Caso López: el pollero que llamó al 911 dijo que "los fines de semana entraban muchas camionetas al monasterio"

La Meriva de José López, pocas horas después de ser arrestado con los millones de dólares.
La Meriva de José López, pocas horas después de ser arrestado con los millones de dólares.

Jesús Ojeda, vecino cercano al monasterio, se despertó la madrugada del 14 de julio porque –por los ruidos– pensó que le estaban robando la camioneta que usa para el reparto de pollos. Pero no, era el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, intentando hacer desaparecer 9 millones de dólares.

El pollero llegó a las 10 a los tribunales de Comodoro Py en el barrio porteño de Retiro. De inmediato fue recibido en el despacho del juez federal Daniel Rafecas. Según pudo saber Infobae, Ojeda ratificó que vio a López arrojando los bolsos hacia adentro del monasterio, al que ingresó luego saltando el muro. Así comenzó su declaración como testigo.

Según las fuentes judiciales, Ojeda contó que esa madrugada los ruidos que hizo López al llegar al convento lo despertaron. A las 3:15 llamó al 911 para reportar la extraña situación que veía desde la ventana de su casa. Quince minutos más tarde arribaba al lugar un móvil policial.

El relato coincide hasta acá con lo que Ojeda había revelado a los medios. Recordó también que los efectivos de la Bonaerense no ingresaron de inmediato al monasterio y que recién lo hicieron cuando la puerta se abrió desde adentro y se asomó el propio López.

De acuerdo con su testimonio –ahora ante la Justicia– Ojeda se fue a trabajar a las 6:10 de la mañana y los efectivos aún permanecían en el lugar.

De su declaración, trascendió también que "los fines de semana solía haber muchos movimientos de camionetas", aunque aseguró que nunca vio a ningún político o funcionario conocido.

El juez recibió también, en las últimas horas, las declaraciones de varias monjas que se hallaban en el monasterio cuando se registraron los hechos que terminaron con el apresamiento de López.

Una de las religiosas, Marcela, dijo que fue ella con otra monja, Inés, quienes estaban en el lugar cuando llegó López con los bolsos y un arma semiautomática.

El juez de garantías de Moreno, Gabriel Castro, procesó con prisión preventiva a López por la portación del arma.

Otra religiosa, María, habría ratificado ante Rafecas que fue ella la que atendió el timbre, cuando, esa madrugada, y por el aviso que Jesús realizó al 911, llegaron al monasterio efectivos de la policía bonaerense, según confiaron fuentes judiciales.