifas del gas para usuarios residenciales, la Corte Suprema criticó al Parlamento por la demora en la conformación de esta Comisión.

Su flamante conductora, Marta Varela, reconoció que "el pueblo necesita imperiosamente un Defensor del Pueblo que haga valer y proteja los Derechos Humanos y evite los abusos de poder por parte de la administración pública".

En la primera reunión no hubo avances en la designación del Defensor del Pueblo
En la primera reunión no hubo avances en la designación del Defensor del Pueblo

"Nuestro compromiso será buscar consenso, acuerdo político y proponer al candidato idóneo para ocupar este cargo vacante hace 7 años", tras asumir la presidencia de la Bicameral.

"Nosotros somos los primeros que queremos que se audite y controle al Gobierno. Solo con transparencia y accesibilidad la gente volverá a confiar en la política", consideró Varela.

Cómo es el proceso para elegir al Defensor del Pueblo

Al crearse la comisión Bicameral, sus integrantes (7 senadores y 7 diputados) proponen candidatos y la elección del mismo surgirá en base al consenso entre las distintas fuerzas políticas.

A diferencia de lo que ocurre en el caso de la Auditoría General de la Nación (AGN), no es un requisito expreso que el Defensor del Pueblo sea de la fuerza política opositora. Sin embargo, la costumbre indica que el cargo lo han ejercido personas de la oposición mayoritaria.

Varela prometió que trabajarán "fuertemente en la selección de una persona idónea para el cargo", que además reúna "los avales políticos necesarios para poder ejercer su cargo con autoridad".

El Defensor del Pueblo es una institución autónoma al servicio de los argentinos, cuya misión es velar por los derechos de los ciudadanos y actuar frente a cualquier tipo de abuso del Estado.