Pablo Avelluto dice que la exposición Congreso de Tucumán: 200 años de arte argentino es lo mejor que hizo desde que es ministro de Cultura. La exposición llegó el 1º de julio al Museo Municipal de Bellas Artes Timoteo Navarro, de la capital tucumana, como parte de los festejos por el Bicentenario de la Independencia.

La muestra, perteneciente al Museo Nacional de Bellas Artes, recorre dos siglos de arte argentino: desde Cándido López hasta Guillermo Kuitca, pasando por Prilidiano Pueyrredón, Lino Enea Spilimbergo, Xul Solar, Carlos Alonso, Fernando Fader, Rómulo Macció o Juan Carlos Castagnino. Algunas de las obras son exhibidas por primera vez fuera del MNBA. Pero tiene un  valor agregado todavía más desafiante: la incorporación de artistas contemporáneos que "dialogan" con los consagrados.

"Yo creo que así como en la política representamos lo contemporáneo de la política, también en la cultura queremos mostrar la cultura contemporánea. No macrista, por supuesto, porque no creemos en eso, sino de los que están haciendo arte hoy, los que cuentan los que nos pasa hoy con las técnicas tradicionales o las de estos tiempos", cuenta en lo que define como "la política cultural de nuestro Gobierno".

Imagen de la exposición “Congreso de Tucumán, 200 años de arte argentino”
Imagen de la exposición “Congreso de Tucumán, 200 años de arte argentino”

Dice Avelluto que "existe la idea de que tenemos una gran tradición, que está muy bien, pero no podemos ser nostálgicos y pasarnos haciendo homenajes. Me parecen bárbaro los homenajes, pero también queremos abrirle la puerta a los artistas de ahora, así que fuimos por todo el país buscándolos, y están aquí, en esta muestra".

Consultado por Infobae acerca de si no tiene miedo de que el trabajo desplegado a lo largo y a lo ancho del país con artistas poco conocidos sea poco valorado por la cultura porteña, Avelluto dice que "una de las cosas que estudié desde que estoy trabajando con Macri es el tema de los prejuicios, que se trata de una emoción terca sobre lo que se conoce mal". Y agrega: "Es verdad que no hacemos Fuerza Bruta en el Centro Cultural Recoleta, algo muy visible, pero creo que en la medida en que vamos trabajando se va bajando el nivel de prejuicio. Es lo que hay que hacer, por un lado, y como estamos demostrando la buena fe de lo que hacemos y creo que va bajando el nivel de prejuicio, y vendrán nuevos niveles de comprensión".

Con naturalidad, el funcionario entiende que parte del trabajo que tiene que hacer como ministro de Cultura de un gobierno macrista es tratar de despejar los prejuicios. La otra parte "es promover una renovación generacional en todos los campos, porque así como somos nuevos en la política, también hacemos nuevas políticas culturales, no venimos a repetir lo que se hizo en los  60 o en los 70 o durante los años de Raúl Alfonsín. Lo valoramos, pero queremos visibilizar y promover lo que se está haciendo ahora, y en todo el país".

La muestra del Bicentenario fue un éxito para las autoridades
La muestra del Bicentenario fue un éxito para las autoridades

Avelluto dice que "lo mismo que nos decían en la política, nos sucede en la cultura. Cuando empezamos en política decían 'ah, mirá, este es un boludo'. Algo parecido nos decían en cultura, pero siento que eso está cambiando. Mi sueño es que dentro de unos años se recuerde este período como de gran producción artística. Una primavera cultural, diversa ideológicamente. No estamos buscando votos con la caña en la pecera de la cultura, a nosotros no nos interesa a quién votan los artistas, lo que queremos es que tengan condiciones para la creación".

La muestra 200 años de arte argentino llegará en setiembre al Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino de Rosario, y en diciembre se exhibirá en el Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata. En marzo de 2017 estará en el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa, de Córdoba, y en junio en el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson, de San Juan, para llegar a fin del año próximo al Museo de Bellas Artes de Salta.