Los fiscales José María Campagnoli (izquierda) y Marcelo Romero, junto a Diana Cohen Agrest
Los fiscales José María Campagnoli (izquierda) y Marcelo Romero, junto a Diana Cohen Agrest

"Delinquir en la República Argentina no sale nada, sale muy poco". Con esta afirmación comenzó su exposición el fiscal de La Plata Marcelo Romero en la charla-debate convocada por Usina de Justicia, una asociación civil por los derechos de las víctimas y contra la impunidad. La entidad es presidida por Diana Cohen Agrest, doctora en filosofía y una de las referentes en la lucha por los derechos de las víctimas, sobre todo desde que asesinaron a su hijo Ezequiel en un robo en el barrio porteño de Caballito.

"Se ha instaurado en el Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, y me animo a decir en la inmensa mayoría de los Poderes Judiciales del país, la inversión del paradigma del derecho penal. Hoy en día el imputado es la víctima de una sociedad capitalista que lo excluyó del sistema y lo empujó hacia el delito. Y la víctima -en realidad- es el victimario", dijo Romero.

El fiscal de La Plata señaló que esto que parece tan absurdo es lo que se enseña en las facultades de Derecho, en los institutos de postgrado, y lo más grave de todo, lo que se exige en los Consejos de la Magistratura para ser magistrado. "El que no recita la teoría abolicionista de Zaffaroni no se convierte en juez, en fiscal o en defensor".

El fiscal Romero señaló que son muy pocos los que no abrazan esa teoría. En ese sentido explicó que cuando la gente se pregunta "¿cómo puede ser que un presunto delincuente esté en la calle y la víctima esté todavía mendigando Justicia en los tribunales?" es porque se aplica esa doctrina abolicionista.

Romero afirmó que otro de los problemas del sistema penal es la falta de lugares de alojamiento para quienes cometen delitos. Con relación a ese tema manifestó que por un lado se denuncia el hacinamiento en las unidades penales pero sin embargo es políticamente incorrecto decir que se van a construir cárceles. Sobre este asunto destacó los dichos del ministro de Justicia, Germán Garavano, quien anunció que se van a construir unidades carcelarias en el país.

También remarcó que otro de los problemas es la falta de un sistema de inteligencia criminal que permita adelantarse al accionar de los delincuentes. Otro de los inconvenientes que mencionó Romero que tienen en su tarea los fiscales es la falta de una agencia federal de investigaciones a la que puedan recurrir cuando tienen que investigar a la policía o a los funcionarios públicos.

Los fiscales Campagnoli y Romero, junto a Cohen Agrest, propusieron darle más poder a las víctimas en los procesos penales
Los fiscales Campagnoli y Romero, junto a Cohen Agrest, propusieron darle más poder a las víctimas en los procesos penales

Durante su exposición, el fiscal Romero sostuvo que el trabajo que hay que hacer no es de un día para el otro ya que -según dijo- hoy en día cualquier estudiante de derecho o cualquier juez joven puede ratificar que las enseñanzas de Eugenio Zaffaroni son tomadas como una "Biblia laica". El fiscal platense cuestionó al ex Ministro de la Corte al afirmar que lo que hace es tirar frases sin fundamento que son casi panfletos. "Cuando se intentó discutir la edad de imputabilidad, evitó la discusión con un slogan: 'ningún pibe nace chorro'. Cuando hubo que discutir el tema de los piquetes, la vigencia o no de la garantía del libre tránsito, de ahí salió otro slogan: 'no se puede criminalizar la protesta social".

Finalmente, Romero alertó sobre un hecho inédito en la Justicia argentina como es la creación de un partido político dentro del Poder Judicial al referirse a la actividad de Justicia Legítima. Al respecto afirmó que la Justicia debe ser un poder independiente de la política.

Otro de los convocados por Usina de Justicia, el fiscal José María Campagnoli, afirmó durante su exposición que la Justicia tiene una deuda enorme con la sociedad y -en su opinión- en general no conforma a nadie.

Además destacó que hay que reflexionar sobre el papel de la víctima en el proceso penal. Consideró que hay que poner a la víctima en el centro y que una de las partes más importantes del trabajo de los fiscales es tratar de dar alguna contención. "Si el Ministerio Público Fiscal tiene como misión defender los intereses generales de la sociedad, lo primero que tiene que hacer es poner en el centro de la escena a la víctima", dijo Campagnoli.

El fiscal de Saavedra sostuvo que a los fines estratégicos de cualquier caso contar con la colaboración de la víctima o sus familiares es muy importante para el éxito de la investigación.

Campagnoli resaltó como un desequilibrio en la actual legislación penal que el imputado pueda negarse a declarar y en cambio la víctima está obligada a hacerlo. "Hay una desigualdad de armas entre la víctima y el imputado".

Además reveló que históricamente sólo el dos por ciento de los delitos que se denuncian llegan a juicio oral y de esos casos, el índice de condena es muy bajo.

Por otro lado, señaló que la carencia de agencias estatales serias que puedan llevar adelante investigaciones eficaces es algo muy preocupante.

Campagnoli y Romero coincidieron en que es de importancia fundamental realizar inteligencia criminal para combatir el delito y de esta manera poder anticiparse al accionar de los delincuentes.