Ricardo Jaime: 100 días en la cárcel

Ricardo Jaime es un pionero. El ex secretario de Transporte del kirchnerismo fue el primer funcionario importante echado del gobierno allá por 2009, semanas después que el periodismo revelara que tenía un avión de cuatro millones de dólares que usaba para solaz y esparcimiento.

Fue el primer kirchnerista condenado por coimero: admitió ante la justicia que empresarios a los que debía controlar le daban dinero para que viviera mejor que lo que le permitía su sueldo de secretario de Estado que rondaba –entre 2003 y 2009- los 10 mil pesos.

Fue el primer kirchnerista procesado por enriquecimiento ilícito. Ni él ni sus testaferros (familiares y allegados) pudieron justificar la compra de bienes por 12 millones de pesos. El Tribunal Oral Federal 6 será el encargado de juzgar a Jaime.

Fue el primer kirchnerista preso. El 2 de abril pasado a las 7.30 de la mañana Jaime supo que iba a pasar un largo tiempo detenido. Se enteró por los medios de comunicación que el juez federal Julián Ercolini había ordenado su detención debido a su responsabilidad en una causa judicial en la que luego fue procesado por la adquisición de trenes chatarra en España y Portugal. En esa compra Jaime y uno de sus testaferros -Manuel Vázquez, detenido con prisión domiciliaria desde el 2 de abril- cobraron dos millones de euros en coimas. Por ese mismo caso fue procesado el ex ministro Julio De Vido, quien estaba al frente del ministerio de Planificación del que dependía Transporte.

Según pudo reconstruir Infobae con fuentes penitenciarias, Jaime trata de pasar inadvertido sus días- cumplió 100 el lunes pasado- en el Pabellón VI de la cárcel federal de Ezeiza. Está alojado junto a otros 14 presos en un pabellón de mayores de 50 años.  Jaime cumple con la tarea que le fue asignada y limpia el sector del pabellón que le fue encomendado.

En el ambiente carcelario, los presos importantes, que además tienen dinero ahorrado producto de sus maniobras delictivas, consiguen que algún otro detenido lo reemplace en sus tareas a cambio de unos pesos. No es el caso de Jaime- quien por cierto sí tiene dinero producto de la corrupción – ya que cumple personalmente sus obligaciones.

Se comporta dentro de la cárcel de manera tranquila. Lo único que hace es caminar en soledad cuando se lo permiten. Por esta horas Jaime lee el libro llamado "¿Por qué fracasan los países?", escrito por los académicos estadounidenses Daron Acemoglu y James Robinson. Ese libro, que fue best-seller hace unos años, fue resumido por el  ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional Simon Johnson del siguiente modo: "Los países mejoran cuando ponen en marcha instituciones políticas adecuadas que favorecen el crecimiento, pero fracasan (a menudo estrepitosamente) cuando dichas instituciones se anquilosan o no logran adaptarse a tiempos cambiantes".

(NA)
(NA)

El libro que atrae a Jaime, quien fuera la cabeza  del Frente para la Victoria en Córdoba, desarrolla una teoría sobre la riqueza y la pobreza de las naciones.

Hay quienes aseguran que dentro de la cárcel lo bautizaron "Trochita", en referencia a las trochas de los trenes. Tal afirmación, como otras sobre la vida carcelaria de Jaime, no pudo ser confirmada por Infobae.

Sus tres hijas, Julieta, Romina y Gimena –que viven en Córdoba- lo visitan con asiduidad. Se turnan para que no pase mucho tiempo sin que el jefe de la familia reciba afecto en la cárcel. Una de ellas-Julieta- está acusada de ser testaferro de su padre. Fue procesada por enriquecimiento ilícito debido a que no pudo justificar bienes que adquirió mientras su padre hizo negocios oscuros en la secretaría de Transporte durante los gobierno de Néstor y Cristina Kirchner. Las otras dos hijas fueron desvinculadas de la causa.

Fue el primer kirchnerista al que tres jueces le ordenaron la detención. Ercolini lo hizo el 2 de abril pasado. Luego se sumó Marcelo Martínez De Giorgi, por un caso de entrega irregular de subsidios en el área de transporte ferroviario. Y también Sebastián Casanello por el caso de enriquecimiento ilícito.

Jaime fue condenado a seis años de prisión por su responsabilidad por la Tragedia de Once. Y por las detenciones ordenadas por tres jueces, esperará en la cárcel a que la Cámara de Casación revise la sentencia del caso en el que hubo 51 muertos y centenas de heridos luego de que un tren del Ferrocarril Sarmiento chocara contra el andén de la estación de Once. Y si se confirma esa sentencia pasará varios años en la cárcel.

Fue el primer kirchnerista hallado con dinero en efectivo en un bolso. Jaime fue descubierto mucho antes que José López, ex secretario de Obras Públicas, fuera encontrado in fraganti mientras intentaba "depositar" nueve millones de dólares en un convento de dudosa reputación. En marzo de 2006 Jaime, que era secretario de Transporte, viajaba hacia Córdoba e intentó evitar que le revisaran el bolso de mano en el Aeroparque Jorge Newbery. Hizo ostentación de su cargo y amenazó a los policías para evitar que escanearan el bolso. Pero los agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, que era conducida por Marcelo Saín, actuaron como correspondía. En el escaneado dentro del bolso se notaba que había algo parecido a "ladrillos". Abrieron el bolso de Jaime y hallaron siete u ocho fajos de dólares y pesos. No era delito, pero Jaime puso en evidencia que algo raro había cuando pidió a los gritos que no lo revisaran.

Jaime y López están unidos por otras circunstancias. Los dos tenían oficinas en el Ministerio de Planificación. Recaudaban uno en cercanías del otro. Ahora volvieron a estar en el mismo edificio. Ambos están detenidos en la cárcel de Ezeiza. Jaime ya lleva allí algo más de 100 días. Fue el primero.