El deporte, en muchas ocasiones, es la vía de felicidad para las personas. Y ese es el caso de Marshall Janson, un joven inglés de 8 años. Si bien su anhelo era divertirse junto a sus amigos con una pelota, el chico no se animaba por temor a ser objeto de burla.

Gracias al apoyo y ánimo que recibió de parte de los futbolistas del plantel profesional del Tottenham (especialmente de Harry Kane, una de las figuras de la Selección de Inglaterra), el niño decidió participar de un partido oficial con su equipo, el Cornwall.

Vale mencionar que los hombres de los Spurs lo invitaron a diversas actividades y, según asevera la madre del propio Marshall, fueron vitales para dar el paso que no terminaba de dar.

El pequeño fue víctima de una severa meningitis cuando era un recién nacido, lo que provocó la pérdida de parte de sus cuatro extremidades y milagrosamente logró seguir vivo. Pero esto no le importó para poder perseguir y lograr su sueño.