Ignacio Montoya Carlotto: "La grieta me apena"

Está presentando el nuevo disco "Sep7eto". Dice que es "como una banda sonora personal de los últimos dos años "en donde, de verdad, soy verdaderamente quien soy". Para Ignacio, como quiere que todos lo llamemos ("nadie tiene que explicar que se llama como se llama y, menos, justificarlo") no fueron dos años cualquiera. Fue el tiempo que vivió sabiendo que era el nieto de Estela de Carlotto luego de 36 años de vida con otra identidad.

Es cálido, muy cálido y cuidadoso a la hora de opinar. Se lo nota con un bagaje de gran cultura, esa que nace de la lectura profusa, de su trabajo dedicado y apasionado como músico, de la vida de alguien inquieto que bucea en el pensamiento.

El próximo viernes 16 de septiembre presentará en la Usina del Arte, con entrada libre y gratuita, su último hijo artístico. Quizá Lola, su primogénita de 2 meses de vida, lo acompañe. "Ser padre es todo y más de lo que te dicen", le cuenta a Infobae TV.

Habla sin temor del kirchnerismo y del macrismo. Sin embargo, con cordial fortaleza, se niega a pararse de un lado o del otro de esas expresiones políticas. "Algunos viven esto como una desilusión. Se espera que el nieto de Estela sea o diga muchas cosas", confiesa. Sí, mira con recelo la denominada grieta. "Me apena. Parece que hay que pararse en algunas de las dos vías de pensamiento único. El que no duda, hay algo que (le) funciona bien", expresa.

Recuerda el momento en que supo que era genéticamente quien era: "Los otros días pasé por enfrente del Hospital en donde me sacaron sangre. Me acuerdo de ese día, en una fila en donde muchos íbamos a que nos tomaran la muestra. Recuerdo un flaco que decía que sabía tanto de él. Parecía que sólo iba a confirmar lo que sabía. Y al que llamaron para decirme que había dado positivo fue a mí.", relata a media voz. "Estaba sentado tomando mate y comiendo unos bizcochitos, que de paso nunca más compré, cuando recibí el llamado. Eso es como cuando carretea un avión. En un momento tu historia toma vuelo y ya no vuelve a ser igual", agrega.

A poco de comenzar esta extensa y rica entrevista se descubren los mismos gestos y el tono de las expresiones de su abuela Estela. No hay que ser muy perspicaz para reconocer al instante en él la idéntica entereza y la misma pasión inclaudicable por la memoria, verdad y justicia. Así habla Ignacio. Con su propia voz, esa que sabe que nadie puede arrebatarle a pesar de su conmovedora historia.

Aquí, las definiciones de Ignacio Montoya Carlotto:

–Yo en la calle no siento tanto "la grieta" como en los medios de comunicación. A alguien le debe convenir que exista.

–A mí me apena un poco la grieta. De pronto tenemos cono dos vías de pensamiento único y hay que adherir a alguna de las dos. Hay que saber transformarse con el argumento del otro.

–La obligación de dar un testimonio taxativo de todo. El tipo que no duda muestra que hay algo que no funciona bien. Yo, como artista, esencialmente dudo. Y a partir de eso, construyo.

–Ahí va relación con mi familia de sangre. Es el día a día, es de construción. Las relaciones no son solamente una cuestión genética. Yo disfruto mucho de encontrarme con la familia. Siempre supe reservar mi lugar.

–Las abuelas ya están grandes. Me da tristeza que muchas hayan muerto sin encontrar a sus nietos. Quiero que los nietos aparezcan rápido para que se puedan despedir en paz.

–No hay que perder la memoria para no volver a caer en el mismo error, en esa tragedia que fue el terrorismo de estado.

–En esencial que la justicia obre para terminar de cerrar esa oscura historia.

–Jamás me imaginé en la política. Hay que tener una vocación que yo no tengo

–Yo no busqué ser una persona pública. Sé que cuando hablo, eso rebota. Y hay que ser muy responsable entonces.

–Lo miro con mucha expectación a Mauricio Macri. Con algunas cosas que me gustan y otras no. Lo miro como muchos argentinos.

–No tengo una opinión forma acerca de su gobierno. Me encantaría que le fuera bien. Si no, estamos sonados todos

–A mí me pusieron cerca del kirchnerismo porque aparecí en ese momento. Entiendo que es un movimiento que ha hecho muchas cosas y ahora está un poco en la picota.

–Al kirchnerismo lo veo bastante de lejos. Creo que es también para preservarrme, de protegerme.

–Casi vivo como un pecado esto de mirar la política desde lejos. Quizá sea esto un acto de cobardía. Quizá sea una forma de protegerme

–Fue una gran experiencia conocer al Papa Francisco. Yo tenía una cuantas reservas porque no estoy metido en la religión. No entendía por qué tenía que ir.

–Me encontré con una persona muy comprometida, preocupada por los problemas del mundo.

–Yo, a mi historia personal, la he vivido como he podido. Transitándola como pude. Yo soy un afortunado porque pude cerrar mi historia y recuperarla.

–Los otros días pasé por el hospital en donde me sacaron sangre. Fue muy raro lo que sentí.

–Estoy en paz. Tengo mis momentos. a veces me molesta la cantidad de expectativas que se generaron sobre mí. De cosas que se suponía que yo tenía que hacer y no hice.

–Se supone que el nieto de Estela debería ser. lo que las expectativas sociales creen. Especialmente con la política.

–Eso de explicar cómo te llamás es difícil. A nadie le pasa eso. Yo soy Ignacio y me siento así. No es algo que yo haya decidido. Es algo sincero con lo que yo soy.

–El sentido de la vida es vivirla de la mejor manera posible. Dejar el mundo mejor respecto de cuando viniste. El sentido de la vida es entender al otro. En algunos momentos es no entender el sentido de la vida. Es también no poder responder a algunas preguntas como "para qué estamos" o "a dónde vamos".

LA ENTREVISTA COMPLETA

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos