El Gobierno flexibilizó el visado para los turistas chinos

Mauricio Macri y su par Xi Jinping tuvo su primer cumbre bilateral a comienzos de abril. (Presidencia)
Mauricio Macri y su par Xi Jinping tuvo su primer cumbre bilateral a comienzos de abril. (Presidencia)

El presidente Mauricio Macri dio un gesto más en su política de acercamiento al gobierno chino al firmar la eximición de visado para los turistas chinos que hayan realizado ese trámite para ingresar a los Estados Unidos o la Unión Europea.

A través del decreto 892/2016, publicado hoy en el Boletín Oficial, el gobierno nacional justificó la eliminación del requisito consular para este grupo específico de residentes transitorios al señalar que "los mecanismos de control" que realizan los países mencionados para la emisión de visados se "encuadran en criterios rigurosos de contralor, conforme el criterio de las autoridades argentinas", por lo que se entiende que se da "por cumplido" el control migratorio en estos casos.

La norma, firmada por Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña, y la canciller Susana Malcorra, aclara que quienes no se encuentren comprendidos en ese grupo deberán tramitar su visa en las representaciones consulares argentinas, conforme lo estipulado en los acuerdos entre ambos países sobre facilitación de emisión de visas de turismo.

Además de contar con los visados de Estados Unidos o la Unión Europea, los ciudadanos chinos tendrán que completar el procedimiento solicitando una Autorización de Viaje Electrónica (AVE), por la cual abonarán una tasa por servicios migratorios fijada en 50 dólares.

La flexibilización del control migratorio se enmarca en el "afianzamiento de las relaciones bilaterales" con la República Popular China, por lo que se "considera conveniente generar procedimientos más ágiles y simplificados" para el ingreso de los turistas de dicha nación asiática.

Mayor cercanía

En lo que configura una clara demostración de pragmatismo, la gestión de Mauricio Macri avanzó en las últimas semanas con encuentros con autoridades políticas y empresarios chinos, pese a la distancia ideológica que los separa.

Uno de esos gestos políticos ocurrió días atrás, cuando una comitiva de dirigentes del PRO se reunió en Beijing con autoridades del Partido Comunista chino donde se acordó que cooperen las escuelas de formación política de ambos partidos y se buscó conocer "los métodos de desarrollo en los diferentes sectores productivos de de ese país", como parte de "apertura al mundo que viene realizando Argentina".

En la misma sintonía se dio el encuentro en Casa Rosada entre el presidente Macri y Yafang Sun, titular de la empresa china Huawei Technologies. La reunión con una de las  mayores fabricantes de telecomunicaciones del mundo se dio luego de haber anunciado el Programa de Acceso a Internet Móvil, para que los usuarios prepagos puedan comprar teléfonos celulares aptos para 4G a $2.200, en 12 cuotas sin interés.

Preocupación

Pero no todos los sectores festejan el afianzamiento de los lazos comerciales con el gigante asiático. Comerciantes pequeños y medianos nucleados en la CAME expresaron su disconformidad con el inminente anuncio de un nuevo régimen y sistema "puerta a puerta" para realizar compras en el exterior a través de internet. Según la entidad, la medida habilitaría una "invasión silenciosa" de importados "made in China" en rubros como ropa, juguetes, marroquinería, entre otros. Aseguran que las diferencias de precios entre los productos extranjeros y argentinos son de entre 62 y 67 por ciento, por lo que una apertura de esas características "resentirá más la producción local y terminará afectando más al consumo".

De acuerdo a los trascendidos, el nuevo régimen de compras online al exterior habiltará a realizar hasta cinco compras anuales por un monto máximo de mil dólares cada uno y el envío no podrá superar los 50 kilos.