Edgardo Bauza se pondrá al frente de un plantel que viene de caer en tres finales consecutivas con la camiseta de la selección argentina. Será el encargado de reemplazar a Alejandro Sabella y Gerardo Martino, quienes dejaron la vara de exigencia bien alta pero al mismo tiempo no pudieron conseguir el ansiado título.

Ante eso, el recuerdo del Patón arengando a los futbolista de Liga de Quito segundos antes de ingresar a enfrentarse contra el Manchester United por la definición del Mundial de Clubes 2008 cobró una relevancia singular.

El flamante técnico de la Selección acumula seis títulos en su carrera, destacándose dos Copa Libertadores con equipos sin tradición en el torneo como Liga y San Lorenzo.

Los Diablos Rojos tuvieron que trabajar mucho para llevarse la derrota en aquel encuentro. Más allá de no quedarse con el triunfo, las palabras del técnico argentino en el vestuario para sus jugadores fueron emotivas.

"Son el Manchester y valen 300 millones más de dólares que nosotros. No importa. Sabemos que somos once contra once. Y lo más importante, como les digo siempre, es que cuando termine el partido entremos por ahí con la cabeza bien alta", señaló en uno de los pasajes.