Los manejos de Grondona están bajo investigación (Télam)
Los manejos de Grondona están bajo investigación (Télam)

Desde el martes, dos abogados del FBI, uno de la Conmebol y otro del estudio Ernst & Young desembarcaron en la Asociación del Fútbol Argentino para investigar el FIFAGate, en busca de pruebas e información sobre lo que sucedió en los últimos años.

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, de quien dependen los letrados norteamericanos, está recabando datos relacionados con la causa "organización mafiosa, fraude masivo, blanqueo de dinero y corrupción rampante", que ya tiene 16 dirigentes comprometidos, entre ellos los argentinos Julio Grondona (fallecido), José Luis Meiszner y Eduardo Deluca. 

La presencia de los abogados confirma la visión que tienen en la FIFA sobre el escándalo que salpicó al fútbol mundial: las irregularidades más graves ocurrieron en Sudamérica, desde donde se concretaron estrategias de negocios poco claros impulsados por dirigentes deportivos y empresarios, varios de los cuales provienen o tienen nexo con la Argentina.

La AFA de la época de Julio Grondona -para la FIFA y también para los investigadores de Estados Unidos- pudo haber tenido un rol gravitante en todo el entramado de corrupción.

Por eso, los letrados auditan papeles en la entidad de la calle Viamonte para tratar de detectar rastros de la ruta del dinero del FIFAGate. Buscan documentación que le sirva para comprobar las acusaciones de los tres dirigentes, y no se descarta que esta investigación tenga nexos con la que la jueza María Romilda Servini lleva adelante por presuntos manejos discrecionales del dinero del Fútbol Para Todos.

En la causa que lleva adelante Lynch, Grondona figura como co conspirador 10 del que se habló en la revelación de la acusación, Meiszner era presidente de Quilmes y mano derecha de Don Julio en AFA, mientras que Deluca fue secretario general de la Conmebol.

EL FUTURO POSIBLE

Tanta impaciencia genera en la FIFA la situación de la Conmebol y la AFA que se aceleraron en Zurich los estudios para reordenar la constelación de federaciones continentales que existe en la actualidad. En oficinas cercanas a las de Gianni Infantino se analiza un proyecto para crear la unión de entidades del fútbol de todas las Américas, un movimiento que diluiría el peso específico de la Conmebol, la Confederación Sudamericana de Fútbol, que reúne a Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, Paraguay, Ecuador, Perú, Bolivia y Venezuela.

Con la creación de una Federación de las Américas, Sudamérica, de donde provienen los mejores jugadores y es "dueña" de nueve copas del mundo -la UEFA cuenta con las otras 11 que se disputaron- debería convivir con el poderío económico de Estados Unidos y México, que están en crecimiento pero aún no tuvieron logros internacionales de envergadura.