El plantel de San Lorenzo expresando su apoyo al Ascenso (@muycuervo)
El plantel de San Lorenzo expresando su apoyo al Ascenso (@muycuervo)

En medio del conflicto de la AFA por los problemas económicos del ascenso que ponen en jaque el normal comienzo de los torneos de fútbol del país, los capitanes de los equipos de Primera se reunieron para acordar una posición al respecto: exigirían que se paguen los sueldos adeudados para arrancar el campeonato.

Carlos Tevez (Boca), Andrés D'Alessandro y Leonardo Ponzio (River), Néstor Ortigoza (San Lorenzo), Mariano Pavone (Vélez), Hernán Pellerano (Independiente), Mario Bolatti, Juan Carlos Olave y  Mauro Óbolo (Belgrano), Emiliano Papa (Tigre), Sebastián Romero (Gimnasia), Rodrigo Braña (Estudiantes), Sebastián Bértoli (Patronato), Marco Ruben y Paulo Ferrari (Rosario Central) fueron algunos de los nombres que estuvieron presentes en un hotel de Capital Federal. Faltaron, entre otros, representantes de Racing porque deben afrontar el partido por Copa Argentina a la noche.

Si bien ninguno se expidió frente a los micrófonos y lanzarían un comunicado entre la noche de hoy y la primera hora de mañana, la mayoría confirmó off the record que la posición de los futbolistas de Primera División quedó clara. No aceptarán promesas y pretenden que las deudas con los deportistas de todas las categorías queden saldadas antes del inicio del torneo el próximo viernes.

"Vinimos a hablar con los compañeros de Primera para ver la situación de todos los clubes. La voluntad es esperar hasta mañana para ver cuál es la situación", señaló Olave a la salida esquivando dar precisiones.

Mañana tendrán una reunión con Sergio Marchi, máximo responsable de Agremiados, alrededor de las 18 para expresar su postura y deslizar el descontento con su conducción. El líder del gremio mantuvo un cónclave hoy con Armando Pérez y diferentes representantes del Ascenso.

La situación llegó a este cauce ante los conflictos entre la AFA y los directivos de las divisiones menores, quienes exigen una suma mayor de dinero para comenzar la actividad alegando la imposibilidad de costear los diversos gastos que generan la competencias.