Luego de estar casi un mes prófugo, Marcelo Mallo se entregó a la Prefectura en Olivos, donde se presentó con su abogado.

Luego, fue trasladado a su lugar de detención, cuya ubicación no fue informada por razones de seguridad-. Allí pasará la noche alojado hasta hoy a las 9, cuando "declarará ante la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado", quien lleva la causa Unicenter, según indicó este miércoles por la noche la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Cabe recordar que quien liderara la ONG de violentos Hinchadas Unidas Argentinas (HUA) se profugó luego de que en su casa se hallara el arma calibre 40 que se utilizó en el doble crimen narco en el estacionamiento del shopping ubicado en Olivos en 2008.

El arma, junto a un revólver calibre 357, le había sido secuestrada a Mallo en enero pasado, cuando fue detenido acusado de haber brindado ayuda a los por entonces prófugos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el triple crimen de General Rodríguez.

 

En ese momento, la Justicia no pudo probar que Mallo los hubiera ayudado a escapar y fue liberado, pero las armas quedaron en poder de las autoridades.

Arroyo Salgado hizo peritar el arma calibre 40 y determinó que fue utilizada para disparar los proyectiles que mataron a los dos narcos colombianos en el centro comercial de Martínez ocho años atrás.

Cuando se conoció el caso, Mallo intentó despegarse: "Esa arma que dicen es la que me había dejado un amigo, titular él del arma, del registro y se la había adquirido no sé si a un comisario", afirmó el ex líder de HUA.

E insistió en que esa pistola se la "había dejado un gran amigo, por el cual dijo poner "las manos en el fuego".

"El arma era de él y no tiene absolutamente nada que ver en ese tema de 2008", dijo en alusión al crimen de los narcos colombianos.

El crimen de Unicenter

Los colombianos Edilson Duque Ceballos (35), alias "Monoteto", y Alexander Quinter Gardner (35) fueron acribillados a balazos en el estacionamiento del shopping Unicenter el 24 de julio de 2008.

Un sicario los atacó en plena tarde cuando bajaban de un Volkswagen Vento, junto a Julián Andrés Jiménez Jaramillo, el único sobreviviente.

Los tres pertenecían a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), grupos paramilitares ligados al narcotráfico.